Home Sociedad Las mascotas y el hombre  por Hugo Estavillo
0

Las mascotas y el hombre  por Hugo Estavillo

Las mascotas y el hombre  por Hugo Estavillo
0
0

Hace más de 10.000 años que las mascotas acompañan al hombre, hay evidencia que hacia el año 12.000 A.C. en la ciudad bíblica de Jericó en Palestina ya tenían sus mascotas. Esta relación ha evolucionado con el tiempo y en la actualidad los lazos afectivos, en la mayoría de los casos son muy fuerte.

Pero como en todo aspecto de la vida, hay una diversidad de conceptos de mascotas para las personas. Vamos desde el que lo trata como un miembro de la familia, hasta quién lo considera una propiedad. Por supuesto que el trato es bastante diferente, desde cariño hasta “esclavitud”. También tenemos personas bondadosas, que tienen albergues, que recogen mascotas abandonados y les dan cuidado y alimentación, muchas veces solo con sus recursos.

Entonces, podemos considerar que las mascotas forman parte de la sociedad en ciudades y campo, con sus necesidades y responsabilidades. Pero ¿podemos pedir a una mascota que sea responsable? Evidentemente que no, quien debe ser responsable de su mascota es la persona con quién vive. Por lo tanto, se debe tener claro quién es responsable de cada mascota.

Entonces, cuando la mascota provoca un daño a una persona o al medio ambiente, se debe establecer bajo qué circunstancias se dio el hecho y quién es el responsable. Por ejemplo, accidentes de tránsito, mordidas, hurgar en basureros, desparramar materia fecal en lugares públicos, matanza de ovejas, son algunos de los posibles daños.

Por otro lado, están las necesidades de las mascotas, que podemos definirlas básicamente con el concepto de las 5 libertades que debe tener cualquier animal:

✓ Libre de hambre y sed ✓ Libre de incomodidad ✓ Libre de dolor, lesiones y enfermedad ✓ Libre de miedo y estrés ✓ Libre de expresar su comportamiento normal de su especie

Las primeras cuatro son bastante claras, pero en la quinta debemos acordarnos de que las mascotas hace más de 10.000 años que conviven con el humano, por lo tanto, el comportamiento de un perro “mascota” es totalmente diferente al de un perro salvaje o la de su antecesor, el lobo.

Como ejemplo, he visto perros que no les gusta salir si llueve, otros que les encanta dormir en sillones y camas y todos se sienten felices con las caricias y los mimos como si fueran unos niños.

Por otro lado, son muchos los casos de la utilización de animales en algunas enfermedades o discapacidades de las personas. Es así como, caballos, perros y delfines forman parte en disminuir el sufrimiento fisco y mental.

Cuando uno observa, por ejemplo, que un caballo disfruta de su “trabajo” en estos casos, pero siempre reclaman su premio, una zanahoria entregada por la persona agradecida, es evidente la existencia de fuertes lazos afectivos.

Hasta ahora hemos hablado de la parte linda de la historia, pero también hay una parte fea.

✓ Maltrato, incumpliendo con las 5 libertades mencionadas, provocada muchas veces sin intención, como es el caso de algunos albergues que, con el afán de sacar a los perros de la calle, los hace vivir en condiciones adversas. ✓ Crecimiento constante de la población de perros vagabundos, ya sea por su reproducción, así como con los cachorros que mucha gente deja abandonados en la calle o en el campo y los perros que, teniendo dueño, son dejados sueltos durante todo el día y recién los llevan a su casa al final de la jornada.

Entonces, ¿qué debemos hacer para mejorar la convivencia hombre-perro?

✓ Disminuir la población de perros vagabundos ✓ Controlar la responsabilidad ante daños provocados a terceros. ✓ Controlar que los perros sean tratados cumpliendo con las 5 libertades mencionadas ✓ Gestionar la salud de los perros, por su bien y porque muchas enfermedades son zoonosis (se transmiten de los animales hacia el humano) ✓ Evitar que la materia fecal quede desparramada en lugares públicos

Los pasos lógicos para lograr estos objetivos son:

  1. Formar un equipo multidisciplinario de especialistas. 2. Educación de los responsables de las mascotas y de las mascotas mismas 3. Educación y capacitación de las autoridades correspondientes. 4. Establecer un sistema de control, colaboración y sanción de las responsabilidades en cada caso. 5. Reglamentar el funcionamiento de los albergues, criaderos y toda concentración de perros 6. Desarrollar un censo animal completo. 7. Desarrollar un plan eficaz y eficiente de control de la población de perros vagabundos.

El equipo multidisciplinario se debe formar con especialistas en las diversas áreas de acción:

  1. Médico Veterinario II. Sociólogo III. Médico de humanos IV. Especialista en censos V. Docente

 

En el caso del Veterinario, se da el caso de que, es la única profesión que aporta conocimientos y experiencia en la mayoría de los aspectos relacionados a las mascotas y puede visualizar el tema desde un punto de vista holístico (analiza los eventos desde el punto de vista de las múltiples interacciones que los caracterizan)

 

“Hasta que uno no ha amado un animal, una parte del alma sigue sin despertar” Anatole France.

 

 

 

Semanario Voces

Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.