Home Contravoces El águila montevideana
0

El águila montevideana

El águila montevideana
0

No vive, como sus parientas reales, a las que tanto se parece, en torno a las cimas de las montañas. Su hábitat es mucho menos grandioso en tamaño y altitud: transcurre su existencia posada en algunos edificios antiguos de la ciudad.

He ahí un atributo particular que hace única a esta extraordinaria variedad. Sus especímenes jamás han remontado el vuelo. Aisladas o en grupo, permanecen, las garras aferradas a la pared, las alas desplegadas, detenidas en el instante preciso de ejecutar la acción de proyectarse hacia el infinito azul o colocadas en posición antes de descolgarse en picada sobre alguna desprevenida presa.

Desde sus humildes cumbres, despreocupada de los terrenales avatares, con el desdén de quien se siente por encima de todo, altiva, imponente, el pico autoritario y la mirada filosa acuchillando el aire, sobrevuela a su modo la realidad, mientras profiere su silente chillido, recordatorio de la antigua máxima latina: Aquila non capit muscas (El águila no caza moscas).

Aves en peligro de extinguirse, aún son, pocas pero son. A pesar del maltrato de los rigores del tiempo, permanecen, para regalo de la mirada que las encuentre.

¡Larga vida al águila montevideana!

temas: