Home Política Deriva acéfala por Ruben Montedónico
0

Deriva acéfala por Ruben Montedónico

Deriva acéfala por Ruben Montedónico
0

Las PASO argentinas ya fueron, Macri y el PRO-Cambiemos perdieron y hubo consecuencias inmediatas sobre el dólar, la bolsa, las tasas al 76% y el silencio de la injerencista Casa Blanca. Luis Bruschtein dice que “tendría que haber sido una elección que no definía casi nada. Pero la intensa expectativa que vibraba en todo el país la convirtió en una prueba de fuego para el gobierno”. En mi nota pasada escribí que un tropezón (fue caída y derrumbe) del gobierno lo haría entender que está a meses de ser desalojado de la Casa Rosada. Entre sus pocos triunfos está el de Horacio Rodríguez Larreta, que se piensa “dueño” futuro de la derecha.

El dólar fue exponente del desastre al subir el arbitraje del lunes unos 12 pesos respecto al viernes 9 de agosto (sostenido con mentiras en la Bolsa de Nueva York). Sin embargo, aunque la catástrofe presidencial fue tremebunda, resultó pequeña al compararla con casi cuatro años de gobierno neoliberal, la inflación galopante y la caída vertical de salarios, mientras los índices de precios al consumidor (IPC) subían 150% en tres años. Es decir que quienes dependen de ingresos salariales sufrieron el modelo económico que disparó la inflación en sentido ascendente por los elevadores en tanto condujo los salarios por escaleras mientras sostenía la manga ancha “remarcadora” del IPC.

Alfredo Zaiat escribió en Página 12 y suscribo: “Las PASO finalmente desarmaron este domingo (11 de agosto) de manera contundente las operaciones y especulaciones interesadas de los últimos días (…) Habrá que ver ahora si esos mismos funcionarios tienen la destreza necesaria para controlar el tembladeral que se viene o terminan siendo arrastrados por un desenlace caótico”.
Argentina se siente hoy acéfala, como barco a la deriva.

Cuando en este tiempo se instale en Macri y su entorno cleptócrata el «acomodar la salida lo mejor posible”, a los beneficiarios del gobierno los alentarán a que pongan sus caudales (que obtienen en dólares prestados por el FMI) a buen recaudo (en paraísos fiscales), en tanto su moneda se seguirá «deslizando» (hacia el despeñadero) mientras el gobierno “explicará” que ocurre porque el público desconfía de la política económica de los que vienen y los inducirán a creer que colocarán otro «cepo».

Esta derrota, ¿hará que regresen los «golondrinas a poner sus huevos (de paso) en nidos orientales?: quién sabe. Cuando aconsejábamos observar “la otra orilla”, no sólo era para servir de advertencia sobre las amanuenserías de Lacalle y Talvi por adelantar amistades ante la factible nueva administración argentina o para que pusiésemos las barbas a remojar, sino preocupado por los círculos concéntricos sobre nuestro mercado y por la presión exportadora.

Macri obtuvo la presidencia usando el término Cambiemos, lo que resultó -como señala Mario Rapoport- en dar marcha atrás a la economía y lo primero que hizo fue devolver privilegios y canonjías a los empresarios del campo reunidos en la Sociedad Rural de ganaderos y agricultores, mayoritariamente pampeanos, dueños de grandes extensiones y a cuyos ancestros se refirió ácidamente Osvaldo Bayer. Junto con economistas neoliberales son impulsores del libre cambio (que en este mundo es “soltar el zorro en el gallinero”), en la competencia, en la apertura de la economía y en las fuerzas del mercado: no es casual el parecido con el pensamiento de los aspirantes uruguayos Lacalle y Talvi.

Las corrientes que hoy derrotaron al macrismo y su modelo, el binomio FF, son de los últimos practicantes de un peronismo policlasista que se agota y es indispensable que sea superado para aspirar a un futuro verdaderamente popular, democrático, manteniendo su médula humilde y teniendo o instalando organismos de clase representativos que la defiendan y que sobrepasen el actual sistema; con gremios de trabajadores sin burócratas sindicales y con ideología anticapitalista. Quedarse en el hoy es apostar por la alternancia pendular entre progres de ideas limitadas que arreglan y cosen alguna cosaconservadores que las desarreglan y descosen y futuros sin ventura. Hoy por hoy aquellas opciones no son más que aspiraciones y no asoman por ningún lado -sólo se observan conjuntos y equipos que se disponen a un eventual y casi seguro relevo para continuar la historia-; sin embargo, se debe apuntar que uno siempre puede equivocarse y debe estar listo para otros tiempos.

Es mi opinión, el querer figurar al estilo Macri o Bolsonaro participando en campos internacionales mayores como los que enfrentan a Estados Unidos con China, contribuir a acosar a Venezuela o a maltratar a Cuba, conduce únicamente a la desarticulación de lo independiente conseguido con trabajo (Celac, Unasur, Mercosur) sustituidos con la creación de sellos que a poco de fundados demuestran su inutilidad (Grupo de Lima y Prosur) productores sólo de alineamientos estériles, remedo de otras adhesiones que originaron -décadas atrás- modernas tragedias para nuestros pueblos.

Varios países entramos a períodos cortos pero intensos en los cuales se sucederán elecciones: en Sudamérica -en la propia Argentina, Bolivia y Uruguay-; Europa (en Italia y no se descarta España)-; una adelantada campaña electoral en 2020 en Estados Unidos y el Brexit, todo “aderezado” desde la presidencia imperial con una guerra comercial con China y expectativas de otros conflictos organizados por idéntico protagonista.
Sí, habrá trabajo para periodistas; y regresando al Plata, en su occidente habrán comicios el 27 de octubre que se espera provoquen el cambio de un intento virtuoso para pocos y desastroso para los más, por otro, representado por el Frente para Todos de Fernández y Fernández, que procurará atemperar, mitigar, los malos efectos sociales de Cambiemos distribuyendo lo que quede (si algo queda) tras negociar con el FMI la deuda que -por ahora- desemboca en el default. Ese mismo día Lacalle y Talvi contenderán electoralmente en Uruguay con modelos de contenidos similares a los de Macri-PRO-Cambiemos.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.