Home Reflexion Semanal ¿Looby mata norma? 

¿Looby mata norma? 

¿Looby mata norma? 
0
0

Dios los cría, el viento los amontona por Melisa Freiría

“Tengo todo el derecho a sentir asco“, “Sos salida del medioevo nena, estudiá”, “Traten de aprender”, “Se nota que estás presa de un pensamiento anticientífico”, “La realidad es objetiva”. Algunas frases que disparan a menudo Agustín Laje y Nicolás Márquez, en este caso en un colegio de Neuquén, donde uno de los estudiantes relataba en twitter @giulilu12: “me dijo que me faltaban cromosomas y que me ponga a estudiar porque era una nena, siendo que él hoy en mi colegio vino y dijo que los travestis se disfrazaban, que el aborto con percha es propaganda para los medios y que los transexuales tenían retraso mental.”

Llaman al aborto “genocidio infantil masivo”, denigran a la mujer en la lucha por sus derechos, refuerzan una cultura que promueve y tolera la violencia de género y la homofobia. Faltan el respeto a sus interlocutores en cada charla a la que van, y su discurso está plagado de violencia. Estos dos seres participarán en el “II Congreso Sudamericano por la vida y la familia” a realizarse en noviembre en nuestro país.

El Ministerio de Turismo, en la aplicación de un protocolo preestablecido, declaró de interés turístico dicho congreso. Mediante este protocolo se busca evaluar los beneficios al turismo de este tipo de eventos que traen personalidades del exterior. Luego de que por parte de la sociedad civil se manifestara el rechazo natural que genera el discurso de estas personas, tanto Laje como Márquez, Gerardo Amarilla, y Álvaro Dastugue, el Ministerio dio marcha atrás.

Creo que implica un acto de madurez haber priorizado las luchas sociales de nuestro país por sobre el “interés turístico” supuestamente establecido en el protocolo. Pesó más la coherencia con la visión política de equidad y no discriminación que tenemos en Uruguay, en todos los partidos políticos.

Desde el punto de vista legal, tenemos una ley integral de violencia basada en género que establece que “el Estado es responsable de prevenir, investigar y sancionar la violencia basada en género”, ley que violan sistemáticamente varios de los oradores de este congreso. Si tenemos leyes acostumbrémonos a aplicarlas cuando correspondan. Por esto es que no creo que estemos frente a una censura por parte del Estado (de hecho el evento se va a realizar), sino que estamos en presencia de un pensamiento fomentado por estos actores que va directamente en contra de la voluntad del parlamento y la sociedad hecha ley.

¿Debemos tolerar cualquier cosa bajo la máscara de la libertad de expresión? Los jóvenes no nos comemos la pastilla y una de las adolescentes presentes en la charla de Laje y Márquez les respondía: “No todas las opiniones son respetables, estás oprimiendo y discriminando”. ¿Debemos dejar gestar libremente este tipo de pensamientos fascistas? ¿No aprendemos de la historia?

 

 

Desinterés turístico  por Valeria David de Lima

 

El matrimonio entre personas del mismo sexo en Uruguay es legal a partir de la Ley de Matrimonio Igualitario, aprobada el 10 de abril de 2013.
A su vez, a través de la aprobación de la ley de concubinato, se ampara a las personas hetero u homosexuales que viven en pareja, otorgándoles derechos que hasta ese momento sólo tenían las personas casadas.

También se modificó la ley de adopción permitiendo que parejas homosexuales puedan adoptar y tengan acceso igualitario a técnicas de reproducción asistida, se aprobó el derecho a la identidad de género y al cambio de nombre y sexo en el documento de identidad.

Nuestro país se destaca por la construcción de políticas públicas en materia de diversidad sexual mediante la puesta en práctica de programas sociales y la aprobación de leyes como las mencionadas anteriormente que buscan ampliar los derechos y ciudadanía de las personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, personas Transgénero e Intersexuales (LGBT), mediante políticas que hacen hincapié en promover acciones firmes y de respuesta afirmativa a las inequidades, estigmatizaciones y discriminación que sufren las personas por su orientación sexual e identidad de género.

