Home Sociedad “Estamos presos, pero no somos presos”
0

“Estamos presos, pero no somos presos”

“Estamos presos, pero no somos presos”
0

El jueves 7 de Diciembre se realizó en la Unidad Nº 6 la actividad “Punta de Rieles Rinde Cuentas”.

En la jornada se desarrolló una muestra con parte del resultado de los emprendimientos productivos y culturales que se realizan en la cárcel ante autoridades y diversas organizaciones, instituciones y colectivos de educadores que participan en los proyectos que llevan adelante los presos. Por ejemplo representantes de la Universidad de la República, educadores sociales y representantes del Sindicato de la Aguja.

Dentro de los diversos proyectos y actividades que se podían apreciar se encontraba la muestra “Ana Frank, una historia vigente”. Dicha muestra, impulsada por el Centro Ana Frank de Buenos Aires, fue guiada por privados de libertad que recibieron una capacitación que permitía orientar a los visitantes no solo sobre la vida de Ana, sino sobre el contexto de miseria económica en que surgen los discursos racistas que alentarán el holocausto. Sin determinismos, la muestra no es solo un testimonio, sino que sirve como alerta sobre situaciones análogas que de forma larvaria están presentes en nuestros tiempos.

El director de la Unidad Nº 6, Luis Parodi, realizó un breve discurso que se centró en el componente ideológico y político que tiene un espacio como el de Punta de Rieles, que permite la colaboración entre los presos para desarrollar sus propios proyectos a la vez que habilita la discusión, sin perder de vista quien es la autoridad. A la hora de referirse a posibles errores, se dirigió a los privados de libertad para pedir disculpas, puntualizando que sus posibles errores perjudican un proyecto que los tiene a ellos como protagonistas.

Luego de Parodi hicieron uso de la palabra algunos representantes de los colectivos de presos, entre ellos Adrián Baraldo y Martín Amande de la Usina Cultural Matices. Baraldo y Amande suelen afirmar: “Estamos presos, pero no somos presos”. La afirmación gira sobre la posibilidad concreta de pensar con libertad, más allá de que algún error los haya llevado a estar encerrados. Pero sobre todo nos interesa destacar el esfuerzo por no hacerse cargo de una etiqueta que la sociedad intenta colocar de forma permanente, cual pecado bíblico, a alguien que circunstancialmente está preso por alguna situación puntual. La construcción “ontológica” del “delincuente” no surge por la ruptura de una norma sino por un discurso que convierte a quien comete un delito en un condenado de por vida. Y claro, muchas veces el condenado acepta la etiqueta y se hace cargo de ella como un galón. Contra esa cultura de “vamo arriba los chorros” construida a la vez por quienes cometen delitos y por quienes los estigmatizan, el proyecto de la Usina trabaja decididamente.

Baraldo puntualizó que en Punta de Rieles lo particular es el espacio para que puedan juntarse y autoorganizarse. “Es un nada o es un todo. Es ese todo que nos habilita las posibilidades de hacer cosas. Es esa nada con que la prensa amarilla contamina a la sociedad para que piense que nos tienen que prender fuego a todos”. Baraldo también hizo hincapié en la construcción de vínculos con organizaciones de afuera de la cárcel, y en cómo algunos de esos vínculos se fueron terminando ya que: “venían con sus objetivos sin contemplar los nuestros”. El destaque fue para quienes se acercaron: “desde un lugar mas horizontal y voluntariamente, esos fueron los que permanecieron y se fortalecieron porque los objetivos fueron comunes”. Según Baraldo los logros de la Usina, que cuenta con grupos de rock y plena, cuerda de tambores y obras de teatro: “también posibilitaron que otros compañeros pensarán en organizarse y en formar incluso una cooperativa de viviendas, viendo que es posible trabajar todos en la búsqueda de alcanzar hacer visible lo invisible”. Baraldo no olvidó a sus compañeros de ASOCIDE PPL (Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad) que este año han publicado una serie de artículos en Voces sobre su trabajo por los derechos de los privados de libertad.

Por su parte Martín Amande se centró en lo importante de visibilizar: “el trabajo colectivo y la manera en que a medida que nos formamos y educamos  también  nos cuestionamos el por qué estamos donde estamos, y creamos nuestras propias herramientas”. La importancia de lo colectivo es lo central para Amande, quien también cuenta que se están cuestionando el nombre de la Usina Cultural: “ya que en un comienzo  ponerle Usina era para llamar la atención del Ministerio de Educación y Cultura para poder lograr un apoyo económico o por lo menos conseguir instrumentos, sino el nombre sería Colectivo  Matices”.

Punta de Rieles sigue generando insumos que posibilitan pensar en otras formas de tramitar las rupturas de las normas sociales, en particular porque habilita a que los presos estudien, se auto-organicen y como dice Amande, se cuestionen ellos mismos por qué están allí. Ojalá que el modelo que convierte a los presos en una mercancía que genera beneficios, como el impulsado por la nueva cárcel construida mediante PPP, no aplaste esta propuesta.

Leonardo Flamia Periodista, ejerce la crítica teatral en el semanario Voces y la docencia en educación media. Cursa Economía y Filosofía en la UDELAR y Matemáticas en el IPA. Ha realizado cursos y talleres de crítica cinematográfica y teatral con Manuel Martínez Carril, Miguel Lagorio, Guillermo Zapiola, Javier Porta Fouz y Jorge Dubatti. También ha participado en seminarios y conferencias sobre teatro, música y artes visuales coordinados por gente como Hans-Thies Lehmann, Coriún Aharonián, Gabriel Peluffo, Luis Ferreira y Lucía Pittaluga. Entre 1998 y 2005 forma parte del colectivo que gestiona la radio comunitaria Alternativa FM y es colaborador del suplemento Puro Rock del diario La República y de la revista Bonus Track. Entre 2006 y 2010 se desempeña como editor de la revista Guía del Ocio. Desde el 2010 hasta la actualidad es colaborador del semanario Voces. En 2016 y 2017 ha dado participado dando charlas sobre crítica teatral y dramaturgia uruguaya contemporánea en la Especialización en Historia del Arte y Patrimonio realizado en el Instituto Universitario CLAEH.