Home Política Detenernos es retroceder por Ignacio  Martínez
0

Detenernos es retroceder por Ignacio  Martínez

Detenernos es retroceder  por Ignacio  Martínez
0
0

Es tiempo de analizar qué venimos haciendo bien, en qué nos hemos equivocado para rectificar, y qué cosas no hemos hecho aún.

La pobreza bajó de un 40% a un 10%  desde el año 2004. Somos el país de América Latina con la mejor distribución de la riqueza. El salario real se ha recuperado en un 50% desde la asunción del primer gobierno del FA gracias, entre otras cosas, a la negociación colectiva negada durante años por los gobiernos de la derecha.

Los avances legislativos no han sido menores: despenalización del aborto, responsabilidad empresarial en accidentes laborales, matrimonio igualitario, entre otros.

También se ha lograda reducir la desocupación que, sin embargo, hoy es motivo de alerta para los trabajadores que advierten el acercamiento a un pretil peligroso.

Otros aspectos como la reducción de la indigencia o la universalización de la educación, son aspectos no menores. Estas líneas de acción deberán profundizarse. Bien.

Sin embargo hay aspectos de la herramienta política Frente Amplio en la que hemos errado. No poseemos medios de comunicación propios. A falta de profundos y organizados debates internos, los mismos, parciales y empobrecidos, se dan en ateneos digitados por los medios de comunicación especialistas en hacer de la política, un espectáculo de parodia. La vida social muchas veces se convierte en un instrumento favorable para generar inseguridad, miedo, descrédito y difamación.

Mostrar por TV 54 veces en un día el asesinato de un trabajador gastronómico o un policía en custodia privada, linda con la morbosidad y el terrorismo.

Lamentablemente no estamos habilitando a la reflexión profunda en nuestro movimiento popular. Exposiciones como la reciente visita de Noam Chomsky serían de cardinal importancia. La intelectualidad de izquierda debería ponerse de cara al movimiento popular. El pueblo organizado debería mostrar más su experiencia. Nuestros parlamentarios deberían tener una agenda permanente de contacto con la gente a lo largo y ancho del país.

Deberíamos analizar qué sentido tiene la existencia de 35 sectores políticos en el seno del FA. ¿No hay posibilidades de alianzas? ¿Qué peso tiene el  interés de marcar el mentado perfil político?

La coalición es una cosa, pero nos debe interesar mucho más profundizar el movimiento, las asambleas, los actos frenteamplistas en la calle, la circulación de ideas en el seno mismo de los comités y las coordinadoras.

Hoy tenemos descontento, desencanto y frustración entre militantes y votantes, que llevan al desánimo. Esa situación está alentada por temas serios que no hemos resuelto bien: la educación, la inseguridad, la falta de transparencia en la gestión, alimentadas a veces con la soberbia y la inconsulta.

Debemos avanzar significativamente en rectificar esos temas urgentes. La relación FA-Gobierno debe ser mucho mejor, donde todos nos oigamos más. La población debe percibir que la política económica está al servicio del bien común y de la pública felicidad, y no al revés.

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.