Home Sociedad AUF políticamente correcta por Gonzalo Chiribao
0

AUF políticamente correcta por Gonzalo Chiribao

AUF políticamente correcta por Gonzalo Chiribao
0

El 22 de agosto, la AUF fue intervenida por la FIFA. En ese momento, surgieron actores del fútbol, la sociedad y la política que se volcaron a apoyar o criticar dicha intervención. Encontramos por un lado, avalando este procedimiento, un puñado de dirigentes, los futbolistas, la OFI, los entrenadores, los árbitros y la mayoría de los periodistas deportivos. Por el otro quedó la empresa Tenfield, la mayoría de los dirigentes y contados casos de periodistas independientes.

El gobierno, quedó en una posición incómoda y no supo en qué vereda ubicarse. El mismo día declaró la Ministra Muñoz, con una verdad a medias, dijo que quien tiene la potestad de intervenir las Asociaciones Civiles es el MEC. Olvidó, que la AUF por estatuto que fue aprobado por el Poder Ejecutivo, se somete a las autoridades, decisiones y estatutos FIFA, y dentro de estos está prevista la posibilidad de una intervención por parte del organismo rector del fútbol. Luego, con un tono más conciliador, el Secretario Nacional de Deportes Fernando Cáceres, desplazó a la Ministra como vocero del gobierno en este tema.

Se creó una falsa dicotomía y en un razonamiento de un simplismo abrumante se trató el tema en términos de buenos y malos, algo así como: futbolistas de la selección – buenos, Tenfield – malo, futbolistas de la selección – pro intervención, Tenfield – contrario a la intervención, por ende INTERVENCIÓN BUENA.

La opinión pública, se volcó al bando donde estaban los jugadores de la selección y la FIFA a los efectos de no minar este beneplácito hacia la intervención, llevó adelante una medida insólita: decide que los miembros interventores serán un ex jugador del proceso de selecciones (evidentemente) y representantes de cada uno de los tres partidos políticos históricos del Uruguay! Increíble! La misma organización que se niega rotundamente a través de sus autoridades y de sus estatutos que la política, el gobierno o la justicia intervenga en sus asociaciones miembros, cuando tiene la posibilidad de elegir entre más de tres millones sus autoridades, va y elije parlamentarios! El Frente Amplio le arruinó este circo, ya que se negó a participar a pesar que se les ofreció a varios de sus actores.

Mientras tanto varios de los clubes recurrieron la medida al TAS. Ante un claro conflicto de intereses, concurren a un tribunal supuestamente imparcial, aceptado por FIFA, para que defina el conflicto. ¿Qué sería más sano en una sociedad civilizada? Pues bien, a los defensores del nuevo orden políticamente correcto les pareció espantoso, salieron a acusar dirigentes y a anunciar un posible cataclismo en el fútbol uruguayo por llevar adelante esta apelación. Y aquí apreciamos nuevamente la falsa dicotomía. Se comenzó a hablar de la AUF como empresa, y quien debía dirigir la empresa, quienes se llevan las ganancias, quienes no. Algunos como Palma diciendo que los trabajadores no sirven para dirigir empresas y jugadores acusando a empleadores. TODOS absolutamente TODOS olvidaron lo más importante, no es una empresa, su fin no es obtener ganancias. Su fin, estatutario, es el desarrollo del deporte. Y antes que me tilden de lírico, haciéndome saber que el fútbol es un gran negocio y que mueve mucho dinero, les contesto que ya lo sé, pero ese dinero que surge de contratos televisivos, publicidad, competiciones, debe ser reinvertido con el fin de desarrollar el fútbol. Está tan mal que un dirigente se quede con un porcentaje por una obra que tramitó, como que jugadores se lleven un 50% de las ganancias de la Asociación en un mundial, o que en nombre de la AUF organicen partidos a beneficio propio. Ambas conductas son igual de inmorales, pero a todos nos rompe los ojos cuando un dirigente se queda con dinero ajeno y sin embargo aplaudimos que los futbolistas se lleven “la suya”, por fuera de su salario, a modo de reparto de utilidades.

En la última semana se conoció que FIFA negó el proceso abreviado, por lo cual la apelación llevará de seis meses a un año. En caso de que la apelación triunfe, que el tribunal entienda que les asiste derecho, la intervención ya habrá terminado, habrá actuado de forma ilegítima, habrá realizado actos ilegítimos y será todo nulo. Este panorama no está alejado de ser real, la apelación tiene grandes posibilidades de ser exitosa. A pesar de los cientos de argumentos esgrimidos para explicar la caótica situación, muchos de ellos más que compartibles, son solamente dos las razones que motivan el acto, y ambas tienen poco sustento a nivel jurídico. ¿Quién va a pagar los platos rotos si dentro de un año nos enteramos que todo lo que pasó fue nulo? ¿Qué pasara con las nuevas autoridades y los estatutos creados en este reinado ilegítimo?

Todo se encamina rumbo a una restructura, habrá nuevos actores en el esquema de poder, futbolistas, entrenadores, fútbol femenino, fútbol sala, OFI, Segunda B amateur. Muchos de estos actores son amateurs y sorprende que el gremio de futbolistas no esté actuando en este aspecto. Ingresarán nuevos clubes al reparto de dinero, pero nada se habla de la lucha para que los colegas de los futbolistas de la selección que juegan en estas ligas puedan tener condiciones mínimas a nivel profesional. Si el cambio solamente busca mover el eje de Poder y que los beneficiados ilegítimamente por el fútbol sean otros, todo seguirá igual, pero ya sin esperanzas. Quedarán en un mismo lodo todos manoseaos.

 

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.