Home Sociedad Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad (7)
0

Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad (7)

Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad (7)
0
0

Cárcel y PPP

“Esta nueva cárcel es un monstruo de material  prefabricado en el cual el Estado pagará, por plaza, 740 pesos por día durante 27 años y medio”

Queridos lectores: se aproxima el término del año y con él se aproxima también el cierre de nuestro ciclo de publicaciones en el Semanario Voces para el año 2017. Para ASOCIDE P.P.L. ha sido un gran agrado poder compartir nuestras experiencias, pensamientos y reflexiones con ustedes, y de ese modo intentar generar una pequeña grieta en la “hiperrealidad” que nos intentan vender día a día. Con “hiperrealidad” nos referimos a ese término acuñado por el Sociólogo Rafael Bayce que refiere a la exaltación, exageración, desproporción, y en definitiva, a la deformación de la información que se trasmite por todos los medios masivos de comunicación.

Como se dice comúnmente: “Donde una puerta se cierra, otra se abre” y es en este sentido (completamente irónico) que para el cierre de nuestro ciclo de publicaciones quisiéramos reflexionar sobre la apertura de una nueva cárcel que tendrá lugar a mediados de Diciembre y que nada tiene que ver con apertura de puertas, sino por el contrario. La Unidad Nro.1 en la zona de “Punta de Rieles” con participación público privada, la primera PPP del país.

En relación a ello recordamos la actualidad que conservan estas palabras relacionadas al tema que nos convoca en el presente artículo: “Desde el principio, la prisión debía ser un instrumento tan perfeccionado como la escuela, el cuartel o el hospital y actuar con precisión sobre los individuos. El fracaso ha sido inmediato y registrado casi al mismo tiempo que el proyecto mismo. Desde 1820 se constata que la prisión, lejos de transformar a los criminales en gente honrada, no sirve más que para fabricar nuevos criminales o para hundirlos todavía más en la criminalidad. Entonces, como siempre, en el mecanismo del poder ha existido una utilización estratégica de lo que era un inconveniente. La prisión fabrica delincuentes, pero los delincuentes a fin de cuentas son útiles en el dominio económico y en el dominio político. Los delincuentes sirven”. (Foucault, M., “Entrevista sobre la prisión: el libro y su método”, 1975)

La cárcel es un instrumento político desde sus orígenes, que se ha ido “acomodando” a la economía del poder de turno, brindando una pseudo protección a una parte específica de la sociedad, sin importar la profilaxis del delito, sino extendiendo mecanismos de control sobre toda la sociedad, y en especial sobre algunos sectores de ella.

Para comenzar a descifrar este nuevo centro de tortura moderno, debemos hacer hincapié en la forma en que esta fue concebida por nuestros legisladores, que lejos de conocer sobre el tema, solo se han encargado de darle rienda suelta a personas que han llevado al sistema penitenciario uruguayo a ser uno de los peores del mundo, por lo menos así lo expresaron los informes de la ONU en su momento.

La ley 18.786, que propone una participación en conjunto de empresas públicas y privadas, ingresó al parlamento en noviembre de 2010 y fue aprobada por todos los representantes parlamentarios, excepto el partido comunista, el 12 de julio de 2011. Desde el comienzo se enfocó este tema en la cárcel, nuevamente sin tener en cuenta antecedentes y prácticas de este sistema en contextos de encierro de otros países. Las PPP (Participación Público-Privada) lejos de ofrecer alguna solución, han generado episodios de corrupción y desorden institucional, motivo por el cual los Estados correspondientes han pagado fortunas y han dejado sin efecto estas prácticas.

Esta nueva cárcel es un monstruo de material  prefabricado en el cual el Estado pagará, por plaza, 740 pesos por día durante 27 años y medio, y capacitará a todo el personal necesario para seguir revolviendo una olla de corrupción, perversa y con pocos o nulos indicios de generar subjetividades acordes a nuestra sociedad.

Nuevamente es nuestro interés, no solo difundir y ejercitar un pensamiento crítico sobre las atrocidades que se generan en este contexto, sino pensar en conjunto con todos los actores que, de una forma u otra estamos siendo cómplices de esta  realidad. Generar un espacio de reflexión colectivo, que nos conduzca a todos a pensar en el bien colectivo y no continuar reproduciendo errores pasados por responsabilidad del Estado y voluntad política de turno. En definitiva proponemos que se escuchen también las Voces de quienes lo vivimos desde dentro y sabemos que a la población en su conjunto se le miente constantemente. Redunda la falsa promesa de que con la construcción de más cárceles se terminará el hacinamiento y que con el fin de éste habrá “rehabilitación” y más “seguridad”.

Demagogia de un sistema arcaico, perverso, de intereses creados, donde la solución sigue siendo encerrar a las personas (¿para enseñarles a vivir en libertad?). En este caso con muros bien altos e informatizada, última generación de cárcel en Uruguay, y en Europa ya sistema obsoleto. Más de lo mismo, ejemplo de ello son desde la primera cárcel construida en el Uruguay, pasando por la construcción del COMCAR, “las latas” del penal de libertad  en 2004 y hasta la actualidad.

Creemos que este sistema tecnologizado aumentará la violencia intra carcelaria, los suicidios y todo tipo de abusos, ya que es lo que propicia un sistema cerrado de muros y barrotes. Si bien entendemos que las personas privadas de libertad han generado un daño a la comunidad y que la ley impone una pena por ello, entendemos también que la comunidad ha de propiciar los medios para la prevención, pero no los medios para la represión. La prevención del delito la entendemos como la posibilidad de brindar a todas las personas las herramientas educativas, sociales, culturales y laborales para poder desarrollarse en sociedad. A la represión la entendemos como el acto de frenar, impedir o rechazar que algo o alguien se exprese y ese acto en sí mismo ya es violento, sin contar que el mismo, sea o no, a través de violencia física. Entonces nos preguntamos: ¿palos o trabajo y educación?

Nuestro compañero Javier, nos dice al respecto: “Un país como cualquier otro donde la delincuencia se da por motivos sociales, adicciones y carencias de todo tipo, no puede pretender barrer bajo la alfombra, haciendo cárceles donde esconder los errores de la propia sociedad consumista, racista, y un largo etcétera de expresiones al respecto”.

Los integrantes de la mesa directiva de ASOCIDE PPL, hemos transitado por centros de reclusión en diferentes tiempos y períodos, hemos constatado con el correr del mismo que, para trabajar seriamente en cualquier ámbito, y más aún en contextos de encierro, hay que hacerlo desde lo cualitativo, además de lo cuantitativo. Al momento en el sistema penitenciario todo parecería perfilarse hacia lo cuantitativo, a una tecnología desmesurada que cuenta con “artefactos anti ahorque”, “botones para encender y apagar la luz”, así como también para llamar a los operadores penitenciarios, “estructuras antivandálicas”, “cerraduras eléctricas”, etc. Nos preguntamos por ejemplo, ¿porque el estado gasta tanto dinero en construir una cárcel con “artefactos anti ahorque” y no trabaja en pos de brindar un tratamiento adecuado para que las personas privadas de libertad no opten por el suicidio?

Consideramos que la construcción de esta cárcel, no solo no será un avance para el sistema carcelario actual, sino que representa un retroceso hacia la construcción y producción de nuevos esquemas subjetivos, nuevos paradigmas que efectivamente tengan como base teórica y práctica a los DD.HH. y también a las Voces de las personas privadas de libertad.

Este camino es el que transita, y pretende continuar transitando nuestra organización en compañía de ustedes. En compañía de todos aquellos que crean en que otros modos de transitar en el mundo son posibles y aunque sólo nos muestren una de sus formas, sabemos que hay otros y que el camino hacia la valorización de lo humano es necesariamente un camino subversivo.

Confiamos plenamente en que el año próximo nos encontraremos nuevamente en este espacio para continuar compartiendo nuestra lucha colectiva y también que a partir de ella nos esperan mejores condiciones!

Email: asocideppl6@gmail.com

Celular: 096746029

Facebook: Asocide pplppl

temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.