Home Sociedad Entrevista a Michel Visillac: “La libertad de prensa es fundamental”
0

Entrevista a Michel Visillac: “La libertad de prensa es fundamental”

Entrevista a Michel Visillac:  “La libertad de prensa es fundamental”
0
0

En estos días comenzó el proceso de selección de los cuatro miembros del Consejo de Comunicación Audiovisual por parte del Parlamento nacional.  Visillac es uno de los más de veinte postulantes  y decidimos  charlar con él sobre sus antecedentes y méritos para desempeñar dicho cargo.

 

Alfredo García / Fotos Carola Francis

¿Dónde comienza tu interés por la comunicación?

Escribía cuentos, dibujaba y publicaba chistes gráficos en El Diario y me inicié en periodismo como cronista parlamentario en OPI para un diario de San José. Estuve acreditado en el Parlamento con el retorno a la democracia y hasta fui uno de los responsables del Centro de Prensa Liberación de Seregni en el apartamento del Pancho Rodríguez Camusso.  Muchas experiencias inolvidables.  En esa época fui colaborador de la revista ZETA, Asamblea, Volveremos de Bs.As. Y revista MedioMundo. Generalmente en el área de Derechos Humanos.

Temática complicada y más en aquellas épocas

Sí. Trabajé desde mis inicios como encargado de prensa cuando se instaló por primera vez Amnistía Internacional en Uruguay. En aquel entonces estuve vinculado a organizaciones de Derechos Humanos tanto en Uruguay como Argentina; SERPAJ, IELSUR, Madres de Plaza de Mayo, la APDH o el Partido Intransigente. De hecho en ASAMBLEA figuraba dentro del staff de periodistas bajo el área de derechos humanos. Eso significó hacer visitas al Penal de Punta Carretas y a la cárcel de Villa Devoto, por ejemplo.

Te importa el trabajo social

Siempre he estado vinculado  a organizaciones solidarias o humanitarias.  Muy joven colaboraba en una olla popular “La Carcacha” en el barrio Peñarol, ya nombré a Amnesty, pero también hoy desde la Presidencia o La Directiva del Rotary Club, o siendo desde hace años padrino de una ONG de chicos con discapacidad, o apoyando al adulto mayor desde la Fundación Otoño , hasta trabajar para “Stop Tabaco”

¿Fuiste docente?

También me ha gustado la docencia. Fui profesor en el Erwy School y adscripto de Primaria, he dado talleres de publicidad y comunicación (de hecho comienzo uno en el ITHU ) y hace veintiséis años que soy el editor de la revista EL ESCOLAR, dirigiendo un equipo de docentes y periodistas para hacer una revista que sale cada miércoles y donde apoyamos mucho todas las campañas de bien público relacionadas a la infancia y hoy es una revista con declaración de interés por el Ministerio de Educación y Cultura.

¿Venís de la publicidad a los medios,  fortaleza o debilidad?

La publicidad te permite conocer todos los medios desde adentro. Conocer sus fortalezas y debilidades y estar actualizado con su realidad y su forma de operar. Creo que haber cubierto todo el espectro de un lado al otro del mostrador, te da una visión mucho más amplia y te permite conocer todo más en profundidad y no ser solo un teórico del tema. Yo trabajé para Canal 4, CX20 Monte Carlo, TVC, FM del Sol, CX30, Azul, Canal 11, CORI, REDI, El País TV, entre otros, y en cada lugar se aprende del negocio y con la gente.

Has sido un publicista reconocido

En una época casi éramos la farándula uruguaya. Me tocó compartir en Punto Publicidad con figuras de la talla de Elbio Acuña, Raúl Castro o Hugo Burel, entre otros. También vivir grandes éxitos y logros como “El Grito del Canilla” que hoy se considera que marcó un antes y un después para la publicidad uruguaya. Fue una época de mucho destaque y premios a nivel nacional e internacional. También pude conocer mucho de la realidad de los medios de capital e interior como Jurado para los Premios Morosoli, los Premios Tabaré y los Premios Iris.

 

Jaime Roos y el Canario Luna, nada menos

Sí. También en aquel entonces, años 90, pude realizar la producción de algunos shows, tanto para Jaime Roos por ejemplo, como para el grupo de music hall argentino los “Botton Tap”.

Pero no terminaste bien con Anibal Pachano…

No. Terminamos con un pleito en tribunales porque se fue sin pagar y tras diez años de gestiones y finalmente un juicio, logré ganar y tuvo que venirse a Montevideo con la plata.

¿Cómo fue tu pasaje por TV ciudad?

Creo que logré darle el impulso que en ese momento necesitaba. Una oportunidad que me surgió en el primer gobierno del Intendente Arana y una vivencia que me enseñó mucho sobre la TV. Mi pasaje por el Canal Municipal creo que lo hizo crecer, en contenido de calidad, renovación de pantalla y hacerlo más plural y menos gris. Fue un lujo tener programas como “Los Bueyes Perdidos” con Gerardo Bleier o “Que Nunca Falte” con el Ruso Mauricio Rosencof. También hicimos historia siendo el primer canal con un informativo que tuviera lenguaje de señas. Eso lo hice con Tania Tabarez. Así como en su momento, incorporamos por primera vez  el segmento de deportes, trayendo a una figura como Mario Bardanca, que hoy continúa allí. También fuimos el primer canal que pudo verse en Internet y con el que armamos una Sociedad de Amigos de TV CIUDAD que nos permitió generar alianzas estratégicas y tener una visión más amplia del canal.  En esa época con el Director de Canal 5, el Dr. Ramiro Rodríguez Villamil, logramos hacer cosas en común, generar intercambios y yo pude romper fronteras y llevar los programas de TV CIUDAD tanto al interior como el exterior. Hice acuerdos con siete países y con nueve ciudades capitales de Uruguay.  Logramos trabajar en equipo con ADEOM y terminar con los conflictos.

 

¿Qué hiciste en Antel  y en Ute?

ANTEL fue un ingreso por concurso luego de meses y meses de pruebas que culminaron con mi selección como asesor de comunicación  de Presidencia. Allí conocí a la persona más inteligente con la que había tratado en mi vida, la Ing. María Simón, que cuando fue nombrada Ministra en el MEC, me pidió que fuera con ella y la acompañé también allí hasta el fin de su mandato.            En ANTEL, uno de los logros que más me enorgullece, fue el apoyo que conseguí para las Radios del Interior. En UTE destaco especialmente toda la obra de electrificación rural en las escuelas y la oportunidad de recorrer todo el país y conocer cada rincón. UTE también permitía buscar consensos y alcanzar acuerdos multipartidarios para la toma de las grandes decisiones. Enrique Antía y  José Garchitorena, que tuvieron un destacado pasaje por el Directorio, fueron un ejemplo de ello.

ANTEL y UTE fueron también empresas desde  las que apoyamos a la industria nacional audiovisual.

También estuve como asesor de comunicación externo del LATU durante casi seis años y en cualquiera de las tres empresas, se vivía una dinámica de trabajo muy activa y estresante, lejos de esa imagen de burocracia y  funcionarios públicos vegetando.

¿”Doctrina Visillac”?

(Risas) ¡Eso fue hace una década!   En ANTEL estábamos cansados de ser el blanco de todos los ataques y como buque insignia del gobierno recibíamos los tiros por elevación hacia el Ministerio de Economía y Finanzas. No existía ni la gentileza de avisarnos que nos iban a pegar en Zona Urbana para que al menos ese día levantáramos los avisos en tanda, ya que obviamente era tirar la plata hacer promoción de una marca que está siendo criticada en el propio contenido del programa.  A eso se le sumaba que varios medios radiales y televisivos, nos cobraban más cara la tarifa que a Movistar o Claro, aunque ellos pautaran menos y pagaran con los mismos plazos.

