Home Editorial Responsabilidad comunicacional empresarial
0

Responsabilidad comunicacional empresarial

Responsabilidad comunicacional empresarial
0

Coma basura,

7000 millones de moscas no pueden estar equivocadas.

Dicho popular

 

Aclaro de entrada que no es una ocurrencia mía, me lo comentó

ayer una compañera comunicadora y me dejó pensando en eso.

¿Qué pasaría si todos los medios de comunicación deciden en

forma conjunta no trasmitir  más noticias de crímenes y abusos?

¿Se pueden imaginar informativos de tv sin noticias policiales?

¿Se figuran como serían los medios de prensa sin crónica roja?

¿Podrán  los programas de radios no mencionar la inseguridad?

¿Cuánto necesitamos de las crónicas morbosas para sobrevivir?

¿Qué tan importante es trasmitir los entretelones de cada delito?

¿La búsqueda de la primicia exclusiva implica volverse carroñero?

Se sabe que para el mundo del hampa la publicidad es una medalla

Delincuentes famosos despiertan  mucha admiración en su entorno.

La violencia lejos de condenarse, se festeja y es más se respeta.

Los crímenes muchas veces impulsan a que surjan imitadores.

Francamente, ¿que aportamos a la gente con la crónica policial?

El discurso de la libertad de información, de que el pueblo quiere

saber  y que siempre hay que dar las noticias, ¿no es un verso?

Jugar con el morbo de la gente seguro que vende, pero, ¿es ético?

Nuestra sociedad vive conmovida por hechos de violencia.

No esquivemos el bulto ni nos hagamos los inocentes, somos

nosotros, los medios de comunicación los que lo amplificamos.

Exigimos de las autoridades, de la educación, de las familias

que se ocupen del tema, ¿y los periodistas somos inimputables?

Hablamos de rescatar valores, ¿y por casa cómo andamos?

¿Debe estar el lucro por encima de nuestro rol como ciudadanos?

La convivencia en nuestro país no va a cambiar sin el esfuerzo de

todos, sin que cada uno deje de mirar para el costado y haga algo.

Nosotros como comunicadores podríamos empezar  el camino

reduciendo al mínimo este tipo de información que sabemos

contribuye muy poco a mejorar la coexistencia de los uruguayos.

Se trata simplemente de responsabilidad social, ¿nos animamos?

Alfredo García

 

 

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.