Home Literatura La peste que recorre el mundo por Nelson Di Maggio
0

La peste que recorre el mundo por Nelson Di Maggio

La peste que recorre el mundo por Nelson Di Maggio
0

Todo cambió en el planeta Tierra. Las excelencias en las comunicaciones permiten estar al día con lo que sucede enseguida con números, datos y recomendaciones. Y del contagio sorprendentemente rápido. La cultura también se derrumbó. A igual que otros países, Uruguay cerró todos los museos hasta el 12 de abril. Por el momento. Habrá que esperar la evolución.

Parecería una ironía del momento recomendar una exposición que no se puede visitar. No obstante, los asistentes a la inauguración y al siguiente día se encontraron con una artista singular y de primer orden, una de esas estrellas ocultas que se descubren mucho tiempo después. Es Marta Morandi (1936-2004), opacada con su tácito consentimiento por el pintor Héctor Goitiño, dedicada casi exclusivamente a la enseñanza incluso en el propio Instituto de Profesores Artigas donde se formó, viajes regionales y la ávida lectura de revistas de arte publicadas en Buenos Aires.

La reflexión sobre el espacio y el tiempo son los principales elementos de las propuestas estéticas dominantes desde siempre en las artes visuales, acentuadas por las vanguardias del siglo xx. El espacio como ámbito en el que se desarrolla la visión de la obra, espacio entendido, de alguna manera, como conciencia ideológica de carácter no neutral de la obra en su vinculación con el entorno y el tiempo no deja de ser una condición añadida, paralela. El diálogo constante con el pasado histórico o con la cercanía temporal es frecuente, si bien el resultado obedece a planteos claramente innovadores y renovadores.

La muestra inaugurada en el Museo Gurvich está cuidadosamente pensada y organizada. Establecer con sentido cronológico y comparativo entre su principal maestro y la selección de los diferentes períodos de la artista es ejemplar. En el piso 5, dibujos y pinturas de José Gurvich ponen, de manera clara y distinta, su obra y las enseñanzas para luego seguir en el piso 4 el lento alejamiento del constructivismo y del tonalismo torresgarciano, la fuerte inclinación política en la pintura y el uso del collage con una técnica dominada e impecable. Un proceso pictórico complejo, revelador de una personalidad firme en sus convicciones y audaz sentido crítico como el cuestionamiento a la enseñanza de los talleres donde estudió; algunos fragmentos de su escritura se pueden leer en los pocos publicados en los dos últimos catálogos (2017, 2020) de sus presentaciones personales. Deberían publicarse para profundizar en la avara investigación sobre su vida.

Lo extraordinario y original son sus cajas constructivas de los años noventa. Está al nivel de las cajas de Washington Barcala, aunque en vez de indagar con la grandeza que lo caracteriza en su autobiografía, Marta Morandi cita a Malévich y a Kurt Schwitters, como si hubiera visitado el museo de Hannover, Alemania. Emplea el cartón corrugado de ascendencia torresgarciana, es cierto, pero también de los constructivistas rusos y la incorporación de variedad de metales y números, llaves y otros elementos metálicos dispuestos con precisión y refinamiento que producen un poderoso atractivo de gran envergadura poética.

Como el ánimo de quien escribe no está en sus mejores condiciones por la grave situación del mundo, quedará para una segunda edición desarrollar el comentario actual sobre una de las mejores exposiciones del año.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.