Home Contravoces Corrupción, ventajerismo e idiotez

Corrupción, ventajerismo e idiotez

Corrupción, ventajerismo e idiotez
0
0

En el foro cumplido el 26 de marzo por la CEPAL, XXX Seminario Regional de Política Fiscal, Astori salió del surco al centrarse  en la corrupción y faltas éticas en la región –sin especificarlas-.

“La política económica es, antes que nada política, política en sentido abstracto, no partidario”. Esos hechos han “lastimado seriamente a la política” y contribuyeron a “su desprestigio” masivo. “Que pierda prestigio la política y que el principal instrumento de la política sea el fiscal, nos conduce a una situación grave, que al menos no recuerdo en la región en tiempos pasados”. “Hay mucha gente enojada y disconforme. Lo primero que tomar es conciencia de esta realidad”.

Se preguntó “cuál es el punto de partida para enfrentarla; contestándose: es necesario “tener una visión estratégica” para “luchar contra el desprestigio que se produce desde el área política”.  Relacionó esa “estrategia” con el manejo fiscal y apuntó al crecimiento inclusivo, a la apertura al mundo, a apostar a una producción de calidad y excelencia. “La gente tiene que volver a creer. Los enojados tienen que volver a reflexionar sobre cuáles han sido las historias previas”…; “América Latina no podrá ignorar transformaciones importantes en el gasto endógeno si es que quiere seguir practicando un gasto público que atienda las condiciones de vida de los más necesitados. Hoy el margen es cada vez menor”. “El protagonismo del sector privado va a tener que ser cada vez más importante en el futuro”.

Mientras Astori desarrollaba su lección magistral en Santiago de Chile, aquí, la Junta de Transparencia y Ética Pública, JUTEP, remitió al juzgado de Crimen Organizado  el viernes último su informe sobre el manejo de las tarjetas corporativas por parte de Leonardo de León, actual senador del FA, 711, ex presidente de ALUR.

Según la JUTEP los usos que hizo el titular de esas tarjetas “constituyen violaciones de las normas en materia de probidad, rectitud, legalidad, implicancias, buena administración financiera, rendición de cuentas y prohibición de uso indebido de fondos”. Indica hechos. Señala  “la utilización reiterada de ese medio de pago en circunstancias en que los gastos estaban cubiertos por viáticos…”.

El fiscal Pacheco esperaba este dictamen para pronunciarse sobre el indagado. Si pidiera su procesamiento previamente deberá solicitar el levantamiento de los fueros que tiene como legislador. Descuento que de León renunciará a ellos, si es inocente como dice serlo.

Hoy, martes, el FA no ha emitido ni un suspiro sobre el caso. ¡Muevan el culo, carajo!

A remitirlo a la Comisión de Conducta, ¡ya! A no dejar dudas sobre la tesitura a seguir. A no defender lo indefendible. A no ceder a ninguna tentativa “compañeril”. A no especular con la  posible pérdida de la mayoría en el Senado. A no contribuir al desprestigio de la política.

Que de León encare y se defienda con lo que tenga en carpeta. Que no deje dudas. Que asuma las particularidades de su conducta. Que tenga suerte –si la merece-.

El FA se juega la vida en cada coyuntura donde ética y moral estén en suspenso. Es su ADN. La fuerza que lo sustenta –junto a los sentimientos de justicia e igualdad-.

¿Somos o no? ¿Somos mientras tanto? ¿Somos en grande y nos desgranamos al menudeo? ¿Somos qué? No hay términos medios ni comparativos con nada ni con nadie. Lo esencial está sobre el tapete. La falta ajena no aminora la nuestra.

Hay mucha gente atenta a lo que se haga o deje de hacerse ahora y siempre en asuntos como el que nos ocupa: en primer lugar, nosotros, los  frenteamplistas, que no toleramos las corruptelas perpetradas estúpidamente por chantas baratos que ya ni saben dónde están, lo que es el FA y qué remoción popular significa. Cada gesto es un síntoma y una definición.

García Pintos, dentro del enchastre, estuvo bien: admitió su cagada, se desvinculó del Partido Nacional, prometió pagar hasta el último vintén de lo pagado indebidamente con la tarjeta corporativa del BROU.

Jose Luis Baumgartner Abogado, periodista y escritor.