Estas conquistas son el resultado de una acción conjunta de la sociedad civil y de los gobiernos de izquierda, y su aprobación ha ubicado al país a la vanguardia en materia de una nueva agenda de derechos.

La semana pasada trascendió a la opinión pública, ergo bajó al maravilloso mundo de las redes sociales, que el II Congreso Sudamericano por la Vida y la Familia que sé realizará en el mes de noviembre y tendrá lugar en Punta del Este, había sido declarado de interés turístico por el Ministerio de Turismo.

¡Un disparate!

Si tenemos en cuenta que la actividad contará con una importante carga reaccionaria, machista y homofóbica en el discurso de sus oradores, claramente entra en una directa contradicción con la política que promueve la propia cartera, que entre otras cosas promociona a Uruguay como destino gay friendly.

¿De verdad sorprendió el descontento lógico que generó ésta declaración entre las organizaciones sociales ?

Bueno.

Finalmente, y gracias a las plegarias del pastor Márquez el Ministerio dejó sin efecto la declaración.

Celebro la revocación del interés ministerial, que nunca debió existir. La misma no afecta la realización del evento, que se hará cómo está previsto, sin coartar ningún tipo de libertad de expresión, sólo que no contará con la exoneración fiscal que le otorgaba la declaración de auspicio.

Seguramente en el próximo protocolo se establezca estudiar detalladamente el contenido del evento, antes de poner el sello de la marca país.

Fue un error, el remedio fue afortunado.

 

Asco y miedo por Miguel Manzi

 

El Ministerio declaró “de interés turístico” el “Congreso Regional Sudamericano por la Vida y la Familia”, organizado por la iglesia del pastor Márquez. El evento se llevará a cabo en el Centro de Convenciones de Punta del Este. La ministra Kechichián expresó que la declaración de interés no se concede “sólo a las cosas con las que estemos de acuerdo” y que “hay un protocolo que dice que se puede declarar de interés turístico una actividad que promueva la visita de determinada cantidad de personas del exterior –y en este caso se trae a 500 personas–, y que se haga en un lugar acreditado para congresos”, agregando que para la declaración se evalúan “las formas y no el contenido”. Hasta aquí todo bien. Pero días después, la cartera dejó “sin efecto” dicho apoyo, alegando que cuando lo otorgó, no tenía conocimiento sobre “qué institución iba a llevar adelante el congreso”. Y que, una vez conocida, “innumerables organizaciones de la sociedad civil manifestaron que esta actividad hiere profundamente su sensibilidad y podría entrar en contradicción con la política que desarrolla el Ministerio de Turismo”.

La declaratoria de interés turístico está regulada por la Ley 14.335 del 23/12/74, y su trámite está detallado en la web de Presidencia, encabezado por un cartelón que reza: “Los organismos de la Administración Central no podrán exigir requisitos adicionales a los aquí detallados (Decreto 177/013)”.

La ominosa rosca de la arbitrariedad oficial, asociada a las “innumerables organizaciones de la sociedad civil” que medran con fondos públicos nacionales e internacionales, los oscuros amanuenses del poder que redactaron la resolución revocatoria, la ministra de turismo, su jefe el presidente de la república, no pueden ignorar el atropello al estado de derecho, a la igualdad ante la ley, a la letra y espíritu de la constitución nacional, que tal revocación importa. No lo ignoran, pero no les importa: no son liberales, demócratas ni republicanos; son fascistas. Y no les ha ido mal: de idéntico talante es un sinnúmero de actos, dichos y gestos de los últimos lustros por los que, hasta ahora, no han pagado ningún costo. Así Cosse con su castillo de arena, o Murro con su candidatura. Así todo Mujica y todo Venezuela. Así Vázquez con su avión o con los Leborgne. Así Sendic y De León con ANCAP y ALUR. Así el art. 15 de la rendición de cuentas. Así el secreto de UPM, los gastos de las embajadas o los apagones. Así tantísimos atropellos a la institucionalidad democrática, que naturalmente ambientan la corrupción institucional.

