Home Contravoces La heralda de la primavera
0

La heralda de la primavera

La heralda de la primavera
0

En algún sitio, hacia el oeste de Montevideo, hay un templo secreto. Construido a la manera griega, simula ser nada más que un detalle decorativo en la fachada de uno de los caserones que abundan por aquella zona.

Bajo el frontón (su geometría es símbolo del impulso ascendente, imagen del origen) habita la mensajera de la estación florida. A pesar de que el resto del año su rostro permanece gris e inmutable, cada setiembre, en el segundo preciso en que la Tierra da el giro que produce el equinoccio de primavera en el hemisferio sur, de sus ojos brota un destello en el cual brillan los siete colores del espectro luminoso; simultáneamente, antes de que este resplandor se extinga, por un instante, recupera la sonrisa, mientras su guirnalda de flores y su estola vegetal reverdecen y vuelven a lucir su natural policromía.

Tras el portento, todo parece volver a la normalidad. Empero, algo ha cambiado. En el aire queda flotando un perfume que, sutil, comienza a expandirse. Sus efectos sobrenaturales no tardan en hacerse sentir. Primero, en los sitios más cercanos: en el Prado, en el Jardín Botánico, en el Parque Capurro, de pronto, árboles y plantas se cuajan de brotes; en el Rosedal, los pimpollos hacen eclosión… Y poco después lo mismo habrá sucedido en el resto de la ciudad.

Porque ha sido dado el anuncio de que un nuevo ciclo del eterno retorno vuelve a iniciarse.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas: