Home Literatura Los húsares de Momo
0

Los húsares de Momo

Los húsares de Momo
0

Se acaba de publicar el libro “100 veces murga. Relatos esenciales de la murga uruguaya” (Ediciones B). Sus autores son los periodistas Fabián Cardozo y Guzmán Ramos, que tienen una profunda vinculación profesional con el Carnaval uruguayo. Se trata de un libro que no solo se construye sobre los recuerdos de más de 70 artistas vinculados al Carnaval sino que repasa valiosos datos históricos y documentales. Un trabajo imprescindible en la biblioteca de los seguidores de Momo.

El Carnaval uruguayo, en tanto fenómeno histórico y cultural, ha generado una voluminosa literatura. Algunas publicaciones lo transitan desde lo antropólogico mientras que otras miran la fiesta de Momo desde lo social o musical. En una imaginaria biblioteca carnavalera son varios los libros que no deberían faltar. Pueden anotarse en esa línea “Memorias de la Bacanal. Vida y milagros del Carnaval montevideano 1850-1950”, de Milita Alfaro, un libro que describe el tránsito del carnaval “bárbaro” al “civilizado”. O “El espíritu de Carnaval”, de Daniel Vidart, que con “estilo y metodología antropológica realiza un atractivo enfoque sobre el carnaval, un festejo mitad pagano, mitad cristiano, que los portadores de la civilización occidental europea desembarcaron en América”.

Hay publicaciones, por su parte, que apuestan a centrarse en un personaje emblemático del Carnaval nacional. Pueden citarse los ejemplos de “Kanela, sin pluma, sin censura”, un libro de José Cozzo y Fernando Tetes, que reconstruye la vida del popular Julio Sosa, “desde su difícil infancia en el pueblo de Illescas y su huida a Montevideo buscando un futuro vinculado al mundo del espectáculo”. O el de “Bien de al lado. Vida y música de Edú Pitufo Lombardo”, del propio Fabián Cardozo, que cuenta la infancia, los inicios musicales y el rico camino artístico de este gran artista apelando a entrevistas y testimonios de él y de quienes lo conocieron en distintas etapas.

Otras publicaciones recogen las experiencias de colectivos, como lo son “Falta y Resto. La murga rebelde”, de Hugo “Piruja” Brocos, que repasa la historia de la murga de las cuatro estaciones en la voz de uno de sus fundadores. O “Contrafarsa: murga, arte, sociedad”, de Luis Carrizo, un relato cautivador escrito y concebido desde el corazón mismo de la murga.

A estos ejemplos se agrega el formato entrevista que conoce algunos muy buenos antecedentes. “Si te digo Carnaval”, de Fernando Tetes, editado ya hace algunos años, es quizás un libro que guarda varios puntos en común con este “100 veces…” que acaba de ver la luz. Para aquel trabajo, Tetes conversó en un tono casi intimista con figuras como  Carlos Barceló, Luis Alberto Carballo, Raúl Castro, Carlos “Cachito” de León, Pedro “Cacho” Denis, Jorge Esmoris, Tina Ferreira, Guillermo Lamolle, Ariel “Pinocho” Sosa y Julio “Kanela” Sosa, entre otros. Muchos de ellos se repiten en este trabajo de Cardozo y Ramos, claro está que con una mirada más actual del camino recorrido en Carnaval. En “100 veces…” se agregan, entre otros, Yamandú Cardozo, Jorge Natale, Eduardo Rigaud, Jorge Velando, Federico Marinari, Ruben Madera, Rafael Antogazza, Néstor Pallares, Loquillo Garrido, Cucuzú Brilka y Ronald Arismendi.

Cardozo y Ramos se plantearon y llevaron adelante contar la historia de la murga a través de 100 anécdotas. Y sustentan su trabajo en su propia experiencia profesional, que los vincula profundamente con el Carnaval. Fabián Cardozo es periodista y autor del mencionado libro sobre Pitufo Lombardo. Presidió el desfile inaugural del Carnaval y actualmente trabaja en Info TNU. También realiza el programa Gps Internacional producido para la agencia de noticias Sputnik. Integra el equipo de Calle Febrero por Emisora del Sur – RNU. Guzmán Ramos, por su parte, también es periodista y coautor del libro “Destino Murga Joven. Espacio, Tiempo, Circunstancias”, y autor de “Tablado de Barrio. Estirpe de una fiesta”, que editó el Museo del Carnaval. Actualmente trabaja en Calle Febrero y en el diario El País. Es docente en la Cátedra Unesco de Carnaval y Patrimonio, que integra el Diploma de Gestión Cultural en la Universidad de la República, y también investigador residente del Centro de Documentación y Archivo (CDA) del Museo del Carnaval.

Respecto a “100 veces…” puede pensarse que, en un universo tan rico, diverso y añejo, una apuesta a elegir “apenas” 100 relatos implica correr el riesgo de ser insuficiente o inclinar la balanza hacia algún lugar. O incluso dejarse seducir en demasía por el carisma de tal o cual artista o de tal o cual murga, y contaminar el relato con algunos colores murgueros en desmedro de otros. Pero los autores salvan el escollo con nota porque realizaron una elección equilibrada y diversa de los entrevistados. Hay cupleteros, letristas, libretistas, directores, fundadores y productores. Hay quienes aportan historias de larga data – como “Pendota” Meneses o Manuel “Abrojo” Cadenas – y también están los que ubican sus recuerdos un poco más acá en el tiempo, como Yamandú Cardozo o Christian Font.

Sabido es que la murga ha transitado caminos de cambios. Y el libro los trata de reconstruir. Así comienza refiriéndose a los orígenes del género –  con un aporte sustancial sobre los supuestos méritos de “La Gaditana que se va” en el comienzo de la murga – , pasando por las piruetas de las agrupaciones para evadir la censura de los tiempos de dictadura, la llegada posterior de la democracia y la aparición del fenómeno de “la murga joven”. También hacen referencias a los estilos que conviven hoy en día. Entre los temas en los que este trabajo se detiene especialmente se destaca la dicotomía “La Unión y La Teja” y el fenómeno de la Antimurga BCG.

El libro se presenta como un trabajo donde “los máximos referentes del género cantan las historias más divertidas, tristes y emocionantes que dieron y dan vida a uno de los fenómenos culturales de nuestro país”. Y parece ser una forma atinada de presentarlo. A esto se agrega una vuelta de tuerca “moderna” que dejaría perplejos a los murguistas más veteranos: el lector podrá disfrutar y sentirse parte de esta historia a través de la lectura, pero también a través de videos incluidos en códigos QR, donde podrá ver a los protagonistas narrando las historias. Porque el libro se apoya en una serie de videos que recoge parte de los testimonios, sobre todo los que se registraron en el bar Las Flores.

Resulta especialmente disfrutable el capítulo que lleva como título “Detrás de escena”, donde se recogen historias que, si bien tienen que ver con el Carnaval y sus artistas, se desarrollan algo alejadas de los tablados. O el capítulo seis, “La murga humanista”, donde los autores arriesgan a establecer nuevos parámetros de “sensibilidad” que la murga incorporó sobre todo a partir de la crisis del 2002, donde “nació un nuevo Uruguay y la murga redefine su utopía”.

En resumen, un libro de lectura imprescindible para los seguidores de Momo, que deja espacio para la emoción, los recuerdos, las alegrías y las tristezas. Pero también para quienes – cercanos o no al Carnaval – quieran asomarse al fenómeno cultural más popular y largo del Uruguay.