Home Literatura “Galemire no ha tenido el lugar que sin dudas merece”

“Galemire no ha tenido el lugar que sin dudas merece”

“Galemire no ha tenido el lugar que sin dudas merece”
0

El músico y periodista cultural presentó recientemente el libro “Galemire. Su música y su tiempo” que reconstruye el recorrido vital y artístico del músico. Rivero contó a Voces cómo fue el proceso de dar vida a este trabajo.

La vida de Jorge Galemire, uno de nuestros mayores músicos, es también la vida de toda una generación de grandes creadores. En este libro, escrito con rigor de periodista y amor de íntimo amigo, Eduardo Rivero, compañero de ruta de Galemire desde los años liceales, analiza vida y obra de este excepcional músico y cada proyecto en los que participó.

Asimismo, recorre su discografía solista que incluye clásicos de la talla de “Presentación”, “Segundos afuera” y “Ferrocarriles”. Fallecido en 2015, Galemire revive en estas páginas con su talento de guitarrista, arreglador, compositor y cantante, su humor, sus claroscuros y su inestimable aporte a la música popular uruguaya. El libro incluye reveladoras entrevistas a Jaime Roos, Fernando Cabrera y Mauricio Ubal, entre otros músicos estrechamente vinculados a Galemire.

Eduardo Rivero nació en Montevideo en 1952 y ha dedicado su vida a la música y la comunicación. Se formó en guitarra clásica y como músico comenzó en 1967 en dúo con Galemire. A lo largo de las décadas ha compartido escenarios y estudios de grabación con músicos de la talla de Jaime RoosMauricio UbalFernando Cabrera, Eduardo Darnauchans y Jorge Galemire entre muchos otros.

En 1976 y 1993 integró el trascendente y exitoso espectáculo “Nosotros Tres” junto a Galemire y Darnauchans. Recientemente participó en el espectáculo “Entre tanos y gallegos” junto a Washington Carrasco y Cristina Fernández.

Editó dos CD solistas, además de un CD de tangos con el Locas Cuerdas Trío que presentó en el Mundial de Buenos Aires y un CD de música napolitana. Tiene una larga carrera en medios de difusión, fundamentalmente en radio como conductor de programas y experto en Los Beatles. Desde hace una década es crítico musical en el semanario Brecha. Ha sido docente de periodismo y comunicación en la Universidad ORT y el Instituto BIOS. Es autor de los Libros “Los Beatles en Uruguay”, “Memorias en mí” y “Beatlemaníacos”.

¿Como surgió la idea de hacer el libro?

La idea del libro nació de una charla con mi amigo Angel Atienza, de Perro Andaluz Ediciones, que sentía que era necesario un libro sobre Galemire a la luz de su gravitación innegable en la música uruguaya. Luego de esa charla vino una charla con el propio Galemire, a quien le conté la idea y estuvo de acuerdo con que fuera yo el encargado de realizarla en mi doble condición de periodista musical y de amigo íntimo desde 1967 cuando nos conocimos con Jorge en el Liceo Dámaso Larrañaga.

¿Qué objetivos te planteaste al hacerlo?

La muerte de Jorge en 2015, a poco de iniciado el proyecto, no cambió el objetivo esencial que era hacerle justicia a su obra impresionante, como autor, arreglador, guitarrista y cantante. Muy conocida por los músicos pero poco difundida entre el llamado «gran público». Creo que el libro, que finalmente es una suerte de «ladrillo» de 450 páginas, cumple con ese objetivo.

¿Que ventajas y desventajas te dio ser amigo de Galemire?

Me dio la ventaja de conocer al protagonista de mi obra como pocos biógrafos pueden conocer al eje central de su libro. Eso es innegablemente positivo. Lo único negativo diría que es el constante dolor y la melancolía por su pérdida, que estuvo sobrevolando todo el tiempo a lo largo de los tres años que llevó la investigación meticulosa y la escritura del texto.

¿Con qué “novedades” te encontraste en el trabajo de hacer el libro?

En cuanto a «novedades», me dio la posibilidad de bucear en detalle en la única «ventana» de desconocimiento que yo tenía respecto a su vida que fueron los catorce años que Jorge pasó en España. Algunos testigos privilegiados de ese período, como mi amigo Fernando Ulivi, quien lo visitó en su apartamento en Madrid, me esclarecieron bastante al respecto. También el ver por primera vez un montón de fotos que me llegaron por las vías más diversas. En tal sentido Jaime Roos, por ejemplo, me acercó algunas imágenes inéditas de gran valor documental.

El proceso del libro te encontró con el fallecimiento de él, ¿cómo fue la “reconstrucción” posterior?

La muerte de Jorge no influyó en mi memoria de hasta el mínimo detalle de una amistad de 48 años de duración donde fui testigo de todo lo que hizo como músico aquí en Uruguay. De todas formas, si bien apelé a decenas de reportajes buscando la propia palabra de Jorge, me hubiese gustado charlar con él más en detalle sobre determinados eventos de su carrera. La reconstrucción de su vida y obra arrancó con un enorme papel como de un metro por un metro que coloqué sobre una mesa para trazar una línea de tiempo y así ordenar mis recuerdos, que eran muy claros pero necesitaban ser ordenados cronológicamente.

A propósito de eso, ¿qué lugar le das a su música en el espectro de la música popular uruguaya?

Galemire no ha tenido el lugar que sin dudas merece. Por diversas razones, entre las que están sus demonios personales que jamás lo dejaron en paz. No creo que deba achacarse ese hecho al mercado, por ejemplo, que sí ha hecho célebre a ciertos colegas suyos, quienes, dicho sea de paso, lo admiran y lo reconocen como un maestro. Mi ilusión es que se difunda que existe un libro de gran porte sobre él y que eso lleve a que mucha gente se interese, por ejemplo, por escuchar su discografía solista que es magistral, con álbumes grandiosos como «Segundos afuera» o «Ferrocarriles», y así sepan que también fue arreglador del «Sansueña» de Darnauchans o integrante de las bandas de Jaime Roos, Dino o Fernando Cabrera, además de fundador de «Los que iban cantando» o integrante de «Canciones para no dormir la siesta».

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js