A mí, que viví en dictadura (y la combatí como pude), estas cosas me dan asco y miedo.  El imperio de la ley, las garantías formales, el pudor republicano, y su flor más delicada, la libertad, como el aire que se respira, solo se valoran integralmente cuando se pierden.

 

Dictadura de pensamiento único por Gerardo Amarilla

 

¿Es correcto seleccionar por su contenido qué evento se auspicia?

No me parece correcto que el Ministerio de Turismo esté seleccionando los eventos que auspicia o no según el contenido en forma discrecional. Por supuesto que, si el contenido no supone una violación a la ley o al orden público, el evento se realiza y si cumple con los requisitos debería ser declarado de interés turístico.

¿No se practica discriminación con este tipo de medidas por parte del Estado?

Absolutamente, lo consideramos una discriminación y además una injusta decisión que- por lo que salió en la prensa- se basa en una serie de supuestos falsos que rayan en la difamación. Sin ir más lejos y para reforzar lo de la discriminación, la semana que viene se realizará en Montevideo un Congreso Místico, que tiene la declaración de interés turístico, con un fuerte contenido religioso y esotérico que puede ser compartido por un grupo de personas pero seguramente es rechazado por muchas otras.

¿El Estado debe ser neutral?

Creo que tiene que tener una neutralidad positiva. Eso tiene que ver con la tolerancia, respeto, reconocimiento y –cuando fuere del caso- el apoyo- a todos los que cumplan los requisitos, en forma equitativa e igualitaria.

¿Es un ataque a la libertad de expresión o esa libertad puede abarcar a expresiones que ataquen derechos de minorías?

Es un ataque a la libertad de expresión y la toma de partido por parte del Estado con el pensamiento o ideología de determinado grupo en contra de otros. Creo que es algo muy peligroso y nos debería poner en alerta a todos, independientemente de los organizadores de éste Congreso en particular.

 

¿Se gobierna al grito de la tribuna?

Ante las primeras críticas de algunas personas, la Ministro sale muy bien, explicando el protocolo y diciendo valientemente que no tiene que estar de acuerdo con todos los contenidos para ese beneficio del interés turístico. Pasadas 24 horas y se ve que cuando aumenta la presión y algún grupo político del partido de gobierno realiza alguna declaración, ahí viene el comunicado la opinión pública en redes sociales. Creo que deja mal parada a la ministro y demuestra que se está gobernando al grito de la tribuna, dando pasos en falso dejando expuesto el accionar de la administración.

¿Las normas rigen para todos o solo para algunos?

En este caso, por ejemplo, queda claro que se violó groseramente el debido procedimiento del derecho administrativo y yo le agregaría del derecho constitucional. Se presentó una persona a pedir la declaración de interés turístico de un evento, el ministerio lo considera y lo declara, luego de las presiones el Ministerio, por si y ante sí, vencidos todos los plazos, sin dar vista o notificar al interesado previamente como establece la Constitución, deja sin efecto la declaración. Esto además de ser arbitrario, ilegal y un abuso de poder, afecta el interés de un tercero y creo que la imagen respecto a la seriedad del país.

 

 ¿Es este hecho otra muestra de la “dictadura” de la corrección política?

Por lo menos es la intención del totalitarismo, que no acepta posiciones discordes sobre algunos temas, que no aceptan fundamentos sociológicos, jurídicos ni científicos que pretenden oponerse a sus postulados. Con esa posición intolerante, reclaman que el Estado excluya a los que piensan diferentes del debate público, algo por demás preocupante que parece transitar hacia una pretendida dictadura de pensamiento único.

