Home El Pensador El pensador por Antonio Pippo
0

El pensador por Antonio Pippo

El pensador por Antonio Pippo
0

Anoche dormí sobresaltado por un sueño perturbador.

Cada vez eran más los ciudadanos que descreían de la palabra de los candidatos presidenciales, lo que les llevaba a un intento de descripción crítica de sus rostros para sacar alguna conclusión.

En el sueño yo era uno de esos ciudadanos y daré cuenta –no es sencillo acordarse de las boludeces que de tanto en tanto uno sueña- de cuáles imágenes me quedaron más impregnadas.

Martínez tenía la cara cada vez más flaca, consecuencia de una de dos cosas: primera, los nervios de la campaña, que hacen que viva a hamburguesas de carrito a deshoras; segunda, exageración de los bailes destartalados, sacados a tirabuzón de la vasija del ridículo, con insinuaciones -¡no queridas, obvio!- de masturbación al paso, junto a la desagraciada (no confundir con desgraciada) Villar. En suma, esa cara se parece cada día más a una careta.

Lacalle Pou mantenía la sonrisa y el cuello estirado como avestruz de los jóvenes que planean sobre tablas las olas “ciberbacterianas” de nuestras playas; eso sí, sin cantar “sucundún, sucundún”, por eventuales reclamos de derechos de autor. Se advertía que le sigue dando trabajo el jopo, ya amenazado por una tonsura medio ladeada. Me pareció una de esas caras de papá modelo, confiable, pero que pierde los estribos y derrapa cuando el Oso Teddy no viene por las noches a dormir con él.

Talvi exhibía una cara pagana, en la acepción de “religión de los gentiles”. Era, por momentos, un rostro extático, lo que llevaría a conjeturar que el cerebro que habita encima funciona a los pedos pero se entrevera –tal cual si no entrara bien el embrague- dejando la impresión a quienes lo observan de que, sobre todo después de hablar un rato, esa cara es la de un hombre al que echaron a patadas del Renacimiento.

A Manini Ríos creo haberle soñado, mirándolo de frente, como lo más parecido al actor Bill Murray actuando en “Perdidos en Tokyo”, aunque mucho más tristón, claro, porque en lugar de Scarlett Johansson tiene al lado al gordo Domenech. No puedo negar que en el sueño, esa cara me pareció la de alguien que estaba del lado equivocado, quizás por culpa del mismo Domenech, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial.

Mieres me dejó la impresión de un pastor evangelista, bondadoso y sereno, pero que confesaba, con una mirada entre escéptica y apagada, que, en realidad, no cree ni en sí mismo aunque siga dispuesto al sacrificio de buscar fieles, tengan la historia que tengan, en los sitios más insólitos. Ese rostro, recordado al despertar, no me dejó dudas acerca de algo de su portador: su espíritu de sacrificio y la simpatía por las macanas.

Novick fue una de las partes más confusas del sueño. Aparecían cebollas, redondas y brillosas, lechugas frescas, tomates perita, fruta del tipo y gusto que cualquiera quisiese imaginar y cajones, muchos cajones. Ocurría un momento en que todo eso se mezclaba en una enorme y bullanguera feria, donde la voz del candidato se iba perdiendo, perdiendo, mientras crecían los gritos, con un estilo entre gallego y napolitano sobre calidad de productos y precios… ¡con un airecillo a mentirillas!

Y después…

A Peri no pude descifrarle la cara. Debe ser buen jugador de truco. O de póker.

Abella… No estoy seguro ahora de haber soñado esa cara. Viene bien para que VOCES reciba al fin alguna correspondencia. Me hacen falta fotos. Pero ya de grande; nada de soplando velitas a sus quince años.

¿Salle? Bueno, Salle tenía cara de Salle. Caso único (alguno tenía que haber).

Aquí me desperté.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Antonio Pippo Tiene 58 años de trabajo en el periodismo. Ha trabajado en todos los canales de TV del país, abiertos y por cable, menos VTV; ha trabajado en casi todos los diarios, semanarios y revistas (los que se han editado y los que aún se editan en el país); ha trabajado como columnista en varias radios. Ha sido docente de comunicación en la Universidad  ORT. Ha publicado seis libros. Ha dictado charlas y conferencias en la capital y diversas ciudades del interior sobre temas de periodismo. Fue productor general y co protagonista de un espectáculo de tango que se presentó en el país durante diez años, cerrando ese extenso ciclo el año pasado.