Home Editorial Cambiando la pisada
0

Cambiando la pisada

Cambiando la pisada
0

El domingo un viento tricolor sopló fuerte en la playa Ramírez.

Parece que, a partir de allí, cambio el estado de ánimo frentista.

La mano venía complicada y el bajón andaba generalizado.

La oposición galopaba firme al ritmo de: “se van, se van” y por el

oficialismo no surgía ninguna reacción contrarrestando el desánimo.

Los actos eran pequeños, los discursos eran casi susurros y las

propuestas para un cuarto gobierno no terminaban de convencer.

Los grupos y dirigentes parecían más preocupados por la política de

alianzas y el lugar que ocuparían en las listas que por lograr votos.

Los desencantados e indignados florecían a la vuelta de la esquina.

Y sobrevolaba un sentimiento generalizado de derrota abrumadora.

¿Qué sucedió?  ¿Puede un trapo de 300 metros ser tan importante?

El paquidermo dormido empezó a caminar nuevamente y no hay

que manijearse porque juntamos quince mil tipos en la rambla, pero

para la autoestima y la mística, es una fuerte inyección de energía.

¿Alcanza con eso?  Por supuesto que no, es solo el principio.

Ahora precisamos una fórmula que labure en yunta, con propuestas

comunes claras y comprensibles para todo el mundo sin excepción.

No se trata de tapar los errores cometidos ni de ocultar problemas.

Los candidatos no necesitan ser sabelotodos y opinar sobre

cualquier tema, dejemos hablar a los expertos que tenemos.

Las campañas electorales ya no se manejan por aficionados, por

más militancia y buena voluntad que tengan los compañeros.

Cuando la mano viene tan pareja hay que recurrir a idóneos.

Los adversarios se están preparando desde hace mucho tiempo.

Nosotros pecamos de mucha improvisación y voluntarismo.

No ayuda que salgan los ministros con críticas o dislates.

No acumula asustar con el 2002, con Macri ocon  Bolsonaro.

Se precisan ideas fuerza que la militancia pueda empuñar y salir

a recuperar los votos de los que hoy están dudando o vacilan.

Hay pocos indecisos, pero hay un informe que dice que el 33% de

los votantes que están hoy decididos, pueden cambiar su voto.

Acá se trata de no dar a ningún ciudadano por perdido, ni pensar

que hay gente irrecuperable que largó la chancleta de la solidaridad.

Para lograr un nuevo mandato popular nos sobran los motivos.

Confiemos en la gente, démosle argumentos al frentista de a pie.

Está en riesgo el gobierno del FA, y algunos burócratas no lo

perciben, deben creer que están jugando a House Of Cards.

Alfredo García

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.