 ¿La diversidad vale solo para la izquierda?

Parece una broma que en nombre de la diversidad se pretenda consagrar un pensamiento único y excluir a los que piensan distinto. La diversidad debería ser entendida de la forma más amplia que incluya no solo a comportamientos u opciones sexuales, sino de pensamiento, filosóficas, étnicas y religiosas, entre otras. Creo que esa forma de tolerancia y de respeto tiene mucho que ver con la concepción verdaderamente democrática que tenemos sobre la sociedad y que va más allá de usar la palabra sólo para el discurso pero en las acciones, hay gente tanto de derecha como de izquierda que le brota el totalitarismo que tienen camuflado.

Convivir es Preciso por Celina McCall

 

‘Una nación permanece fuerte mientras se preocupa de sus problemas reales, y comienza su decadencia cuando puede ocuparse de los detalles accesorios’.  La frase es supuestamente del historiador inglés Arnold  J. Toynbee (1889-1975)  y viene al caso delante de los acontecimientos que hoy nos convocan.

Acá estamos nosotros discutiendo si el Ministerio de Turismo hizo bien o mal en quitar la declaración de interés ministerial a un Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia que se realizará en Punta del Este a fines del próximo mes.  Un grupo que se dice discriminado, discrimina a otro grupo que piensa diferente.  ¡Vaya incoherencia!  Hay mucha hipocresía suelta por ahí.

Mientras esto sucede, cierran empresas, aumenta el desempleo y sigue creciendo el número de adolescentes que abandonan los estudios, alimentando un círculo vicioso que algún día explotará como una bomba.  Sin hablar que el número de homicidios creció un 53% este año. Y que los casos de corrupción se barren para debajo de la alfombra. Somos aparentemente una isla. Acá no pasó ni pasa nada.

Entonces, a la vez que discutimos lo accesorio, no discutimos lo esencial, que son los temas enumerados arriba.  Lo que pasa es que se aprovecha la intolerancia para poner un manto de humo sobre lo que verdaderamente interesa a la gran mayoría.  La intolerancia se ha explayado por toda la sociedad y la convivencia se está convirtiendo cada más en algo ilusorio, inalcanzable. Este estado de situación ha sido alimentado por el gobierno, que debería permanecer neutro ante las simpatías o antipatías de sus ciudadanos, pero en casi todos los casos toma partido por una minoría ruidosa, que cree que debe impartir su visión a todos los demás.  Lo del Congreso fue apenas un ejemplo.  Se gobierna al grito de la tribuna, y ya no es en beneficio de todos aquello de lo del bien común.

Se supone que la democracia es bancarse las ideas de otro aunque no estés de acuerdo con ellas.  Se puede disentir, y se debe: es importante que haya disenso y debate.  Eso hace parte de las reglas de juego. Lo que no debe haber es la imposición de ideas hegemónicas sobre los demás.   Mucho menos si viene de lo alto de la pirámide gubernamental.

Debido a las redes sociales, ahora ya nadie se calla ante lo que está ocurriendo a su alrededor.  La discriminación positiva despierta odios impensados en los extremos, provocando el crecimiento de una especie de monstruo con tentáculos que hace con que un episodio sin importancia crezca de tal forma que acaba enfermando a la sociedad.

Lo intranscendente se vuelve importante porque estamos ya en tiempos electorales.  No se puede ofender a nadie, mucho menos al que grita más fuerte.  Cuando todos estén gritando al mismo tiempo, será el fin. Y ese día se acerca a pasos agigantados.

La empatía es ponerse en la piel de otro, escucharlo y comprender. Más que hablar.  Eso es lo que ahora nos hace falta.  No sigamos alimentando al monstruo.  Convivir es preciso.

 

El Ministerio del Tiempo por Lucía Siola 

Una reciente serie española nos invita a mirar cómo los funcionarios de un Ministerio muy particular viajan en el tiempo para resguardar el pasado y que nada cambie. La ministra Kechichian parece ser una de sus tantos aficionados, pues promovió un “viaje” al medioevo para resguardar los valores eclesiásticos y patriarcales de la época.

