Home Literatura Juan de Andrés, la inventiva que no cesa por Nelson Di Maggio
0

Juan de Andrés, la inventiva que no cesa por Nelson Di Maggio

Juan de Andrés, la inventiva que no cesa por Nelson Di Maggio
0

Las últimas décadas se deslizan a un ritmo renovador acelerado. Los artistas visuales no son ajenos a esos cambios; muy productivos, exhiben, por un lado, con sistemática regularidad trabajos que acompasan las diversas corrientes y por otro, prefieren sostener una línea de firme coherencia en renovada y profundizada investigación.

Juan de Andrés (Arévalo, Cerro Largo, 1941), pintor y escultor de reconocido prestigio, asumió el legado constructivista torresgarciano y madista. Vivió una treintena de años en Barcelona. Vinculado al ambiente contemporáneo local, ejerció la docencia y regresó definitivamente a Uruguay en 2011. Aunque no realizó frecuentes muestras individuales —solo cuatro en la última década—, se caracteriza por la opción estética definida dentro de la geometría sensible. Realizó murales y esculturas al aire libre, de grandes dimensiones, en varias ciudades de su país de origen y en el de adopción, que enriquecen el paisaje urbanístico y documentan su prolífica actividad.

Principio de horizonte, obras de 2018-19, inaugurada en las dos salas temporarias del Museo Gurvich, sorprendió por su inusitada epifanía. Lejos quedaron los referentes posibles que lo antecedieron, admitidos por el propio artista, aunque sin dejar de hacer una guiñada ocasional hacia ellos, y disimular su tradicional virtuosismo de artesano en una sabia incorporación de materiales distintos seleccionados, elaborados y conducidos con extrema meticulosidad y refinamiento que atrapa la mirada del observador más distraído por la frescura natural que emerge de las horizontales composiciones, formato que empleó otras veces, aunque sin la deliberada intención actual. Las dimensiones son medianas y pequeñas, aisladas o agrupadas en curiosa y formidable síntesis de escultura y pintura, de lo pleno y lo vacío, lo liso y lo hueco, lo continuo y discontinuo, en deliciosa escala de suave cromatismo de ocres dominantes interrumpida, en algunas piezas, por un rojo vibrante o un negro intenso, para establecer acercamientos y lejanías donde la tela de lino en sutilísimo tratamiento compite con la zona pintada o la madera natural. De esa riquísima variedad de imágenes, De Andrés convoca un clima de inmensa serenidad, de tranquila contemplación al sacudir las ascéticas, frías estructuras geométricas con recursos de contagiante y expansiva calidad comunicativa. Cercano a cumplir ochenta años, a Juan de Andrés no le tiembla el pulso en una estética donde la mínima irregularidad conduce al inevitable desastre visual. Con paciencia benedictina logró atrapar toda una experiencia de vida y hacer de Principio de horizonte una enorme, majestuosa hermosura.

Uno de los grandes acontecimientos del año, absolutamente imprescindible ver. Hasta noviembre 20.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.