Home Reflexion Semanal ¿Familia: bastión de la sociedad o modelo caduco?
0

¿Familia: bastión de la sociedad o modelo caduco?

¿Familia: bastión de la sociedad o modelo caduco?
0
0

A raíz de un informe presentado por el sociólogo Gustavo Leal sobre la situación de la familia en nuestro país, El Observador publicó un editorial y el debate sobre el rol de la familia en la actualidad se desató. La disminución de la familia tradicional ha generado grandes cambios en los comportamientos sociales. Desde los años 60 y por la izquierda en particular se visualizó a la familia como un instrumento de reproducción del sistema capitalista y patriarcal. La emancipación de las mujeres y la revolución sexual movieron los cimientos familiares clásicos llegando a la situación actual. ¿Cómo cambió el rol de familia?  ¿Hay un modelo único ideal de familia? ¿La pérdida de valores se debe a la crisis de la familia tradicional? ¿Cuánto pesa la familia en la educación de los niños y jóvenes actualmente? ¿Existe una interrelación entre delincuencia y destrucción de la familia? ¿Se debe apostar a fortalecer a la familia en Uruguay y cómo?

 

Familia(s)​ ​y​ ​agenda​ ​de​ ​derechos

Bernardo Ramazzi

Entre​ ​1907-1911​ ​Uruguay​ ​consagró​ ​el​ ​divorcio​ ​por​ ​“la​ ​sola​ ​voluntad​ ​de​ ​las​ ​partes”​ ​o​ ​como ya​ ​lo​ ​reivindicaban​ ​las​ ​feministas​ ​“por​ ​la​ ​sola​ ​voluntad​ ​de​ ​la​ ​mujer”. Sin​ ​embargo​ ​pasarían​ ​50​ ​largos​ ​años​ ​para​ ​que​ ​estos​ ​avances​ ​sociales​ ​fueran​ ​incorporados como​ ​práctica​ ​más​ ​o​ ​menos​ ​socialmente​ ​aceptada.​ ​Aún​ ​hoy​ ​se​ ​reproduce​ ​en​ ​todas​ ​las generaciones,​ ​el​ ​discurso​ ​normalizador​ ​acerca​ ​de​ ​la​ ​indisolubilidad​ ​del​ ​matrimonio.​ ​No​ ​fue sino​ ​hasta​ ​entrados​ ​los​ ​1960​ ​que​ ​la​ ​normativa​ ​legal​ ​fue​ ​irradiando​ ​sobre​ ​la​ ​sociedad​ ​y​ ​las familias​ ​en​ ​simultáneo​ ​con​ ​enormes​ ​convulsiones​ ​políticas​ ​y​ ​culturales​ ​a​ ​nivel​ ​mundial. En​ ​América​ ​Latina​ ​las​ ​movilizaciones​ ​obreras​ ​y​ ​populares​ ​eran​ ​ahora​ ​acompañadas​ ​de nuevos​ ​sectores​ ​de​ ​clases​ ​y​ ​capas​ ​medias​ ​que​ ​se​ ​incorporaban​ ​a​ ​través​ ​de​ ​movimientos guerrilleros.​ ​En​ ​Europa​ ​el​ ​Mayo​ ​Francés​ ​hacía​ ​explotar​ ​el​ ​malestar​ ​social​ ​con​ ​estudiantes​ ​y obreros​ ​y​ ​lo​ ​mismo​ ​sucedía​ ​en​ ​EEUU​ ​con​ ​multitudinarias​ ​manifestaciones​ ​de​ ​rechazo​ ​a​ ​la guerra​ ​de​ ​Vietnam​ ​y​ ​al​ ​colonialismo​ ​e​ ​invasiones​ ​de​ ​sus​ ​gobiernos​ ​en​ ​el​ ​marco​ ​de​ ​la revolución​ ​sexual​ ​y​ ​cultural​ ​que​ ​empezaba​ ​a​ ​tener​ ​a​ ​algunas​ ​mujeres​ ​como​ ​protagonistas. Angela​ ​Davies,​ ​Janis​ ​Joplin,​ ​las​ ​mujeres​ ​ya​ ​fuera​ ​de​ ​su​ ​rol​ ​tradicional​ ​subordinado comenzaban​ ​a​ ​liderar​ ​reivindicaciones​ ​de​ ​libertad​ ​e​ ​igualdad. Con​ ​o​ ​sin​ ​legislación,​ ​con​ ​más​ ​o​ ​menos​ ​represión​ ​social​ ​y​ ​política,​ ​la​ ​mujer​ ​se​ ​abría​ ​paso​ ​a pesar​ ​y​ ​en​ ​contra​ ​del​ ​régimen​ ​patriarcal. Es​ ​a​ ​partir​ ​de​ ​los​ ​1960​ ​que​ ​la​ ​familia​ ​tradicional,​ ​hetero-normativa​ ​y​ ​con​ ​el​ ​rol​ ​subordinado​ ​y relegado​ ​de​ ​la​ ​mujer,​ ​deja​ ​lugar​ ​a​ ​otros​ ​arreglos​ ​familiares,​ ​familias​ ​monoparentales​ ​o​ ​como debieran​ ​llamarse​ ​en​ ​honor​ ​a​ ​la​ ​realidad,​ ​familias​ ​monomarentales,​ ​familias​ ​de​ ​dos​ ​hombres o​ ​de​ ​dos​ ​mujeres,​ ​incluso​ ​ya​ ​no​ ​son​ ​infrecuentes​ ​las​ ​familias​ ​de​ ​tres​ ​integrantes​ ​de​ ​“la pareja”. Todos​ ​estos​ ​cambios,​ ​transformaciones,​ ​re-definiciones​ ​de​ ​instituciones​ ​sociales “consagradas”​ ​se​ ​produjeron​ ​unas​ ​veces​ ​a​ ​pesar​ ​de​ ​legislaciones​ ​restrictivas​ ​o directamente​ ​prohibitivas,​ ​pero​ ​también,​ ​otras​ ​veces​ ​se​ ​produjeron​ ​varias​ ​décadas​ ​después de​ ​las​ ​legislaciones​ ​habilitantes​ ​que​ ​adelantaban​ ​a​ ​los​ ​cambios​ ​reales. Es​ ​decir​ ​que​ ​no​ ​es​ ​la​ ​“agenda​ ​de​ ​derechos”​ ​la​ ​responsable​ ​ni​ ​única​ ​ni​ ​principal​ ​de​ ​las transformaciones​ ​en​ ​las​ ​culturas​ ​familiares.  Las​ ​más​ ​de​ ​las​ ​veces​ ​las​ ​sociedades​ ​reciben​ ​mayoritariamente​ ​en​ ​forma​ ​“natural”​ ​el aumento​ ​de​ ​sus​ ​derechos,​ ​los​ ​mayores​ ​esfuerzos​ ​por​ ​vivir​ ​cada​ ​vez​ ​con​ ​más​ ​libertad, donde​ ​la​ ​diversidad​ ​de​ ​arreglos,​ ​culturas,​ ​coexisten​ ​con​ ​el​ ​mayor​ ​respeto​ ​y​ ​consideración recíproca.​ ​Las​ ​sociedades​ ​y​ ​sus​ ​diversas​ ​expresiones​ ​lo​ ​único​ ​que​ ​tienen​ ​que​ ​no​ ​tolerar​ ​es la​ ​violencia​ ​en​ ​cualquiera​ ​de​ ​sus​ ​formas,​ ​física,​ ​simbólica,​ ​económica. Muchas​ ​veces​ ​las​ ​élites​ ​intelectuales​ ​y​ ​políticas​ ​progresistas​ ​adelantan​ ​a​ ​sus​ ​sociedades. Otras​ ​veces​ ​son​ ​las​ ​élites​ ​conservadoras​ ​-a​ ​derecha​ ​e​ ​izquierda-​ ​las​ ​que​ ​intentan​ ​por distintos​ ​medios​ ​frenar​ ​o​ ​tan​ ​siquiera​ ​-si​ ​fuera​ ​posible​ ​“por​ ​dio”​ ​dónde​ ​hemos​ ​llegado​ ​que alguien​ ​ponga​ ​freno​ ​a​ ​esto-​ ​morigerar​ ​los​ ​márgenes​ ​de​ ​libertad​ ​y​ ​decisión​ ​de​ ​las​ ​personas​ ​y las​ ​sociedades. En​ ​un​ ​caso​ ​y​ ​el​ ​otro,​ ​la​ ​política,​ ​las​ ​relaciones​ ​entre​ ​política​ ​y​ ​cultura,​ ​son​ ​un​ ​elemento constante​ ​y​ ​el​ ​papel​ ​de​ ​los​ ​actores​ ​políticos​ ​y​ ​sociales​ ​sigue​ ​siendo​ ​el​ ​decisivo.​ ​Para avanzar,​ ​para​ ​frenar​ ​los​ ​avances,​ ​incluso​ ​para​ ​retroceder,​ ​como​ ​se​ ​está​ ​confirmando​ ​por estos​ ​días​ ​en​ ​el​ ​Brasil​ ​de​ ​Temer. Atacar​ ​la​ ​“agenda​ ​de​ ​derechos”​ ​-venga​ ​de​ ​donde​ ​venga-​ ​es​ ​profundamente​ ​conservador.

