Home Contravoces Las mentiras y los mentirosos por Ignacio Martinez
0

Las mentiras y los mentirosos por Ignacio Martinez

Las mentiras y los mentirosos por Ignacio Martinez
0

La primera película fue la de El país destruido. Dijeron que nunca estuvimos peor que ahora, que toda la economía estaba en decadencia y que este era el peor Uruguay en el que ya no podíamos vivir más. Funcionó. Ganaron. No solamente muchísima gente lo creyó, sino que el Frente Amplio como fuerza política, no supo mostrar la realidad y dar un debate franco, abierto, documentado y preciso sobre los avances que hemos tenido en estos 15 años, asumiendo, sí, los errores cometidos, pero mostrando la prosperidad del verdadero país y lo más importante: procurando que nosotros, como pueblo organizado, nos hiciéramos cargo de esos avances, los asumiéramos como propios y despertáramos en nosotros el sentido de pertenencia. Uruguay somos el pueblo.

Hubiese sido muy importante proyectar el informe dado por Tabaré en marzo de 2019, en el Antel Arena, y convertirlo en la consigna clave de que votar a la derecha es volver atrás.

No hicimos hincapié en el Plan Ceibal, en el FONASA, en los Consejos de Salario, en los Planes de Emergencia del MIDES, en la reducción drástica de la mortandad infantil, de la mortandad por abortos ilegales, la indigencia y la pobreza. No jerarquizamos los reconocimientos internacionales y la estabilidad económica. No hablamos prácticamente nada del Sistema de Cuidados, de los avances asistenciales, los avances legislativos para los trabajadores o los 250.000 niños que se alimentan gratis a diario o el boleto estudiantil gratuito para miles de estudiantes, entre otros logros.

No desenmascaramos las mentiras de Novick, de Mieres, de Manini, del propio Lacalle Pou que ahora dice, como una burla, que “Uruguay es el mejor país del mundo” (America Business Forum, Punta del Este, 7 de febrero 2020).

Ahora preparan la segunda película El país heredado. Aunque les cuesta disfrazar la realidad, ya están insinuando que las cifras recibidas no son tales, que reciben información que achica números y que el país está en mucho peores condiciones que el Frente Amplio dijo que dejaba.

La Ley de Urgente Consideración viene a rematar la tercera película que bien podría llamarse El Imperio contraataca o Lo que el viento se quiere llevar, esta vez como un documental preciso de lo que el gobierno multi grisáceo va a impulsar.

La esencia de los 457 artículos es privatizar al máximo los bienes públicos empezando por ANCAP y debilitando a ANTEL. Impulsan luz verde a los canales privados de televisión para manejar aún más las comunicaciones.

En la Educación crean direcciones unipersonales y toda su mentalidad está dirigida al fortalecimiento de la educación privada con el trasfondo de la modificación de los contenidos para ponerla al servicio del mercado y los empresarios.

También se procura el debilitamiento de la Salud pública y los derechos de los trabajadores. Se busca beneficiar al sector empresarial para que encubra sus finanzas, sus ganancias y sus pagos fuera de la Ley de Inclusión Financiera que, precisamente, regulariza los pagos por medios electrónicos, permitiendo el acceso a servicios bancarios a toda la población y, en consecuencia, formalizando así la economía del país.

¿Qué debemos hacer? La tarea central hoy es la defensa firme y clara de todos los beneficios logrados para las grandes mayorías nacionales. Debemos informarnos e informar. Debemos argumentar y convencer. Debemos organizarnos y movilizarnos. Sin echar culpas, sino asumiendo responsabilidades autocríticas y bregando por ser más unidos y mejores, con el Programa siempre como razón y objetivo central.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.