Home Sociedad Biblioteca de pensamiento crítico
0

Biblioteca de pensamiento crítico

Biblioteca de pensamiento crítico
0

Vandana Shiva es física, ecofeminista, filósofa, activista y autora de más de 20 libros y 500 artículos. Creó la Fundación para la Investigación Científica, Tecnológica y Ecológica, y ha hecho campaña por la biodiversidad, la conservación y los derechos de los agricultores, ganando el Premio Right Livelihood [Premio Nobel Alternativo] en 1993 y Premio Sydney por la Paz 2010 y Premio Cultural Fukuoka en 2012.

El gran acaparamiento de tierras

La tierra es vida. Es la base de los medios de vida de los campesinos e indígenas en todo el Tercer Mundo y también se está convirtiendo en el activo más vital en la economía global. A medida que aumenta la demanda de recursos de la globalización, la tierra se ha convertido en una fuente clave de conflicto. En India, el 65 por ciento de las personas depende de la tierra. Al mismo tiempo, una economía global, impulsada por las finanzas especulativas y el consumo ilimitado, quiere la tierra para la minería y la industria, para las ciudades, carreteras y plantaciones de biocombustibles. …

El capital financiero tiene hambre de inversiones y del rendimiento de las inversiones. Debe comercializar todo en el planeta: tierra y agua, plantas y genes, microbios y mamíferos. La mercantilización de la tierra está alimentando el acaparamiento corporativo de tierras en la India, tanto a través de la creación de Zonas Económicas Especiales[1] como a través de la inversión extranjera directa en bienes raíces.

La tierra, para la mayoría de las personas en el mundo, es Terra Madre, Madre Tierra, Bhoomi, Dharti Ma. La tierra es la identidad de las personas; es la base de la cultura y la economía. El vínculo con la tierra es un vínculo con Bhoomi, nuestra Tierra. El 75 por ciento de las personas en el Tercer Mundo viven en la tierra y reciben el apoyo de la tierra. La Tierra es el mayor empleador del planeta: el 75 por ciento de la riqueza de la gente del sur global está en la tierra.

La colonización se basó en la toma violenta de tierras. Y ahora, la globalización como recolonización está conduciendo a un acaparamiento masivo de tierras en India, África y América Latina. Se está aprovechando la tierra para inversiones especulativas, para la expansión urbana especulativa, para minas y fábricas, para autopistas. A los granjeros les están arrebatando sus tierras después de atraparlos en deudas y empujarlos al suicidio.

El problema de la tierra en la India

En India, el acaparamiento de tierras se ve facilitado por la mezcla tóxica de la Ley Colonial de Adquisición de Tierras de 1894, la desregulación de las inversiones y el comercio a través de políticas neoliberales, y con ello el surgimiento de la regla de la codicia y la explotación incontroladas. Esto se ve facilitado por la creación de un estado policial y por el uso de leyes de sedición colonial que definen la defensa del interés público y el interés nacional como antinacional.

El Banco Mundial ha trabajado durante muchos años para mercantilizar la tierra. El programa de ajuste estructural del Banco Mundial de 1991 revirtió la reforma agraria, la minería desregulada, las carreteras y los puertos. … La Ley de Adquisición de Tierras de 1894 quedó intacta.

Por lo tanto, el estado podría adquirir a la fuerza la tierra de los campesinos y pueblos tribales y entregarla a especuladores privados, corporaciones inmobiliarias, compañías mineras e industria.

A lo largo y ancho de la India, desde Bhatta en Uttar Pradesh (UP) hasta Jagatsinghpur en Orissa y Jaitapur en Maharashtra, el gobierno ha declarado la guerra a nuestros agricultores, nuestros proveedores, para tomar sus fértiles tierras de cultivo. …

Estas guerras tienen graves consecuencias para la democracia de nuestra nación, nuestra paz y nuestra ecología, nuestra seguridad alimentaria y los medios de vida rurales. Las guerras por la tierra deben detenerse si India quiere sobrevivir ecológica y democráticamente. …

Si bien el gobierno les ha quitado la tierra a los agricultores a 300 rupias ($ 6) por metro cuadrado, utilizando la Ley de Adquisición de Tierras, los desarrolladores la venden a 600.000 rupias ($ 13.450) por metro cuadrado, un aumento de 200.000 por ciento en el precio, y de ahí las ganancias. Este acaparamiento de tierras y las ganancias contribuyen a la pobreza, el despojo y el conflicto. …

La democracia más grande del mundo está destruyendo su tejido democrático a través de sus guerras por la tierra. Si bien la constitución reconoce los derechos de las personas y los panchayats (consejos de las aldeas) de decidir democráticamente los asuntos de tierra y desarrollo, el gobierno no tiene en cuenta estas decisiones democráticas, como es evidente en el proyecto POSCO donde tres panchayats se han negado a renunciar a su tierra.

El uso de la violencia y la destrucción de los medios de vida que refleja la tendencia actual no solo es peligroso para el futuro de la democracia india, sino para la supervivencia del propio estado nación indio. Teniendo en cuenta que hoy India puede afirmar que es una economía en crecimiento o en auge, pero que no puede alimentar a más del 40 por ciento de sus hijos, es una cuestión de vergüenza nacional.

La tierra no es para construir selvas de hormigón como prueba de crecimiento y desarrollo. Es la que gesta los alimentos y el agua, elementos básico para la supervivencia humana. Por lo tanto, está claro: lo que India necesita hoy no es una política de apropiación de tierras a través de una ley de adquisición de tierras colonial modificada, sino una política de conservación de tierras, que cuide nuestros ecosistemas vitales, como las fértiles llanuras del Ganges y las regiones costeras, por sus funciones ecológicas y contribución a la seguridad alimentaria.

La entrega de tierras fértiles a corporaciones privadas, que se están convirtiendo en los nuevos zamindars (aristócratas heriditarios), no puede definirse como un propósito público. La creación de múltiples autopistas y autopistas privatizadas no califica como infraestructura necesaria.

La infraestructura que India verdaderamente necesita es una infraestructura ecológica para la seguridad alimentaria y la seguridad del agua. Enterrar nuestros suelos fértiles, productores de alimentos, bajo concreto y fábricas, es enterrar el futuro del país.

Publicado el 8 de junio de 2011. Fuente: https://climateandcapitalism.com/2011/06/08/vandana-shiva-the-great-land-grab-indias-war-on-farmers/

[1] Zonas francas.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.