Home Política Algo de humor e ironía Candidatos y apellidos por Ignacio Martínez
0

Algo de humor e ironía Candidatos y apellidos por Ignacio Martínez

Algo de humor e ironía  Candidatos y apellidos por Ignacio Martínez
0

Talvi no te diste cuenta que vas a quedar en Lacalle pou culpa de creer en estos señores a los que Novick jamás abriendo puestos de trabajo, ayudando gente con viviendas o metiéndose hasta las rodillas para ayudar a los inundados. Los vi, sí, festejando el triunfo de Macri y Bolsonaro que hoy están destruyendo sus países. Los vi, sí, fabulando la idea de que estamos atravesando el peor período de la historia del país. De Manini, con dos “ni”, ni puedo hablar.

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Porque plantean recortes al gasto público y esto quiere decir que no van a invertir en salud, ni en educación, ni en viviendas, ni en la reactivación del Estado como gran promotor de la economía, ni en la transformación de la matriz energética, ni en ayuda social, ni en ayuda al pequeño y mediano productor.

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Porque en ningún momento se comprometen a redistribuir la riqueza que producimos en el país. Su único discurso es alivianar a los patrones de impuestos, del costo del combustible y de la carga impositiva ante el BPS que, sin dudas, beneficiaría enormemente sus ganancias, pero poco y nada dejarían para los trabajadores y para el país.

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Porque vuelven a repetir el viejo discurso de “esperar que la torta crezca” para repartirla y sueñan exclusivamente con atraer capitales extranjeros para que vengan a invertir. Ya conocemos ese discurso que ha fracasado.

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Porque caen en frecuentes contradicciones que rozan lisa y llanamente con la mentira. Talvi notaste que dice de crear 136 liceos, pero no quieren aumentar los funcionarios públicos. Entonces, ¿quiénes va a trabajar en esos liceos?

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Porque yo Novick ningún razonamiento positivo en nada. Todos sus discursos han apuntado a generar la idea de que todo está mal, de que atravesamos la peor crisis de la historia, que la educación y la salud se caen a pedazos y esto es, sencillamente ¡mentira!

¿Por qué no hay que votar a esta gente? Talvi estás enterado de que en la esencia de la propuesta educativa de estos señores está la privatización de la educación, seguir ejemplos como los de Macri en Argentina con 40% de pobreza o de Piñera en Chile que ha convertido a la nación hermana en una de las más injustas, donde el 10% de los más ricos ganan 26 veces más que el 10% de los más pobres y ha seguido separándose esa brecha.

Por eso te invito a votar a Martínez. No tengo nada que decir con su apellido, como es obvio, pero sí afirmo que los Martínez somos buena gente y hemos salido buenos (por eso se han hecho muchos) y somos los que más nos identificamos con los Pérez, los García, los Rodríguez, los Fernández, es decir, con las inmensas mayorías del país a los que estamos dedicando nuestros mejores esfuerzos.

Te invito a votar a Martínez porque jamás te va a dejar en Lacalle y Talvi hayas notado que va a profundizar lo que está bien hecho, va a corregir lo que se ha hecho mal o a medias y va a hacer lo que aún falta por hacer. ¡Ah, y algo más! En ANCAP, en el Parlamento, como Ministro y como Intendente, la línea general de su conducta y su gestión ha sido muy buena y cuenta con amplio apoyo popular, cosa que Novick en los demás, que poco se puede decir como parlamentarios, como economistas o como empresarios, si no es, acaso, favoreciendo siempre a las minorías poderosas o a un solo Uruguay, el de ellos.

 

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.