Home Contravoces Chinchulines al aire por José Luis Baumgartner

Chinchulines al aire por José Luis Baumgartner

Chinchulines al aire por José Luis Baumgartner
0

Enmarcados en la globalización –mote de las revoluciones tecnológicas y la absoluta primacía del capital financiero en el planeta-, estamos condicionados por las compañías transnacionales y los imperios. Los estados descaecen; los gobiernos apenas si tienen margen para decidir algo; el capitalismo del siglo XXI aprieta la garganta de los países; sus leyes son más severas que las del XX; los ciclos se dan a intervalos irregulares; Uruguay es una albondiguilla en el (des) concierto mundial.

Incurro en lugares comunes, expreso obviedades, porque aquí agentes políticos, sociales y económicos de campanario parecen haber perdido de vista la realidad.

Los rurales tienen empresas agropecuarias. Los precios del sector se fijan en Chicago; vienen de un largo período de bonanza; antes que ellos, la industria tuvo dificultades, tanto que cerraron textiles, procesadoras de cuero, papeleras, Fripur; también ellos pueden quebrar, ¿o no? -mientras crecen incesantemente las exportaciones de carne, soja y celulosa-.

¿Qué pasa con la renta de la tierra, barracas y frigoríficos que, a lo Paco Casal, absorben lo grosso de la torta? Se unen para protestar pero no para mejorar el negocio de modo asociado –innovando, reinvirtiendo ganancias, sacándose del lomo rentistas e intermediarios. Desde que en 1871 fundaran la AR, no han dejado de reclamarle al estado. Han recibido mucho. Sería bueno que adoptaran una actitud proactiva. Si excluimos a horticultores que abastecen el mercado interno, el chiquitaje, sin ayuda, muere. Los casi gordos están provisoriamente a dieta. Recibirán algunas ventajas pero un grupo de presión no puede exorbitar el equilibrio económico fiscal.

El Lacallito, para abaratar costos, propone importar combustible. ¿Como papá corazón quiere liquidar ANCAP? Téngase presente y no se archive. La crisis le sirve de artilugio electoral.

El Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, en documento “Trabajo y salarios”, cuestiona la capacidad del modelo primario para el desarrollo productivo y propone… etéreas vaguedades, olvidando que hoy, si no vendemos alimentos y servicios, estamos fritos. “Es lo que hay, valor”.

Todos son técnicos de fútbol, fiscales, moralistas, gobernantes, opinadores. Yo también. Aquí va mi plan de gobierno. Financiación PPP.

Uno: obras de infraestructura: carreteras, puentes, ferrocarril, caminos, canales de riego, silos, puertos.

Dos: reurbanización; terminar con los asentamientos; política social integradora de las 160.000 personas que actualmente ¿viven? en ellos.

Tres: Hospital de Clínicas a nuevo.

Cuatro: íntegra revisión del sistema carcelario.

Cinco: procurar con China, Alemania, Rusia sociedades estatales para establecer fábricas de máxima tecnología (ordenadores, material médico, industria farmacéutica, textiles, astilleros, potabilidad de agua oceánica), cuya producción se colocaría en la región y el mundo.

Seis: asociarse con China en pesquería, hierro y frigoríficos; y con los que puedan pagar (¿Irán?, ¿Nigeria?, ¿Israel?)  en arroz, lácteos y agua potable.

Siete: reestructurar el sistema de seguridad social.

Ocho: estudiar si Uruguay necesita o no Ejército, y en todo caso qué cometidos tendrían las fuerzas armadas, ajustando su número e integración a éstos.

Nueve: vender todos los servicios posibles (informática, turismo, banca, espectáculos).

Diez: hacer que Nacional sea campeón en todo lo que juegue-

 

Jose Luis Baumgartner Abogado, periodista y escritor.