Home Editorial EPITAFIO
0

EPITAFIO

EPITAFIO
0

Ayer se murió mi padre.

Y a través de las lágrimas veo muchas cosas que siguen vivas.

Ayer nos dejó mi padre.

Sin aviso previo, en forma tan explosiva como era su carácter.

Ayer entre tanta tristeza, sentí alegría por una muerte digna.

Y por la charla que tuvimos pocas horas antes de su muerte.

Hoy enterramos a mi padre.

Pero florecen los recuerdos y enseñanzas de sus 94 años.

Como olvidar las caminatas dominicales y sus relatos políticos.

Como no recordar la defensa a ultranza del “librito”, así

llamaba a la Constitución, de este demócrata intransigente.

Como desconocer su testarudez asturiana impulsándonos a

estudiar, ya que vivió en carne propia la frustración académica.

Como no tener presente su honestidad a prueba de balas y el

valor de respetar la palabra empeñada contra viento y marea.

Como no evocar las duras discusiones entre este izquierdista

adolescente y el veterano batllista recalcitrante allá en los 70.

Como no acordarse de sus anécdotas, sus calenturas, su

constante curiosidad y su apoyo incondicional a mis locuras.

Como no rememorar su sed de conocer mundo y su enorme

capacidad de leer todo lo impreso que se ponía a su alcance.

Como no valorar el difícil camino de aprender la paternidad

por su cuenta, de este huérfano de padre desde los cinco años.

Fue hombre de un Uruguay de otra época, que con sus luces y

sus sombras, todavía mantiene vigencia en muchas cosas.

Y fue resultado, como todos nosotros, de sus circunstancias.

Tenía siempre muy presente el lema de su abuelo doloreño:

“Barriga llena, corazón contento” y fiel a ello, se devoró la vida.

No me quedan asignaturas pendientes con mi padre, y puedo

decir sin pruritos: “Viejo, estoy orgulloso de ser tu hijo”

Y seguimos con ánimo adelante, porque la vida puede más.

Alfredo García

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.