Home Sociedad MOT – IN POLÍTICO CRECE DESDE EL PIE (I)
0

MOT – IN POLÍTICO CRECE DESDE EL PIE (I)

MOT – IN POLÍTICO CRECE DESDE EL PIE (I)
0
0

Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad

 

 

                                                           

“El espíritu libre sabe desde ahora a qué obedece ese “tienes que”, lo mismo que sabe lo que puede y lo que a partir de este momento le está permitido…”

Friedrich Nietzsche.

 

Consideramos necesario contextualizar, para luego hablar en concreto de lo que quisiéramos presentar hoy a nuestros queridos/as compañeros/as y lectores, la Asociación Civil de Personas Privadas de Libertad (de aquí en más P.P.L.).

 

Es en este sentido, que nos interesa mencionar que, algunas de éstas personas, que aún hoy continúan en la agrupación, y que en ese momento particular se encontraron (llegando de diferentes lugares) en la Unidad de Internación de P.P.L. Nro. 6 (de aquí en más UIPPL), se congregaron para desarrollar actividades educativas, culturales y laborales. Las mismas se podrían resumir en los siguientes ítems:

  • Proyecto de Charlas Informativas: la finalidad estratégica que tenían las charlas informativas en el sector de ingresos, era la de capturar la atención de los recién llegados y orientarla hacia otros lugares de tránsito posibles dentro de una Unidad Penitenciaria. Cabe aclarar aquí, que lejos de que pretendiera ser una yuxtaposición, se pretendía ampliar el campo de opciones y posibilidades, para que en primera y última instancia, sea el propio individuo en el ejercicio de su libertad, quien elija de qué modo realizar su recorrido en los espacios penitenciarios, con la intención de re significar los mismos y tal vez otros que sobrevendrían en un futuro próximo. Hablábamos allí no de la libertad ambulatoria, la cual había perdido momentáneamente la PPL por su situación de reclusión, sino que el término era utilizado en el sentido más amplio de la palabra.
  • Proyecto Usina Cultural “Matices” (ucinaculturalmatices44@gmail.com): era en aquel momento y lo es aún, un emprendimiento artístico, social, colectivo, que intenta reunir y promover la mayor cantidad posible de actividades de esta índole. Entre ellas se encuentran: la radio comunitaria “De Punta a Punta” (raperokungfu1986@gmail.com), la obra de teatro “El día después” (eldiadespues44@gmail.com), revista de frecuencia mensual “Matices y Estampas” (cooperativapuntaderieles@gmail.com), diario “La voz de papel” (diariolavozdepapel@gmail.com), grupos musicales “Toque y Salga” (toqueysalga@gmail.com), “La que faltaba”, cuerda de tambores “Buscando Cultura” y todas aquellas actividades que puedan encontrarse relacionadas a la dimensión cultural y educativa.

El desarrollo de estas actividades mencionadas, la continuidad de las mismas y el aprendizaje adquirido fueron enriqueciendo y fortaleciendo los vínculos, condiciones que según entendemos, propician la creación de esta “herramienta y/o dispositivo” llamado Asocide P.P.L.

Cabe mencionar lo que implica este intento de organización en los contextos de encierro, a saber: altos grados de inestabilidad cotidiana, limitaciones de toda naturaleza: espaciales, temporales, de la información recibida, vinculares, afectivas,  lo cual dificulta a diario los encuentros, la realización de las tareas y la producción de un pensamiento propio y crítico.

En este contexto, las relaciones en cuanto al ejercicio del poder se tornan inmóviles, transformándose en “estados de dominación” (parafraseando a Foucault) y como característica inmanente a toda institución total (La hermenéutica del sujeto. Foucault, M. Ed. Akal. 2005)

Finalmente, esta tentativa de organización envuelta en el entorno circundante mencionado, se va afianzando poco a poco y se concretiza en un objetivo común, trabajar en pos del bienestar de las P.P.L., de familiares y allegados. También intenta ser un instrumento al servicio de un mayor grado posible de prosperidad en cuanto a las interacciones humanas y a los encuentros e intenta ampliar la posibilidad de lograr un pensamiento de sí mismo desde otra perspectiva para la mejoría de las condiciones en reclusión y fuera de ella.

Es así como, a  partir de una propuesta institucional a tres personas privadas de libertad, que se encontraban relacionadas a las actividades anteriormente mencionadas, se comienzan a pautar reuniones semanales, lo cual permite comenzar a trazar los primeros esbozos de la organización. En ese momento, las mismas estaban en proceso de rever y proponer opciones alternativas a  una sanción disciplinaria que les había sido aplicada. Finalmente la propuesta concreta por parte de las P.P.L. fue la realización de  tareas comunitarias, para evitar que dicha sanción recayera en los familiares de las mismas (situación que es la regla y no la excepción dentro del sistema carcelario). Proponen además, su participación en las “juntas de disciplina” (reunión semanal por parte de varios trabajadores para resolver las solicitudes de sanción y la aplicación de las mismas) donde hasta la actualidad ninguna P.P.L. tiene participación. Esta acción es la que determina posteriormente plasmar como uno de los objetivos de  la asociación, la participación de las personas privadas de libertad en las sub direcciones de la Unidad y la injerencia en las decisiones que se toman sobre la vida cotidiana de las P.P.L., ya que consideramos que nada puede ser construido desde la unilateralidad, la autoridad y la disciplina por la disciplina misma.

Si bien la propuesta institucional inicial era la conformación de una Comisión de familiares de las personas privadas de libertad, paulatinamente, el propio proceso de trabajo y vincular vislumbra la necesidad de conformar, en primera instancia, una Asociación que fuera organizada y liderada por los internos de los establecimientos. La elección del tipo organizacional, a saber: una asociación y no una Comisión, refiere a que la primera podría contar con personería jurídica, y era nuestro deseo formalizar la experiencia, como mencionáramos antes. Además la estructura de una asociación se encontraba más acorde a nuestros objetivos, sin contar que una Comisión tiene una finalidad y tiempo predeterminado, aspecto que no sucede con la primera.

Por tanto, éste sería un paso previo a la posterior convocatoria de los familiares de ellas que quisieran asociarse para emprender este trabajo. La Asociación entendió necesario ese orden, como forma de responsabilización por parte de las personas privadas de libertad, ya que los familiares, en la mayor parte de los casos, se responsabilizan por varios aspectos que implica la situación en sí misma. También se vislumbra la necesidad de que éste colectivo tenga un alcance a nivel nacional, ya que la problemática actual trasciende ampliamente a la mera descentralización de las disconformidades, reclamos y necesidades de los familiares que cada día de visita concurren a los establecimientos penitenciarios (fundamento expreso para la propuesta realizada por parte de la institución). Resulta preciso mencionar que hasta el momento y al menos en este establecimiento, las disconformidades, reclamos y necesidades de los familiares se gestionaron (y gestionan) mediante entrevistas de manera personal (familiar-dirección), lo cual implica una resolución individual, que está muy lejos de resolver los problemas estructurales del ámbito carcelario.

Con el paso del tiempo y en el propio recorrido, se adhirieron  también algunas personas involucradas a otras actividades, como es el caso de aquellas que se encontraban relacionadas a distintos emprendimientos laborales.

Finalmente el 1ro de Agosto de 2016  es fundada la  asociación civil de personas privadas de libertad (ASOCIDE P.P.L.) en la Unidad Nro 6 de Punta de Rieles, aunque podríamos decir que su gestación se enmarca en el mes de Junio de 2015.

 

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.