Home Editorial En el horno
0

En el horno

En el horno
0

Estamos viviendo una versión virtual del circo Romano en el siglo XXI.

En aquellas épocas la muchedumbre  gritaba por un destino final de los

gladiadores y el Cesar lo definía con su pulgar para arriba o  para abajo.

Hoy es más fácil y masivo y depende de si vuelve tendencia en redes.

Estamos repitiendo el fenómeno de la quema de brujas de la Edad Media

donde las hordas acusaban y los lideres religiosos encendían el fuego.

Hoy es mucho más sencillo, se le da “me gusta” y hay juicio sumario.

Asistimos a un remake de los linchamientos del Lejano Oeste que no

perdonaba  a ladrones de caballos o esclavos fugados y eran colgados.

Hoy aparece un video editado en youtube y el implicado es boleta digital

Tres eventos de los últimos días son una muestra clara de esta realidad.

La marcha “Tres Árboles” tocada por la bandita militar en la ExpoPrado.

Las declaraciones sobre abuso sexual de Sturla a Julio Ríos en la tele.

Y las declaraciones de Almagro sobre la terrible situación de Venezuela.

¿Alguien en sus cabales puede creer realmente que la institucionalidad

de la República está en problemas porque músicos del ejército toquen

un himno partidario, que el 90% de la población ni asocia con la política?

Parece que el ministerio de Defensa sí, porque sancionó a un general.

¿Están convencidos que el cardenal defiende abusos sexuales de curas?

Parece que muchos lo piensan, porque salieron a pedir: Renunciá Sturla.

¿No será mucho adjudicarle a Almagro una visión militarista que impulsa

la intervención de tropas extranjeras dada la crisis que vive Venezuela?

Da la impresión que unos cuantos lo ven como un peón del Tio Sam.

En realidad, no sé para que me meto en este baile de opinar sobre tres

situaciones que implican a personas con las cuales tengo poca afinidad.

Me resbala si los milicos tocan la Cumparsita o el conocido Despacito.

Creo que Sturla se expresó mal y metió la pata hasta el sagrado muslo,

cuando intentó defender en primer lugar a la iglesia como institución.

Y al  excanciller del Pepe, no creo que le quite el sueño la amenaza de 

expulsión del Frente Amplio, cual  espada de Damocles sobre la cabeza.

Me preocupa la reacción de rebaño que surge frente a cualquier hecho y

que salten de un lado o del otro a cortar cabezas a mansalva y sin piedad

Me inquieta que surjan pocas voces en contra de la corriente y que la

opinión dominante  influya a  jerarcas, políticos, jueces o instituciones.

Me intranquiliza que se venga una ola de corrección política porque esto

conlleva a una reacción pendular de fundamentalismo reaccionario.

Debemos trabajar fortaleciendo el pensamiento crítico y que cada uno se

sienta libre para expresar sin ningún condicionamiento lo que piense.

Alfredo García

Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.