Por eso yo salí a defendernos, era mi trabajo como asesor, aunque yo nunca incidí sobre las compras de los medios ni tenía firma ni participaba en reuniones con la  agencia. Eso era la tarea del Departamento de Marketing. También es cierto que en aquella nota pusieron entrecomillas una frase muy dura que yo nunca dije y allí se generó toda una campaña política. Pero tuve el respaldo de la Presidenta y nada pasó a mayores. Tal como me decían luego en ADM: “Dijiste lo que todos sabemos y hacemos, pero cometiste el pecado de decirlo”. Obviamente, fue un error. Es un tema muy largo como para esta entrevista.

¿Tenés vínculos políticos?

¿Quién no los tiene en este país? Pero si te referís a integrar algún partido: No. Nunca estuve en una lista política. Apenas en alguna de AGADU. Comencé apoyando y militando en la ACF en el año 1982. Me defino de centro izquierda y he votado  a diversos sectores dentro del Frente.  Aunque mi tatarabuelo, el General Visillac, haya sido el Jefe de la División 14 de Aparicio Saravia. Trabajé como Agencia para la lista 77, y tuve enormes satisfacciones con los logros de aquella campaña que hice de la familia de la Vertiente, con dibujos animados. ¡Nunca esperamos tanto éxito ni tantos votos!

¿La libertad de expresión tiene límites?

Todo tiene límites.

¿Libertad de prensa o libertad de empresa?

La libertad de prensa es fundamental y vivimos en un país que goza de ella desde hace mucho y con una tradición e historia muy fuerte en ese aspecto. La empresa también debe de gozar de libertades pero enmarcadas dentro de lo razonable. Una cosa es ser un medio gráfico independiente y otra utilizar las ondas del Estado.

Tu opinión respecto a la comunicación del Gobierno

Creo que es un gran “debe”. No de este, sino de todos. Es un área estratégica que en general los gobiernos desatienden sin darse cuenta del error que cometen. Lo más normal es que no se nombre gente idónea y vivimos sorprendiéndonos de cómo se generan malentendidos y crisis por no saber comunicar, y después nunca aparecen los responsables.

¿Por qué  te postulas al Consejo de Comunicación Audiovisual?

Me apasiona este trabajo y me creo muy calificado y experimentado como para hacerlo bien.

¿Por qué deberían elegirte?

Creo que no hay mucha gente que tenga, como decía, la experiencia y el conocimiento de todo el abanico de la comunicación y que cuente con el respaldo y apoyo de representantes tan destacados y diversos, del mundo de la comunicación. He sido vicepresidente de una central de medios, conozco los medios de toda una vida y amo la profesión. Creo que no solo conozco a todos los actores, y en este país somos pocos, nos conocemos y tengo excelentes referencias desde todas las tiendas. Siempre he cuidado mucho el tener un buen nombre, más allá del prestigio y además creo que soy un buen mediador y he sido siempre un defensor de la justicia.

PERFIL

Montevideano y malvinense, casado y con tres hijos (Leticia 19, Matías 8 y Sofía 4). Tiene cincuenta y cinco años que festeja el  25 de agosto. Estudió catorce años en el  Colegio Elbio Fernández donde hoy es miembro de la Sociedad de Amigos de la Educación Popular.  En su época juvenil no había carreras de comunicación y lo más cercano fue recibirse de Técnico en Relaciones Públicas en la Asociación Uruguaya de Relaciones Públicas (AURP), hizo un año de Sociología en el CLAEH, otro de Periodismo en la Asociación Cristiana de Jóvenes, Marketing en AIESEC, y una cantidad de cursos, talleres y seminarios dentro y fuera del país pero siempre vinculados a publicidad, comunicación y marketing. Finalmente ingresó a una agencia como cadete (hasta le tocó trabajar en la campaña del Plebiscito del 80)   y tras demostrar su capacidad en el área creativa y de comunicación, fue ascendiendo y desarrolló  35 años de trabajo en esta profesión. Luego de 10 años en Punto Publicidad, en 1994 abrió su propia Agencia con dos socios, y vendió su parte en el 2001. Hoy es la agencia Notable. Escribe cuentos, tiene algún libro publicado y también 2 discos de Oro y un Platino por canciones para niños. Desde ese entonces ha transitado por varios trabajos pero siempre dentro de su especialidad.

Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.