Home Rememorando  Carta abierta a «El Faraón» por Cristina Morán  
0

 Carta abierta a «El Faraón» por Cristina Morán  

 Carta abierta a «El Faraón» por Cristina Morán  
0

Estimado Faraón Godín, decidí llamarlo así porque tengo la sensación que a usted le gusta y que, pese a su forma de ser, le cae bien que lo hayan llamado de esa manera. Ser un Farón no es algo menor si recorriendo apenas un tramo muy breve de la historia egipcia, nos enteramos que el Faraón era considerado un dios y que actuaba de intermediario entre la gente de Egipto y los dioses. Entonces usted es, en este  Siglo XXI el Faraón, el capitán que obra como intermediario entre los jugadores, los hinchas, (el público en general) los periodistas especializados, los que no son y los que se creen que lo son. Es decir, lo suyo es mucho más complejo que actuar en el antiguo Egipto.

Dado que usted se despidió del Atlético de Madrid, yo, tan curiosa y siempre deseosa de conocer más, de saber, de informarme, empecé por buscar al niño de Rosario, en el departamento de Colonia y me encontré con un pequeño de cuatro años, que cayó al agua sin tener idea como  salir de ella pero que, sin saber por qué comenzó a  mover los brazos y logró salvar su vida, a pesar de la ropa pesada  de invierno.

Y supe que, cuando siendo un adolescente lo dejaron fuera del plantel de Defensor, regresó llorando a su pueblo natal, no quería saber más de fútbol y rememorando su arriesgada hazaña infantil, se dedicó a nadar, tuvo éxito, desarrolló una buena espalda y volvió al fútbol en el club Cerro.  Por su pase pagaron en marzo de 2003, 840 pesos, algo así como 37   dólares de esa época.  En cuanto a recuerdos, a su exitoso presente y a su prometedor futuro lo dejo por aquí. Todos saben de usted en el campo de fútbol mucho más que esta mujer, Faraón, que solo quiere revivir su despedida del Atlético, de su casa, pero no quiere referirse a sus lágrimas, a su emoción tan a flor de piel, si no a lo que usted dijo, Faraón: usted habló del hogar, de los valores que sus padres  le inculcaron y que usted, dijo, “he tratado de llevar a la cancha y fuera de ella en lo posible”. Sabe que pasa, Faraón, usted se refirió al respeto, a la humildad, al sacrificio, al trabajo del día a día, usted quiso que su despedida “la escucharan de mi boca, mirarlos a los ojos”. En definitiva usted habló de cosas de las que se habla poco o nada cuando estamos viviendo tiempos en los cuales no solo es necesario decir y conversar, de entrega, de humildad, de solidaridad, de  respeto, de amor y todos esos valores llevarlos a la práctica en el diario vivir de cada uno, transmitirlos a los hijos, porque es en el hogar que se educa en valores.

Bien, es todo o algo nada más de lo que quería decirle en esta “carta abierta” donde espero quede claro que usted fue un ejemplo de esa humildad de la que habla, de respeto, de  la discreción que tuvo al referirse al hecho que motivó su alejamiento de “su  casa” como llamó al  club del cual se despidió, porque  “no es  fácil alejarse de la casa de uno”. Un saludo a sus padres, a su esposa y un cariño especial a Anka su querida y fiel labradora.

Hasta  la próxima. Que seas feliz.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.