Home Rememorando  De aquí, de allá y de acullá por Cristina Morán
0

 De aquí, de allá y de acullá por Cristina Morán

 De aquí, de allá y de acullá por Cristina Morán
0

                                                                     

Creo con toda ingenuidad y firmeza, en el derecho de cualquier ciudadano a divulgar la verdad que conoce, por peligrosa que sea.                                                                                                                                                                                                                                                                                              Rodolfo Walsh

De no haber ido a ver la película de Álvaro Brechner “La noche de 12 años”; de no haber visto y escuchado a Jorge Zabalza en un programa de televisión; de no haber disfrutado otra vez la película argentina “La historia oficial” no hubiera hecho un giro al pasado de los dos países del Plata, no hubiera vuelto a Rodolfo Walsh y no estaría abordando el tema de hoy.

La tecnología a través de un celular o teléfono móvil nos permite gozar de determinados servicios en forma gratuita (por ahora) como el uso de las redes sociales, las video llamadas (o video conferencias) “chatear” en cualquier momento del día y de la noche, intercambiar información al instante, enviar fotos, videos y formar grupos de trabajo o de amistad. Lo importante es estar conectados.

Lo dicho es algo bueno y hay que disfrutarlo. Lo preocupante es cuando el uso está viciado de cosas que no son reales: buenas, malas o ingenuas.

Ahora a través de WhatsApp está llegando lo que, te advierten, “es una nueva forma de robo con el argumento de entregar una orden judicial.” Y dado que conocen tu nombre y apellido te dicen que “seguramente están utilizando los “padrones electorales para obtener nombres y apellidos”. ¡Y es en este momento precisamente que, en yo, invocando a Mafalda, dije “paren el mundo que me quiero bajar! Le pedí a quien lo envió que no lo vuelva a hacer pues a me sonó a una campaña de miedo generando en la población no solo eso, sino angustia, desconfianza de sus vecinos y de cualquier persona que toque el timbre en su casa.

Entonces, ¿por qué viajé mental y emocionalmente a ese ayer que tanto nos quitó, que tanto daño nos hizo, que nos llevó a sospechar de nosotros mismos, a hablar en voz baja, a mirar para todos lados por temor a que alguien nos escuchara, a que pudieran penetrar en nuestros pensamientos? pues porque el horror puede empezar a manifestarse en las formas más impensadas, más ingenuas o más drásticas. Ese anuncio que mandó mi amigo es de esa clase. Es tóxico Y no lo acepto.

Algo similar me sucede con algunas declaraciones que formula la diputada Bianchi: “El Frente Amplio gobierna escudado en un gran aparato de impunidades”; “el gobierno de Mujica fue un gobierno que amparó la corrupción K y el de Vázquez también lo hizo. Mujica es cómplice, pero Vázquez también.” Y continúa en esa postura ahora con el asesinato del Fiscal Nissman, con el Hezbollá, con “los lazos que unen al gobierno uruguayo con Irán” país en la línea de investigación del atentado de 1994 a la Amia. Podría seguir porque hay material. Pero no vale la pena porque sin ninguna duda, para hacer estas afirmaciones la diputada tiene pruebas que avalan sus afirmaciones y las expondrá llegado el momento. Solo que esto me trae a la memoria aquella campaña de desprestigio de la clase política allá por la década de 1970. Y así nos fue.

Hasta la próxima. Que seas feliz.

temas:
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.