La declaración de interés por parte del Ministerio de Turismo a un Congreso religioso “por la vida y la familia” organizado por el Pastor Márquez ha generado – como no podía ser de otro modo- el repudio de decenas de organizaciones de mujeres y sobre todo de la comunidad LGTB. La medida que fue defendida en primera instancia por la ministra, se justificaba en la cantidad de gente que el evento congregaría – unas 500 personas según los organizadores-. Sin embargo, su aprobación en términos políticos significó una conciliación con aquellos sectores que defienden la sujeción de las mujeres y la  homofobia. Que esta medida tenga lugar cuando se esta debatiendo la aprobación de una ley trans, y cuando cientos de miles de personas salen a la calle en el mes de la diversidad, no es una casualidad. Por el contrario, se trata de una respuesta de los sectores más conservadores y reaccionarios, frente a la rebelión del movimiento de mujeres y de la comunidad LGTB que recorre la región, que lucha por la legalización del aborto en Argentina, que enfrenta la candidatura reaccionaria de Bolsonaro en Brasil, que se organiza y realiza movilizaciones en todo el mundo por el Ni Una Menos, así como paros internacionales  como fue la enorme jornada del 8M.

El Congreso religioso cuenta con el apoyo del sector que encabeza Verónica Alonso dentro del Partido Nacional, parte de su bancada “evangelista” son  oradores designados en ese Congreso; los diputados de ‘Esperanza Nacional’ Álvaro Dastuge (quién además de pastor de la iglesia Misión Vida es el yerno del Pastor Márquez), y el ex presidente de la Cámara de Diputados Gerardo Amarilla. Los vínculos entre el sector político de Alonso y la iglesia Misión Vida de Márquez son más que evidentes, y ahora se han hecho públicos a partir de la sentencia judicial por la demanda de pago de una imprenta.

No puede sorprendernos entonces, que esta iglesia evangelista que interviene directamente en la política nacional, pretenda hacer uso de los recursos estatales para promocionar su perspectiva religiosa. Tampoco que el gobierno del FA concilie con estos sectores, pues también tiene en su seno fieles representantes de diversas concepciones clericales, empezando por el actual presidente Tabaré Vázquez.

La declaración de interés por parte del Ministerio según reza su página web implica la exoneración de impuestos de toda mercadería – relacionada al evento- que ingresa al país en un plazo de 90 días. Con la excusa del fomento del turismo el gobierno había aprobado subsidiar con el dinero del Estado, entre otras cosas propaganda religiosa contraria a la lucha y organización de las mujeres explotadas y de la comunidad LGTB. Mantener tal resolución constituía también en este sentido una violación a la laicidad del Estado uruguayo, y por tanto a la propia Constitución. De este modo, la apelación al respeto a la norma del ministerio no tiene ninguna validez. Si la iglesia evangelista que promueve valores propios del pensamiento medieval pretende realizar un congreso en nuestro país debe hacerlo sin ningún tipo de favor del Estado. Las organizaciones de mujeres han logrado derrotar este lobby político que tiene como protagonistas nada más y nada menos que a diversos funcionarios de Estado, tanto de la oposición como del gobierno. Es necesario continuar con la organización y movilización de las mujeres y las organizaciones obreras para derrotar toda perspectiva derechista y clerical que pretende mantener nuestra opresión y defiende la violencia y la explotación que recaen doblemente sobre las mujeres. Terminar con las exoneraciones y subsidios estatales a las organizaciones religiosas.

Sólo la acción independiente – respecto de aquellos que concilian con estas expresiones- de las trabajadoras y los trabajadores uruguayos podrá abrir una perspectiva de emancipación de la mujer, de la comunidad LGTB y del conjunto de la clase obrera.

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.