Home Sociedad Elecciones departamentales y municipales por Isabel Viana
0

Elecciones departamentales y municipales por Isabel Viana

Elecciones departamentales y municipales por Isabel Viana
0

El domingo 10 de mayo se llevarán a cabo las Elecciones Departamentales y Nacionales en el país.

En cada uno de los 19 departamentos se elegirá un Intendente (que asumirá el Poder Ejecutivo a nivel departamental) y 31 ediles (que integrarán las Juntas Departamentales – Legislativo Departamental).

En cada uno de los 112 municipios se elegirá un Alcalde y cuatro concejales (que integrarán los gobiernos municipales).

En síntesis, se elegirán 19 intendentes departamentales, 589 ediles departamentales, 112 alcaldes municipales y 448 concejales municipales.

Concedemos poca atención y poco tiempo a las elecciones departamentales y municipales. El debate pre-electoral se centra en la figura de los Intendentes.

Las listas de candidatos a los cargos de ediles y las listas de candidatos a concejales se estructuran a nivel de partidos políticos y respondiendo a lógicas políticas, bastante ajenas a la aptitud y preparación de los candidatos para desempeñarse con eficiencia en los cargos para los que son postulados.

Los medios dedicaron espacios importantes durante el mes de enero a los procesos de identificación de los candidatos para ocupar los cargos de Intendente Departamental. Ha sido una verdadera danza de nombres, muchas veces auto-nominados y postulados en función de su pertenencia política. En algunos casos se han señalado las trayectorias de los candidatos en su vida personal, en materia de formación universitaria o de haber pasado por cargos de gestión.  Creo no equivocarme si afirmo que en ningún caso se requirió que los candidatos tuvieran conocimiento o experiencia en materia de gobierno local y sus especificidades.

Una vez más se comete el error de creer que la confianza política es suficiente para asegurar la capacidad de gestionar sistemas extremadamente complejos – el territorio y las ciudades – que son cada vez más importantes en la vida de los estados.

El futuro de la humanidad es cada vez más urbano. En 2007, a nivel global, el número de habitantes en zonas urbanas igualó al de quienes seguían viviendo en áreas rurales.

La concentración de la población en ciudades aumenta rápidamente: se estima que para el 2050 (¡fecha para la que faltan sólo 30 años!) el 30% de la población vivirá en áreas rurales y el 70% en áreas urbanas.  En ningún lugar del mundo las ciudades están preparadas para recibir esos crecientes contingentes de población y brindarles condiciones mínimas de calidad de vida.

Quienes llegan a las ciudades deben encontrar formas de supervivencia, lo que frecuentemente se produce adoptando la vida informal, tanto en materia urbana (ocupando tierras y aún las aceras de las vías de tránsito), como en materia económica, prescindiendo de todo vínculo con la economía formal, o sea no pagando impuestos, colgándose de los servicios públicos, movilizándose a pie, en bicicletas o carritos, reciclando los residuos de la ciudad “formal” y comerciando libremente con los productos de su trabajo.

En Uruguay la informalidad urbana ha crecido un 10% anual acumulativo los últimos 30 años. Los intentos del Estado de “regularizar” la informalidad han cubierto un porcentaje mínimo de la población en esa situación de vida. Y en los últimos años hemos incorporado a quienes viven “en calle”.

La gestión de las ciudades es hoy extremadamente compleja: debe asegurar la presencia de insumos materiales, de energía, de alimentos, de servicios públicos. No admite la improvisación o los “talenteos”: las injusticias y los errores están a la vista, son demasiado caros y en el mundo contemporáneo legan a comprometer la estabilidad política de los estados.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.