Home Sociedad Decálogo de los miserables por Ignacio Martínez
0

Decálogo de los miserables por Ignacio Martínez

Decálogo de los miserables por Ignacio Martínez
0
0
  1. Fomentar el individualismo, el egoísmo, el hacé la tuya, el no te metás, no es tu problema. Fomentar la indiferencia frente a la desgracia

 

  1. Abonar la idea de que las personas valen por lo que tienen y que cuánto más tengan más valen, sin importar la relación con la pareja, con los prójimos, con la naturaleza.

 

  1. Aspirar a ocupar un cargo público, lo más elevado posible, pero lejos de asumirlo como un servidor público para bien de la gente sino para hacer todo lo posible para usufructuarlo en bien propio.

 

  1. No conmoverse jamás por el dolor ajeno, sino, más bien, culpar de la pobreza, de la desocupación, del analfabetismo, de la ignorancia y del hambre al pobre, al desocupado, al analfabeta, al ignorante y al hambriento, negándose a brindar toda ayuda, toda solidaridad, toda colaboración para sacar a esa gente de esos dramas sociales. Miran para otro lado. No son responsables ni co-responsables de lo que pasa en el mundo, en su país, en su ciudad, en su barrio, en su calle. La culpa, dicen, la tiene el Estado si no ayuda o el MIDES por ayudar demasiado.

 

  1. Comprar todo lo que viene de los países centrales, deslumbrándose con lo que ofrecen las metrópolis y queriéndose parecer a las divas y los divos fabricados por la televisión, maravillándose por la cultura global de EEUU o algunos países europeos y la gran Buenos Aires, menospreciando nuestras propias expresiones culturales. El mundo está en el Shopping, fuera de él la “gentuza” y ¡cuidado que vean en alguna de las grandes superficies a muchachos jóvenes, negros, pobres, humildemente vestidos! ¡Cuidado también si los ven en el hall de alguna mutualista otrora exclusiva para gente de dinero o en un cajero automático o en un banco ejerciendo los mismos derechos que cualquiera! Pueden ser peligrosos.

 

  1. El mundo no es de todos, es de los miserables de éticas retorcidas y, por lo tanto, no deberá ser nunca para todos. Cualquier intento inclusivo, democrático, de extensión de derechos, de beneficios colectivos, de avances participativos, de progreso para las grandes mayorías, será visto como un caos, como la debacle, como la crisis, como nunca estuvimos peor, como esto tiene que cambiar, nunca estuvimos más inseguros. Y hablarán de la crisis del campo, y amenazarán con cercar Montevideo y con paralizar el campo.

 

  1. Dicen a viva voz que el Estado se debe achicar, pero son los primeros en pedirle al Estado que los subsidie, que prorrogue pagos, que les exonere deudas. Para ello, dicen, lo mejor será recortar las ayudas sociales importándoles muy poco que se hayan incluido en el sistema de salud a más de 1 millón 420 mil personas (435 mil son hijos de trabajadores) o que haya bajado sensiblemente la pobreza y descendido notablemente la indigencia y la mortandad infantil.

 

  1. Los miserables dicen que hay que reformar todo el sistema de la seguridad social y aseguran que hay muchos viejos y que se jubilan muy jóvenes. Han estado a favor de reestructurar todas las cajas…menos la caja militar que tiene los privilegios que nadie tiene en nuestro país. Dicen que hay que gravar con impuestos a todo el mundo, menos a ellos.

 

  1. Los miserables dicen defender la vida y por ende están en contra del aborto, confundiendo y entreverando el aborto con la ley de asistencia protegida para la mujer, que al fin de cuenta de eso se trata la ley vigente, de proteger a la mujer. Sin embargo estos mal llamados defensores de la vida no vacilan en pedir la pena de muerte y están en contra de todo plan de recuperación de las víctimas sociales que han caído en el delito o la droga.

 

  1. Los miserables quieren educación para ricos y educación para pobres; salud para ricos y salud para pobres; futuro de bienestar para ricos y futuro de sumisión para pobres; que los trabajadores sólo trabajen para enriquecer a los ricos; que los peones y las empleadas domésticas y los policías no tengan sindicatos; que no haya negociación salarial ni de condiciones de trabajo. Ellos sólo nos permitirán vivir en el mundo que ellos dirijan y que ellos construyan a su manera, para que nosotros existamos a su imagen y semejanza, pero sin ninguno de los derechos que nos hagan libres y felices.

8 hombres miserables tienen la misma cantidad de dinero que 3.600 millones de seres humanos. Si da ganancia compran o invierten. No les interesa si ayudan o perjudican a alguien. Sueñan con la Amazonía como una pradera, el acuífero Guaraní como una canilla privada y con la humanidad como una bolsa de trabajo barato.

 

 

La primera justicia es la conciencia. Víctor Hugo en Les Misérables

 

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.