Home Contravoces Buenos muchachos por José Luis Baumgartner
0

Buenos muchachos por José Luis Baumgartner

Buenos muchachos por José Luis Baumgartner
0

En el último Voces Ignacio Martínez indicó “Ideas rectoras de los sectores reaccionarios”. Algo imperdible. Las vuelvo a resaltar. Por copión y porque es necesario alimentarse con la sensatez ajena para pensar con cabeza propia.

  1. Los Trump, Macri, Bolsonaro, Novick y Lacalle Pou, los Cangrejo Rojo, vienen a “salvar” sus países que “nunca estuvieron peor que ahora”. Los gastos militares obedecen a que las naciones están “siempre amenazadas”. 3. “La culpa siempre la tiene el otro”; no registran la corrupción que los elevó. 4. “Los pobres son pobres porque no han sabido salir adelante”. Ignoran que es el sistema que los condena y los expulsa y los somete”. 5. “No hay clases sociales sino sumatoria de individuos”, que deberán resolver sus asuntos individualmente. 6. “Amenazan permanentemente” (con muerte mortal a perpetuidad) y, claro, “nunca hubo terrorismo de Estado”. 7. “Ellos, los de raza blanca, de estirpe europea, poderosos y ricos, dominadores del conocimiento y de la información, son los elegidos para dirigir el mundo”. 8. “Si el mundo está así es porque Dios así lo ha querido”. 9. Las minorías (homosexuales, negros, viejos, discapacitados, entre otros) “deben desaparecer o quedarse en el molde que les impongan”. 10. Vigilar y castigar.

Tiempos oscuros. Civilización estancada. Violencia incesante. Brutalidad al rojo vivo. La región en ascuas. Acá respiramos hondo y sobrevivimos al desplome de lo que había.

Cuando la tecnología vuelve todo obsoleto antes de estrenarse, la trenza económico financiera (prevista por Lenin en el 16) es planetaria globalización, los estados  descaecen,  los imperios buscan prevalecer, el consumismo nos licúa, las transnacionales mandan y en este quilombo en llamas, el combo ideológico aludido por I.M. es grasa de salame picado grueso para consumo de mersa absorta en redes sociales y naderías. Los mandaderos creen que pueden. Autoconvocados también. Son marionetas de telaraña que los excede. El capitalismo, el capital, minotauro destinado a desaparecer, mientras tanto, llegado el caso, devora a sus propios servidores.

Brasil es un continente. Argentina más o menos. Venezuela, la mayor reserva petrolera mundial. México una locura.

Los brasileños tienen mil partidos políticos; Bolsonaro hace unos meses representaba el 2% del electorado; la corrupción cifró miles de millones de dólares y se expandió por América. Argentina, al borde del default, hipotecado con el FMI en 57 mil millones de dólares y una inflación del 45%, no ha podido superar históricamente el corporativismo instaurado por Perón. Maduro se convirtió en dictador estúpido e insolvente. México, una locura.

¿Y Uruguay? Es un miñango fuera de concurso. Se ha hecho respetable por su consistencia institucional. Gobierna el FA –una coalición/ movimiento excepcional; pero el poder lo detentan los agentes locales de lo establecido. ¿A éstos puede interesarles subvertir la situación? No parece razonable. Hay equilibrio social. Buen nivel de igualdad. Aumento  sostenido del PBI. Los terratenientes mejoraron rentas y precios del suelo. La exportación crece. Agroindustria y forestación han cosechado fortunas. Un millón de hás. son sojeras. Los frigoríficos no dejan de prosperar. Los bancos extranjeros (excepto dos) registraron ganancias. El país goza de grado inversor. Sus bonos se cotizan al alza. Bajaron inversiones pero UPM persiste –y nos hace propaganda de seriedad. El turismo se supera.

¿Hay propuestas innovadoras apetecibles? ¡Por favor! La oposición grita y los rurales, como siempre, se quejan –siendo los reyes de la Creación. Por eso el Cuquito, desde la Tahona, contra el decir radical de sus asesores, habla de “evolución”: su cambio normal sería seguir con lo que se viene dando (mejorándolo en lo posible).

El poder puede y sabe lo que le conviene. Nos salvaría la minimez y el macro equilibrio alcanzado.

Jose Luis Baumgartner Abogado, periodista y escritor.