Home Editorial Inversiones, representatividad y listas negras
0

Inversiones, representatividad y listas negras

Inversiones, representatividad y listas negras
0

¡Vergüenza nacional! Uruguay condenado por la OIT.

Fracaso de políticas laborales del gobierno en evidencia.

Inversores analizan futuras inversiones en nuestro país.

Epidemia de ocupaciones asustan a empresas multinacionales.

A juzgar por estos titulares y los comentarios se nos vino la noche.

Está bien que sea un año electoral pero no sirve usar el vale todo.

Según la lista publicada son 24 países que fueron denunciados, 22

por los trabajadores, 2 por los empresarios: Bolivia y Uruguay.

La denuncia en nuestro caso es por la integración tripartita de los

consejos de salarios, las empresas quieren que sean bipartitos.

Lo raro es que históricamente, la mayoría de las negociaciones se

han resuelto en forma bipartita y en la ínfima minoría que no hay

acuerdo el gobierno ha votado 50% por cada una de las partes.

Está por concluir la mayor ronda de consejos de salarios de la

historia de nuestro país con bajísima conflictividad y mucho acuerdo

Sin embargo, las Cámaras empresariales se quejan en la OIT.

¿Qué tan representativas son de los doscientos mil empresarios?

Uruguay goza de enorme prestigio a nivel internacional por sus

avances en legislación laboral, ¿ayuda esto a asustar inversores?

¿Alguien en sus cabales puede llegar a creer que nos encontramos

en la misma situación de Irak, Zimbawe, Nicaragua o Turquía?

¿No llama la atención que, a países como China, Arabia Saudita,

Rusia, Paraguay o Filipinas no se les cuestione por la OIT?

La manija de la “lista negra”, es realmente eso: Pura manija.

Nuestro país tiene un rico historial de sanas relaciones laborales

desde el viejo batllismo para acá, no exento de enfrentamientos,

con avances y retrocesos en sus diferentes etapas políticas.

Pero no cabe la menor duda que el sindicalismo y muchos

empresarios, generalmente, tienen vocación negociadora.

Es hora de pegar un salto en las relaciones laborales y poder

consensuar mecanismos de regulación del derecho de huelga.

Sin prejuicios ni esquemas, para preparar el incierto futuro del

trabajo, que sin duda va a vivir una revolución impredecible.

Alfredo García

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.