Home Rememorando El Negro Jefe por Cristina Morán
0

El Negro Jefe por Cristina Morán

El Negro Jefe por Cristina Morán
0

                                                                                    

                                                                                  “Cuando me puse la celeste

                                                                                   Fue como si me transformara:

                                                                                  Ahí entendí lo que era la Patria”

 

En estos días nos llegó una noticia referida a Obdulio Varela y por ella nos enteramos que el club Atlético Wanderes levantará una escultura que será instalada frente a su campo deportivo, o sea el Parque Viera, en las avenidas Buschental y Delmira Agustini. La obra realizada por el escultor uruguayo Fernando Foglino, será de acero inoxidable, sin basamento y tendrá dos metros de altura. De la directiva del club han dicho: “Futbolísticamente Obdulio nació en Wanderes y además fue técnico”.

Quiero continuar esta columna tomando parte de una crónica del periodista argentino Alfredo Serra que el domingo 2 de junio publicó en “Infobae” en la que rescata la figura de Obdulio Varela, aquel de “los de afuera son de palo”, aquel de la “pelota debajo del brazo” y que Serra inició con estas palabras: “Nunca hubo, nunca habrá un partido igual. Nunca hubo, nunca habrá un hombre igual, ni en su Uruguay ni en el entero planeta.”

…” Y llegó el día en que “Los cuatro jinetes del Apocalipsis” debían -¡inexorables!-despedazar a esa Armada Brancaleone uruguaya capitaneada por Obdulio Varela, por El Negro Jefe que, sin sospecharlo, se acercaba a ese instante que “justifica toda una vida” como ha dicho Borges y otros augures.”

Si no lo han hecho disfruten esta crónica en Infobae. Es hermosa como lo fue aquella otra sobre el Maestro Tabárez de la cual también me nutrí. Llama la atención con la fuerza, las ganas y el amor con que determinados periodistas deportivos argentinos se refieren a los futbolistas uruguayos. Y se agradece.

Obdulio Jacinto Varela nació hace 102 años. Exactamente el 20 de setiembre de 1917 vino al mundo el que fuera uno de los numerosos hijos del matrimonio Muiños-Varela. Obdulio eligió el apellido de su madre que fue quien lo crió.

El Negro Jefe nació pobre. Diez hermanos, dicen unos, mientras otros afirman once o doce. Lo cierto es que Obdulio contó que “en un partido jugué yo y cuatro hermanos. “Éramos cinco. La cancha estaba llena de negritos”. Fue peón de albañil, canillita, boxeador aficionado y en su tiempo de albañil conoció a Catalina Keppel, húngara, con quien se casó teniendo 29 años y juntos armaron una familia y así estuvieron, hasta que Catalina partió de este mundo seguida por el Negro Jefe al poco tiempo tal vez porque su corazón, ya enfermo y cansado no soportó la ausencia de quien fue su compañera de camino durante cincuenta años.

Mucho se puede escribir y hablar sobre Obdulio Varela, pero una que lo conoció en aquellas luchas, en aquella cruzada buscando ayuda para los niños del Dr. Caritat durante la epidemia de poliomielitis de la década de 1950, una, decía, prefiere despedirlo, hoy, con la respuesta dada a quien le preguntó por qué, en Maracaná, al único compañero que abrazó y alzó en hombros fue a Ghiggia, con quien, al parecer, no era con quien mejor se llevaba: “Sencillo. El que jugó mejor fue Julio Pérez, pero si no hubiera estado el narigón no ganábamos” La picardía conquistada en su niñez de pies descalzos, permanecía intacta.

Hasta la próxima. Que seas feliz.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Cristina Moran En 1948 comienza su actividad en CX 16 Radio Carve. En el año 1956 forma parte del grupo de pioneros que da inicio a las transmisiones de Televisión en Uruguay, a través de Saeta TV Canal 10. En 1968 comienza en Canal 10 su programa Domingos Continuados que cierra el ciclo 20 años más tarde. En los ´80 se integra a los movimientos de mujeres y participa en el congreso “La situación de la Mujer en América Latina y el Caribe” celebrado en Cuba y en 1987 viaja a la entonces Unión Soviética junto a 23 compatriotas convocadas por el Congreso Mundial de Mujeres. En teatro actuó en varias obras como: “Mi suegra es una fiera”. “ El Avaro”, “¿Dónde está Miusoff?”, “La pecera”, “Homu Calvus”, “Estimada señorita Consuelo” ,“Los cálices vacíos”, “Ocho mujeres”, “Jardín de otoño”, “Candombe al sur”, “Mujeres en el armario”, “Orinoco”, “A la deriva”, “Steel magnolias”, “Sus ojos se cerraron ”, “Las preciosas ridículas”, “La dulce historia de Florinda Flores”, “La Morán se confiesa”. Es colaboradora de Semanario Voces con su columna Rememorando.