Home Sociedad  Ataques contra los autores por Ignacio Martínez
0

 Ataques contra los autores por Ignacio Martínez

 Ataques contra los autores por Ignacio Martínez
0
0

Creative Commons (CC) emitió un Comunicado el 20.9.2017 atacando el posible tratado sobre Derecho de Autor entre la Unión Europea y el Mercosur porque apuntan a  (…) extender el plazo del derecho de autor. Uruguay debe aumentar la protección de los Derechos a 70 años después del fallecimiento del autor, unificándolo con todo el Mercosur y con Europa, y no 50 años como es ahora.

CC afirma que aumentar esa protección dañará (…) a los usuarios. ¿En qué puede dañar al público proteger a los autores y sus obras que son la esencia de la cultura de un país?

CC dice que si se aumenta esa protección, se limitará la capacidad de los estados del Mercosur de construir políticas públicas apropiadas para el ejercicio pleno de derechos fundamentales, tales como el derecho a la cultura y a la educación.

Construir políticas públicas apropiadas y proteger el derecho fundamental a la cultura y a la educación es proteger a los autores y sus creaciones, terminar con la reproducción ilícita de las obras, abrir más y mejores casas de la cultura, adquirir más libros, extender a toda la sociedad la riquísima experiencia del Plan Ceibal, promover en todos los rincones del país el teatro, la danza, la música, las artes plásticas, las bibliotecas, y no recortando los derechos y las remuneraciones de los que dedicamos nuestra vida a la creación.

CC afirma que mientras que las demandas de los titulares de derechos son completamente atendidas, hay muy poca consideración por los derechos del público.

¿Completamente atendidas con reproducciones ilícitas, con fotocopias, con el monopolio infame de las grandes empresas mundiales de las comunicaciones que amasan fortunas a costa de los creadores? ¡Por favor! El sagrado derecho del público a estudiar y a acceder a todos los bienes culturales no es, no debe ser, limitando el derecho de los autores a las justas compensaciones por sus obras que tanto aportan a la cultura del país.

CC expresa como problema que se requeriría la remuneración obligatoria para los intérpretes y productores de obras musicales. ¿Acaso esto es malo? ¿No es un derecho fundamental recibir remuneración por todo tipo de trabajo?

CC dice que aumentar los años de protección atentaría contra los mismos creadores si la intención del autor es compartir su obra creativa con el mundo de manera gratuita.

Error. Los autores tenemos la plena potestad de decidir qué hacemos con nuestras obras y con nuestros ingresos.

Ejemplos. En la página de Dramaturgia Uruguaya tenemos decenas de obras de libre acceso, disponibles gratuitamente para todo el mundo. En el Plan Ceibal y su biblioteca virtual, donamos obras enteras para su difusión sin exclusiones. Los autores de todas las artes ofrecemos nuestras obras de manera absolutamente gratuita. Podríamos dar infinidad de ejemplos.

La piratería infame es lo que hace daño. Querer legalizar el manejo de las obras por parte de terceros, por encima de los derechos de los autores, es enterrar la creación y por ende deteriorar la cultura de un país. La mejor forma de alentar la cultura es proteger y corresponder a todos los creadores. Las políticas culturales y educativas no deben ir jamás en contra de los derechos autorales. Creative Commons está muy lejos de eso con sus conceptos. Ellos son intermediarios, mercaderes del templo imperial cuya sede central se encuentra en Mountain View, en el estado de California, Estados Unidos. La cultura libre que profesan es la menos libre de las culturas.

CC puede seguir ofreciendo sus diversas maneras de contratación (licencias Creative Commons). Nadie pondrá objeciones. Son una empresa privada que quiere sacar sus ganancias. Pero debe detener sus ataques continuos contra los derechos de los autores y sus obras porque así lesionan la cultura de nuestro país.

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.