Home Sociedad 5 argumentos a favor de la educación laica por Juan Pedro Mir
0

5 argumentos a favor de la educación laica por Juan Pedro Mir

5 argumentos a favor de la educación laica por Juan Pedro Mir
0

Hoy visualizamos visiones aparentemente diferentes de posicionarse ante la educación: por un lado los que quieren construir el “hombre nuevo” y combatir al “capitalismo cognitivo” (sic) a través de la “concientización” de los alumnos y por ello piensan a las instituciones como “campo de batalla cultural”; frente a ellos, los que pretenden que se enseñe en “valores permanentes” que preserven a los niños en el seno familiar y evitar que sean devorados por el “caos” de la “ideología de género”.

Estas dos tendencias parecen antagónicas, pero en verdad tienen un objetivo común: trazar una estrategia donde a través de contenidos, formas e instituciones se divulgue una visión única de conocimiento.

Frente a ellos, me atrevo a confrontar ideas desde una postura pedagógica vareliana y comparto 5 principios por los cuales creo que es necesario continuar el proyecto laico iniciado por el Reformador. Me apoyo también en lecturas de gran parte del pensamiento pedagógico nacional, donde descollan las figuras de José Enrique Rodó, Pedro Figari, Carlos Vaz Ferreira, Antonio Grompone, Reina Reyes y Julio Castro.

  1. La educación laica se basa en el libre pensamiento y la crítica a los dogmas.

No hay verdades reveladas ni destino fijado. La educación laica se basa esencialmente en la crítica y la búsqueda de evidencias siempre parciales y vulnerables. Aprender y enseñar son procesos que se encuentran en un espacio determinado (aula, patio, portal educativo, examen) y son llevados adelante por personas esencialmente libres, entre las cuales no hay más objetivo que construir un vínculo respetuoso que haga expandir sus conocimientos.

Estos van más allá de meras representaciones técnicas o tecnológicas e incluyen a la integralidad de cada ser humano: lo ético, lo estético, lo político, lo corporal, lo científico y lo emocional.

Ese punto de encuentro educativo, imposible de reducir a un mero aprendizaje expresado en una calificación, al tocar todas las fibras de los involucrados debe ser respetuoso, amable, casi sutil y por lo tanto, tiene que evitar cualquier tentación de presentarse como la verdad.

  1. Problematizar el mundo y a uno mismo.

El método laico por excelencia es la problematización profunda de lo que se enseña y se aprende. Un problema, para ser tal, debe partir de preguntas auténticas, desarrollarse en una metodología lógica donde las evidencias comprueben o desechen premisas iniciales y sobre todo, permitir construir pensamientos siempre parciales.

Problematizar es cuestionar sin miedo a que el resultado niegue nuestras premisas más profundas. Parte de un desafío inicial y se construye en el diálogo, el error, la experimentación, el debate y la síntesis.

Esto no niega la transmisión. Educar, siempre es de alguna manera, asumir el reto de compartir con los estudiantes los conceptos que se consideran válidos para su formación. Sin embargo esas ideas o contenidos deben ser habilitados al debate y al cuestionamiento. No se trata que un alumno reproduzca la lección del maestro. Se trata que el alumno utilice lo compartido por el docente, para que saque sus propias conclusiones.

  1. La cultura global necesita del debate y la mentalidad multicultural.

La educación laica es una apuesta a la generación de miradas problematizadoras en un mundo global y multicultural. Si la apuesta de los padres fundadores de la educación nacional fue la promoción de un ciudadano para la república, hoy ese desafío se ve complementado con la necesidad que cada estudiante se inserte comprensiva y críticamente en un mundo cada vez más integrado.

Nuestro país necesita de ciudadanos que asuman identidades nacionales plurales e integradoras, a la vez que debe habilitar a través de la educación de cada niño y cada joven, a apreciar la diversidad de un mundo que tiene problemas y soluciones solamente posibles en una perspectiva global.

  1. La agenda de derechos ocupa un lugar central.

El Siglo XX fue un tiempo de enormes tragedias y a su vez, una época donde los seres humanos logramos acuerdos civilizatorios fundamentales. La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano emanada de la Revolución Francesa, junto a las luchas sociales de los siglos posteriores, despejaron el camino para que luego de la Segunda Guerra Mundial las naciones del mundo acordaran documentos fundamentales que se convierten en base y referencia.

La agenda de derechos y sus sucesivas oleadas (políticos, ciudadanos, sociales, económicos, infantiles, de género, ambientales, laborales, culturales, etc.) hoy están lejos de ser una realidad concreta para millones de humanos, pero son la base desde donde la mirada laica se permite problematizar la educación para la formación de las personas.

Laicidad y Derechos Humanos son, en pleno Siglo XXI, dos conceptos que van indisolublemente ligados, que marcan un horizonte de trabajo y además una mirada antropológica y ética de primer orden.

  1. Lo privado y lo público se encuentran para debatir y generar aprendizajes.

En el primer punto lo expusimos: la clave de la educación laica es el antidogmatismo y su método central es la problematización. Seguimos en este sentido cuando afirmamos que la integralidad de la formación exige pluralidad. Solo así se asegura que no haya temas ni miradas censuradas.

De esta manera la laicidad es un espacio donde todo puede ser analizado y cuestionado, incluso aquellos conceptos que a priori, se pueden pensar más “privados” o “íntimos”.

La clave es que esos temas, problemas o posturas, pasen por el proceso de análisis, debate, búsqueda de datos y esencialmente, se traigan a la escena educativa para que enriquezcan el proceso de formación del alumno y no que sean una excusa del docente para hacer valer una postura tomada a priori.

El mundo privado debe ser resguardado, esa es la diferencia entre una sociedad totalitaria y una república, pero eso no quiere decir que no sea puesto en debate y estudio en los procesos educativos.

Abogamos por una educación laica en los desafíos del siglo XXI. Es para nosotros, método, concepto y espacio para la formación de personas libres que desde pequeñas, vivan y construyan sus derechos.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.