Home Literatura Lectura en tiempos modernos

Lectura en tiempos modernos

Lectura en tiempos modernos
0
0

Pamela Stupia es una periodista argentina. Ha escrito y escribe sobre tecnología. A partir de un blog y un canal de Youtbe que empezó como un hobby se hizo muy popular entre los más jóvenes. Comenzó a publicar una exitosa zaga de libros  (“14/7”, con Editorial Planeta) que va por el camino de los relatos juveniles y de fantasía. En entrevista con Voces cuenta cómo se dio el proceso que la transformó en referente de miles de adolescentes a ambos lados del Río de la Plata.

 

Nació en la ciudad de Buenos Aires el 15 de septiembre de 1983. Estudió periodismo y trabajó en medios gráficos y digitales, casi siempre orientados a la tecnología. Los últimos años decidió darle un vuelco a su experiencia y creó un blog de moda y belleza: Fashion Diaries. Hoy, además de este blog, cuenta con un canal de YouTube donde sube videos de moda, belleza y estilos de vida, mientras en redes sociales como Instagram comparte looks e ideas diarias.

Así conquistó a miles de seguidores que la transformaron en referente. Sobre todo a partir de la realización de videos que le generaron una interacción instantánea con los jóvenes. Acaba de publicar el libro “División de alternos”, un nuevo ejemplar de la serie “14/7”. Antes fue “El Descubrimiento” y “Fusión de ejes”. “División…” se presenta así: “Cinco años después de la fusión de ejes, Cielo, Mara, Guillermina, Bianca y Agustín reciben un misterioso mensaje por parte de la sede central de ODA: el Frente Alterno busca una gema ancestral que podría permitirles terminar con los Alternos que no se sumen a su régimen. En un viaje intenso por diferentes ciudades del mundo, los chicos deberán encontrar la manera de detenerlos pero en el intento descubrirán una nueva amenaza”.

A mediados de 2017 14/7 El descubrimiento se transformó en un gran éxito editorial. Fue de los más vendidos en literatura juvenil. El día de su presentación firmó más de 700 ejemplares.

En una nota dijiste que no te gusta que te definan como youtuber

En realidad no me gusta mucho lo que la gente ve detrás de esa expresión. El término youtuber capaz se desvirtuó. A veces se usa como despectivamente, porque además dentro del mundo de los youtubers hay gente que genera contenido muy diverso.  A veces no se separa mucho eso y se muestra algunos lados y no todos. Siempre prefiero que me digan escritora, o periodista o blogger antes que youtuber. Igualmente no me molesta porque también es lo que hago.

¿Cómo te iniciaste en el periodismo?

Me decidí a estudiar periodismo desde muy chiquita. Ahora tengo 34 años pero ya con ocho o nueve quería hacerlo. Me gustaba mucho leer y también escribir, y jugaba a que tenía una radio. Me grababa incluso. Desde que tengo memoria recuerdo que quería hacer eso. Ni bien terminé la escuela estudié periodismo. Tarde un poco en conseguir trabajo, porque no sé acá pero en Buenos Aires es difícil. Lo primero que hice fue trabajar en una web de tecnología donde estuve varios años. También trabajé – y eso lo sigo haciendo – como freelance para distintos medios y revistas. Siempre caía en la tecnología.

¿Lo de tecnología lo elegiste tú?

No, se dio la oportunidad. Luego me fui armando experiencia en eso. En un principio me gustaba el periodismo deportivo pero decidí estudiar periodismo “en general” por las dudas. Sobre todo para tener más posibilidades. Pero me gustaba todo, pero también pasa que cuando estás mucho tiempo con lo mismo tenés ganas de probar otra cosa. Por eso fue que decidí abrir el blog. Para escribir sobre moda y belleza, opuesto a lo que yo hacía de tecnología, y para cambiar un poco. Y así empecé.

¿Cómo te empezaron a ver tus lectores desde ese momento?

Pasó que como eran dos mundos tan distintos, no era el mismo público. No se conectaban uno con el otro. No se veían las dos facetas.

¿Y cómo este nuevo mundo le fue ganando terreno al otro?

Fue por el lado de que me gusta más y se generó otra cosa. Tal vez antes yo escribía una nota pero no tenía interacción con el público, con los lectores. Cosa que el blog y las redes sociales sí te permiten. Interactuás mucho más. Esa es la razón por la que ahora esto sea más fuerte que lo otro.

¿En qué momento sentiste que había como un reconocimiento mayor a lo que hacías?

No sé si me di cuenta. Creo que no. Lo empecé como un hobby y la gente me empezó a comentar en Instagram. Luego cuando sumé el canal de Youtube sí empezó a interactuar más la gente. Me pasó que alguien me pidió una foto en la calle y eso me parecía una locura, por ejemplo. Era algo que no esperaba porque lo empecé más que nada para entretenerme yo. Hoy en día sigo haciendo las dos cosas. Le dedico tiempo a las dos cosas, o lo divido cuando tengo que escribir un libro.

¿Qué cambio en tu rutina?

No cambió mucho. Pasa eso de que de pronto alguien me pide una foto. Lo que me cambió es que antes no había publicado un libro, o no sabía editar un video. Pero ahora sí. Lo demás sigue igual.

¿Cómo es el proceso de hacer los videos?

Los contenidos los defino de acuerdo a lo que quiero mostrar o en función de lo que la gente me pide. Hago un mix de eso y lo voy organizando. Por lo general ya sé lo que voy a hacer la semana siguiente para ver qué voy a filmar. No me hago guión, me siento y los grabo directamente. Los que más me gusta hacer son dos: los que muestro cosas que me compré – que normalmente son de moda o belleza – y los favoritos del mes, donde muestro las cosas que más me gustaron en el mes. Y eso incluye adema de moda y belleza, música, libros, películas, canciones, una galletita que probé, etc.  Ahí abarco más temas, la gente lo espera y por lo general lo hago todos los meses.

¿Lo empezaste a vivir como una responsabilidad a la hora de abordar algunos temas?

Mi contenido por lo general es muy tranquilo y nunca está en alguna polémica. No me salgo de los temas que abordo. Y por lo general la gente no espera que hable de otras cosas.

También has realizado algunos videos para algunas marcas…

Hago cosas con algunas marcas pero lo aclaro siempre. Maquillaje, por ejemplo. Con Maybilline. Me envían sus productos, los pruebo y luego le cuento a la gente qué tal. Nunca me ha pasado que un producto no me gustara. A la gente les cuento que es un arreglo con ellos. Y pasa que le gente me empieza a preguntar “¿sabés si va a salir tal labia?” (Risas). Pero también pasa que de pronto me compro algo yo y lo muestro. Con los libros pasa algo similar, los leo y comento.

temas: