Home Música “El escenario tiene su magia”

“El escenario tiene su magia”

“El escenario tiene su magia”
0

Este sábado 4 de mayo la cantautora Lucía Merico se presenta en la Sala Hugo Balzo. Será a las 21 horas y mostrará “Príncipe”, su nuevo disco. La artista contó a Voces cómo vive éste presente musical.

Lucía Merico es cantautora. Sus canciones, de cuidada poética, ritmos regionales y delicadas melodías, revelan imágenes cotidianas, paisajes, estados del alma. En sus conciertos, sus canciones conviven con otras populares músicas latinoamericanas, interpretadas con profunda sensibilidad y frescura. Si bien su principal instrumento es la voz, en sus conciertos toca también piano, ukelele y caja bagualera. Se presenta junto a Eduardo Mauris, Gerardo Alonso y Nico Parrillo.

Se formó principalmente en canto y técnica vocal. También ha realizado estudios de piano, guitarra, clarinete , teatro y tango danza. Integró durante 10 años el grupo vocal La Tria con quienes grabó dos discos: “La Tria” y “Canciones en el viento” (nominado a los premios Graffitti).

Su primer disco solista “Paraíso”, con producción artística de Dany López, recibió apoyo del Fondo Nacional de Música del Uruguay, y Premios Procultura. Acaba de presentar su segundo disco solista, “Príncipe”, en el cual participan músicos de Uruguay, Argentina y Brasil.

Realizó recientemente una gira por el sur de Brasil con apoyo de Ibermúsicas, y una gira regional, brindando conciertos y talleres en el este del Uruguay (proyecto ganador de Fondos Concursables). En octubre de 2017 ganó el concurso “Gente con voz”, organizado por el Festival de cine de Fenavid y Fonplata, de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia.

A lo largo de su carrera ha actuado en Brasil, Francia e Italia, y ha organizado diversos ciclos musicales. Integró el proyecto Paisajes del Sur, con músicas de raíz folklórica, junto al pianista Pablo Juárez.

¿Cómo te encuentra este momento previo al recital?

Es muy lindo para mí, y muy esperado también. Siento que en mi carrera es como un paso que necesitaba dar, ir a una sala importante en Montevideo. Y sobre todo con este disco, donde tuve un proceso de crecimiento musical y en todo sentido. Estoy viéndolo con mucha expectativa, y con mucha alegría también.

¿A qué remite el nombre del disco?

El disco empezó hace unos años atrás, y fue sufriendo cambios. Hubo temas que dejaron de estar en el disco un poco porque el nombre empezó como a marcar una línea, una especie de contexto donde tenían que estar las canciones. El nombre fue sugerido por una amiga que escuchó varias de las canciones, y en base a eso fue creciendo el concepto del disco. La mayoría de las canciones hablan del amor romántico y por eso «Príncipe», como esa forma ideal de concebir el amor romántico, por esa cosa que tiene la palabra príncipe. Por otro lado, fue un disco que fue para mí un proceso de crecimiento y de una etapa de mi vida en la que yo me fui descubriendo a mí misma. De hecho eso se ve reflejado en el arte de tapa del disco. Adentro tiene una serie de fotos en las que yo voy saliendo como de una carcasa, y ese proceso tiene también que ver con el proceso del disco, y de esa etapa de mi vida. Que es una etapa que ya está completa, que se está cristalizando, y por eso también sentí que el nombre era apropiado porque príncipe es todo lo arquetípico. Tiene que ver con fuerzas que están en el ser, las fuerzas de la auto superación, del que supera obstáculos, no es ese príncipe romántico. No sería esa mirada de cuentos de hadas sino una mirada de otro lugar.

En cuanto a los ritmos y la música, ¿por dónde va?

Hay de todo, mucho latinoamericano. Hay algunos temas que remiten a lo peruano, hay un «chamamecito», hay una vidala, hay un tema que es muy Chico Buarque.

¿Qué recorrido artístico sentís que hiciste?

Hice un crecimiento en todo sentido. Cuando empecé solo cantaba, no componía, no me animaba a componer. Después fui descubriendo esa veta más positiva, que me daba mucho más gozo que solamente cantar. Y eso también me permitía cantar como yo quisiera y no cantar pensando que alguien me estaba escuchando y tenía que hacerlo perfecto. Ahora me doy la licencia, y sobre todo en este disco. Por ahí si algún profesor de canto lo escucha dice “uy, acá no estás colocando perfectamente la voz”, pero también creo que eso es interpretar, el tomarse la licencia de hacerlo como uno quiere para expresar lo que dice la letra. Otro crecimiento que hice fue en lo musical y en lo letrístico, fui mejorando en ese aspecto.

¿Cómo vivís el vínculo con el escenario?

El escenario tiene su magia. Este escenario yo ya lo conozco, porque fui invitada en varias oportunidades. Y lo que tiene de lindo es que estás en el mismo nivel que el público, y eso te facilita esa conexión. Yo en vivo soy muy de conectarme con el público, soy muy de hablar, empiezo a contar historias, a contar lo que sucede en las canciones o cómo fueron concebidas. Crear el clima previo, porque a mí me gusta recibir eso cuando voy a ver un concierto, me parece muy gozoso cuando el artista te cuenta.

¿Cómo te nació esta inquietud por la música?

Hasta los quince años yo quería estudiar Letras, quería escribir, me encantaba escribir cuentos. Empecé a escuchar a algunas cantantes y pensé “cómo me gustaría poder expresar así, de esta manera”. Y casualmente vi un aviso de clases de canto, me anoté, y ahí encontré que era otra forma de expresión que me parecía interesante. Para mí mucho más rica que la de escribir. Sigo escribiendo, pero solo letras.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas: