Home Política Conflicto inconcluso, futuro incierto por Ruben Montedónico
0

Conflicto inconcluso, futuro incierto por Ruben Montedónico

Conflicto inconcluso, futuro incierto por   Ruben Montedónico
0
0

Debo comenzar expresando dudas y escepticismo acerca de cuestiones que se dan por ciertas sobre Medio Oriente. Chiítas -corriente del Islam con unos 200 millones de seguidores-, que algo saben de lo que pasa, otro poco suponen y algo lo imaginan, se animaron a compartírmelo el fin de semana. A lo anterior anexiono datos de mi limitado conocimiento sobre el tema del golfo Pérsico, Qatar e Irán: en línea recta estoy a más de 14 mil km. de la capital qatarí, Doha, y no leo ni hablo árabe.

Sí, es cierto que se considera a Qatar como interpuesto en la alianza saudito-israelí y su vector de fuerza contra el chiísmo de Irán; al propio tiempo, se da importancia sobresaliente a que su territorio aloja la mayor base aérea de Estados Unidos (EE.UU.) en la región. En mi perspectiva se debiera considerar que en realidad ese asentamiento puede constituir el principio de una intervención en el país -por lo menos lo incluiría como avanzada (algo militarmente más importante que una cabeza de playa)- y sin disparar un tiro. Como se afirma, “la humedad ya está en casa“. Sin embargo, en junio de este año, tras criticar a Qatar, Donald Trump autorizó ejercicios navales con fuerzas de la monarquía absoluta del emir Hamad al Zani, cerca de Doha.

Pero Qatar, con sus escasas dimensiones y exigua población nacional, parece algo poco importante que atender; más bien, se lo trata como un estratégico peldaño desde donde enfrentar a Irán. El pequeño estado sobre el golfo Árabe-Persa -más o menos equiparable a la superficie de la isla de Jamaica o al departamento uruguayo de Artigas- tiene una población de dos millones 700 mil habitantes, estimándose que alrededor de unos 500 mil, o poco más, nacieron en el país, lo que no obsta para que cuente con la mayor renta per cápita del orbe -unos variables 110 mil dólares, sujetos a los precios del petróleo y el gas-, y emisiones monetarias totales que excederían los 200 mil millones de dólares. Por lo tanto, apagar la agencia Al Jazeera como exige uno de los 13 puntos de la coalición de naciones árabes para reanudar relaciones con Doha -presidida por la rama sunnita (mayoritaria del Islam) de corriente wahabita de Riad- no tendría más objeto que acallar una voz incómoda (aunque la misma fue diseñada a imagen y semejanza de la BBC y la CNN), y es parte del estandarte publicitario internacional del país.

De momento, Israel se adelantó a sacar partido de la situación, aprovechando la embestida de otras naciones árabes contra las emisiones de la agencia noticiosa para clausurarla y prohibirla, por criticar las acciones y la propaganda del gobierno sionista de Benjamin Netanyahu.

Lo militar y la 5a. guerrera

Es mi opinión que el país no supuso antes ningún obstáculo militar para los estadunidenses ni parece serlo hoy, aunque gaste millones de dólares en compra de aviones de cuarta generación: carece de toda posibilidad para dar batalla a los sauditas apoyados en israelíes y estadunidenses. No se puede pensar que “pase algo” sin anuencia y beneplácito de estos últimos: tengo el recuerdo que cuando así ocurrió -1956- Eisenhower hizo dar marcha atrás a las agresiones militares de israelíes, ingleses y franceses que reaccionaron ante la disposición de Gamal Abdel Nasser al nacionalizar la compañía del canal de Suez. Los europeos -principales accionistas de la empresa- no sólo resintieron el hecho; se dice que británicos y franceses -que junto a los estadunidenses se negaron a financiar la represa egipcia de Asuán- querían castigar a los egipcios porque éstos habían optado por no sumarse a Occidente en la guerra fría y emprendido el camino de los No Alineados de la Conferencia de Bandung, en 1955, junto a Jawaharlal Nehru, Josip Broz Tito y Ahmed Sukarno.

Los aviones comprados por Qatar, 36 por 12 mil millones de dólares, que hace una quincena autorizó el Congreso en Washington -con una segunda transacción por otros 36 y 10 mil millones de dólares- son los conocidos F-15 Eagle que vuelan desde 1976 y EE.UU. está sustituyendo por los F-22 Raptor, de quinta generación, lo que finalizará en 2025. Como se ve, pese a la relativa obsolescencia de los cazas, la operación en Qatar palidece ante lo que Trump consiguió de Riad al vender a los sauditas ferretería guerrera por 160 mil millones de dólares. Por otra parte, algunos prototipos de los F-15, los posee -84- Arabia Saudita hace años e Israel -79- en dos de sus aeropuertos militares.

De nuestras lecturas, extraemos que el gran obstáculo geográfico de la región es el pasaje del Estrecho de Ormuz (frente a Qatar, aunque no tan cerca como Omán). Del lugar se deben conocer algunos datos que permitan calibrar la importancia económica que tiene para el mundo: el flujo diario de crudo es de unos 17 millones de barriles, en 14 a 20 barcos, equivalentes al 35% del petróleo comercializado por transporte marítimo. Los destinos principales de este hidrocarburo son China, Surcorea, India y Japón. A lo anterior hay que agregar dos millones de barriles diarios de productos de exportación refinados y el gas natural licuado, en el que intervienen en explotación asociada Qatar e Irán.

Sobre Ormuz está pensada y preferentemente dirigida la maquinaria militar iraní, con base en el desarrollo de cohetería de corto y mediano alcance, lanchas rápidas misileras y 23 submarinos. Si EE.UU. se anima a lanzar una eventual cruzada contra chiítas, ayatollas y su Guardia Revolucionaria, en algún momento deberá ganar la posesión del Estrecho y sus tres islas. En caso contrario, medidas sicológicas, cercos, sanciones económicas, ataques a los aliados, supuesta división en las filas de su enemigo y hasta echar pie a tierra con alguna invasión, pueden acabar si pierden Ormuz y -en general- quien resulta derrotado en la conquista de objetivo principal acaba perdiendo la guerra.

Una descripción general, por tanto no exacta, indica que EE.UU. tiene en Bahréin su principal base para la 5a. Flota en el golfo, la que habitualmente integran 20 buques, una fuerza de 16 mil hombres -15 mil embarcados y mil en tierra -componiendo el grupo de batalla con un portaviones -de seguro el Nimitz-, escoltas, submarinos, ala aérea, conjunto anfibio y barcos con apoyo de materiales. Se dice que este grupo naval cuenta en la región con auxilio de la 3ª. Flota, es decir, con otros 4 portaviones –Carl Vinson, Truman, Reagan y John Stennis– naves de desembarco y algunas decenas de unidades de la marina británica.

Para completar este cuadro faltan ciertas constataciones sobre las acciones que ejecutaría Israel -que probablemente se beneficiaría emprendiendo un ataque con sus bombarderos “furtivos” F-35 contra Siria-; la posición del comando de la OTAN en Europa -más allá de la consabida declaración de apoyo a las fuerzas en el Pérsico- y, por ejemplo, saber cuál sería la actitud de Pekín y Moscú, aunque no se supone que rebasen las manifestaciones diplomáticas, desechándose que envíen, en esta fase o una posible etapa posterior, fuerzas de interposición, pero… no se sabe hasta dónde lleguen sus necesidades y apetencias.

Volviendo a Trump, se dice que triunfa la antipolítica cuando logran convencer a la gente que ellos no son políticos o no los son tanto como los que las mayorías ciudadanas aborrecen. Cuando sus deseos por el camino se frustran, estos empresarios devenidos y adoptados partidariamente como políticos deben tapar sus errores con algún éxito; con el poder militar que lo acompaña, Trump –lleno de baches– aspira a un triunfo que le traiga apoyo de sus connacionales y de eso que llaman “clase política”: Cuba, Venezuela y Norcorea están en la mira, pero Irán sería un plato fuerte que le sumaría manejos económicos estratégicos tras sustraer a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.