Lo​ ​anterior​ ​no​ ​será​ ​tampoco​ ​salvoconducto​ ​para​ ​atacar​ ​a​ ​los​ ​conservadores​ ​-de​ ​derecha​ ​e izquierda-.​ ​Respeto,​ ​tolerancia,​ ​empatía​ ​con​ ​el​ ​que​ ​piensa​ ​distinto,​ ​es​ ​parte​ ​de​ ​los​ ​deberes de​ ​la​ ​libertad​ ​y​ ​los​ ​derechos.​ ​No​ ​hay​ ​derechos​ ​-ni​ ​los​ ​actuales​ ​ni​ ​los​ ​por​ ​venir-​ ​sin​ ​deberes asociados.​ ​Las​ ​#3D,​ ​Democracia,​ ​Derechos,​ ​Deberes,​ ​son​ ​indisociables. La​ ​agenda​ ​de​ ​derechos,​ ​que​ ​hay​ ​que​ ​defender​ ​y​ ​profundizar,​ ​incluye​ ​el​ ​respeto​ ​al​ ​que​ ​no​ ​la comparte.​ ​La​ ​agenda​ ​de​ ​derechos​ ​será​ ​tanto​ ​más​ ​legítima​ ​y​ ​respetada​ ​y​ ​defendida,​ ​cuanto más​ ​incluya​ ​la​ ​consideración​ ​respetuosa​ ​de​ ​aquellas​ ​personas​ ​que​ ​no​ ​la​ ​compartan,​ ​incluso que​ ​la​ ​critiquen​ ​o​ ​ataquen​ ​legítimamente.​ ​Allí​ ​en​ ​el​ ​respeto​ ​radicará​ ​su​ ​fortaleza.

TODO ES FAMILIAR

Fernando Pioli

Imponerle al universo un orden que nos proporcione un sentido para nuestra existencia no es una tarea simple y se requiere un esfuerzo imaginativo e intelectual. Lo que conocemos como realidad no es más que la consecuencia de este esfuerzo.

Si seguimos a Cornelius Castoriadis y su noción de que cada sociedad se da a sí misma sus símbolos, su noción de sí misma como una especie de espejo en el que quiere reflejarse, la familia es entonces una parte central del cuadro al que me estoy refiriendo.

Existe una concepción de la familia en virtud de la cual el factor determinante de su constitución está dado por los lazos de sangre, siendo la consecuencia obvia de la misma, en tanto institución, la procreación. Entender la familia como el barniz simbólico que recubre la constitución de la continuidad biológica y genética que determinan la descendencia ha cumplido una labor práctica. Lo simbólico se corresponde con un mecanismo complejo de dominar la realidad a través de la biología, la superación de la muerte a través de la continuidad de la vida. ¿Acaso no es esto lo que finalmente toda institución social busca a través de un camino corto o largo, más evidente o más difícil de descifrar?

El punto es que esta concepción de familia ha perdido su fundamento en las sociedades actuales. La procreación no es una necesidad que forme parte del discurso dominante en la convivencia contemporánea, ya no hay mérito social en tener muchos hijos y apenas lo hay en tener alguno. El concepto creciente de familia apunta más a la creación de proyectos vitales comunes sin importar mayormente los detalles referidos a la procreación.

Este corrimiento de aquello que identificamos como familia, partiendo desde el esquema básico padre-madre-hijos hacia formas nuevas de institución familiar genera roces y dolores que son consecuencia de las distintas velocidades para adaptarse a los cambios. Existen personas e instituciones completas que no ven el proceso de cambio con claridad y tienden a caer en la frase vacía de la “pérdida de valores”. Los valores no se pierden, evolucionan.
Asistimos a una época en la que la familia tal como la conocíamos hasta el siglo XX está desapareciendo. Sin embargo no asistimos a la desaparición de la familia, asistimos a una nueva forma instituyente de la misma.

No obstante esto, si el término familia parece tener desde el punto de vista etimológico una vinculación con la alimentación, en tanto el significado primitivo hace referencia a los que se alimentan del mismo origen, quizá no nos hayamos distanciado tanto.

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.