Home Sociedad El regreso de la caballería
0

El regreso de la caballería

El regreso de la caballería
0
0

por Heraclio Labandera

El negocio del turf derrama riqueza sobre los sectores menos favorecidos de la sociedad, aseveró el Director General de Casinos, Javier Cha, en la Junta Departamental de Florida, tras conocer la iniciativa de declarar de “interés departamental” a la actividad hípica y al Hipódromo Parque “Irineo Leguisamo”.

En diciembre pasado el viejo Hipódromo -uno de los más antiguos del país- volvió a la órbita municipal, tras 36 años de gestión a cargo del Jockey Club Florida.

En noviembre esta entidad resolvió renunciar al comodato rubricado con la Intendencia Municipal hace más de tres décadas y media, y devolver el coliseo hípico a la actual comuna, bajo cuya gestión se reacondicionó la pista y parte de su estructura.

Ya remozado, la ciudad espera para este sábado 3 de junio -el mismo día en que se celebra la festividad de San Cono- la reapertura del circuito, que se estima dinamizará la economía local del turf.

En 2012, el instituto “Uruguay XXI” elaboró un estudio sobre la economía hípica en el país, donde se estimó que la actividad turfística generaba un producto de US$ 120 millones al año.

El turf no es sólo movimiento de apuestas, que es el menor porcentaje de dinero movilizado, sino que involucra la labor de veterinarios, cuidadores y otros asistentes, sobre quiénes se vuelca parte muy importante de las recaudaciones.

El funcionario reconoció que el turf ha sido visto con prejuicio, pero advirtió un cambio al respecto.

“Hubo que cuantificar la actividad hípica, para apreciar la importancia económica de ésta. Y lo dice alguien que pertenece a una fuerza política de extracción urbana, y con dificultades para entender la importancia de una actividad tradicional del Uruguay”, señaló.

Se estima que el movimiento turfístico en el nuevo escenario generará unos 16.000 puestos de trabajo, la mitad de ellos directos y otros tantos indirectos, todos en la órbita privada.

El renovado centro se ha bautizado “Hipódromo Parque”, porque a las virtudes del circuito hípico, se suma las prestaciones de un complejo con piscina y deportes al aire libre, ubicado al frente del predio.

“Existe un derrame de recursos económicos de sectores elevados, hacia los sectores sociales menos favorecidos. Eso facilita la existencia de procesos de integración social en derredor de la actividad hípica”, indicó.

Por su parte, el coordinador del nuevo emprendimiento, Luis Machín, indicó que entre sus objetivos figura la integración del circuito floridense al Sistema Integrado del Turf, que abarca la actividad a nivel nacional, colocando al “Hipódromo Parque Irineo Leguisamo” en el foco de los espectáculos que se televisan.

Este circuito lleva el nombre de Leguisamo, porque en 1919 el celebrado jockey corrió en esta pista floridense con varios triunfos de destaque.

 

Iniciativa pública

 

La adopción municipal del “Hipódromo Parque Irineo Leguisamo” se hizo con algunos ruidos que no lograron apagar la iniciativa.

La decisión para recobrar el circuito la tomó el Intendente de Florida, Carlos Enciso, sobre finales del año pasado, acompañado de un equipo de asesores jurídicos y notariales de la comuna, a efectos de constatar el estado de las instalaciones.

“Entiendo que la fuente de trabajo que da el caballo de carrera es muy importante. Hay familias enteras que viven acá, gente que se hizo de botija chico acá y han criado a sus familias”, sostuvo.

“La tarea no será fácil porque hay que salir a golpear puertas a todas partes del país. Hay que traer gente que tenga caballos de carreras, que se quiera venirse a radicar. Puede ser la gente del Norte, la gente de Rivera, Salto o Paysandú, que históricamente venían al Sur y de acá saltaban a correr a Las Piedras y Maroñas”, sostuvo.

Machín señaló que espera realizar entre tres o cuatro reuniones de carreras de caballos por año, a partir del próximo año.

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.