Home Literatura Museos diferentes por Nelson Di Maggio
0

Museos diferentes por Nelson Di Maggio

Museos diferentes por Nelson Di Maggio
0

La peste mundial vino para quedarse. Los impositivos e inevitables cambios ya se notan en la economía, el comportamiento social e individual, la ecología, la ciencia, la cultura toda. Con velocidad arrasadora el poder tecnológico ofrece un futuro —que ya es hoy— inquietante y sombrío. Filósofos y científicos ya avanzaron con precisos análisis en qué consisten y cómo se administra ese poderío que se instalará en los actos más personales e íntimos de cada ser humano. Una ficción real más profunda de la actual que se instalará sin admitir protestas ni discusiones ni reacciones por políticos u organizaciones obreras ante la disolución del sistema democrático en países totalitarios. Otra manera de estar en el mundo. Así de simple. Byung-Chul Han anuncia que los sobrevivientes tendrán que habituarse «al sacrificio del placer y pérdida del sentido de la buena vida». Previsiones azarosas de un futuro incierto.

Mientras se procesa ese futuro, tan estremecedor como inevitable, los desorientados y aturdidos habitantes del planeta viven la porción de libertad conseguida. La actividad diaria, limitada, sigue su rutina de trabajos hogareños o intelectuales. Algunas alteraciones en las artes visuales se manifiestan con anticipación. En el momento de transcurrir el Día Internacional de los Museos, el Museo de Arte Precolombino e Indígena (mapi) y el Museo Histórico Nacional (mhn) hicieron propuestas interactivas. En Cultura en Casa (Ministerio de Educación y Cultura, mec), Ana Ribeiro, coincidiendo con la fecha patria, comentó el cuadro La batalla de Las Piedras de Juan Luis Blanes en seis excelentes minutos.

Habituarse a esas iniciativas es cada vez menos difícil. La difusión y acostumbramiento, incluso en tiempos de cuarentena, lleva su tiempo de habituación y consulta. Todo cambio determina un aprendizaje demorado. Es de destacar la dinámica interior de los museos uruguayos que no permanecieron inactivos durante la cuarentena, aunque cerrados para el público. Algo inusual en la trayectoria cultural del país, siempre desatento a las fechas oportunas para celebrar. Ahora a la actividad presencial conocida se agrega la virtual, se amplía el espectro de conocedores de las artes visuales y enriquece la existente.

Por su parte, Andrés Azpiroz, director del mhn, arriesgó durante todo el mes innovadoras propuestas, la más importante concentrada a partir del martes 19, propuesta muy afortunada, muy lograda. Se reunieron cuatro directores de museos nacionales en sucesivas narraciones acerca de la historia de sus respectivas instituciones. Carina Erchini (Antropológico), Javier González (Historia Natural), Enrique Aguirre (Artes Visuales) y Andrés Azpiroz reflexionaron sobre los orígenes históricos y su proyección en el tiempo. Las secuencias filmadas claras y concretas, durante aproximadamente unas dos horas, quizá menos, permitieron la intervención del público. Se mostraron aspectos de las obras existentes en cada museo, y el video que posteriormente se pudo consultar por Internet es similar a una charla presencial en una sala de conferencias. Se pudo ver y escuchar la jornada en el mismo momento en que se hizo. Se encuentra ahora en www.museohistorico.gub.uy/innovaportal/v/124190/33/mecweb/mesa-redonda-en-linea?parentid=98356

Es de suponer que las innovaciones sirvan también para recordar al primer artista uruguayo, Juan Manuel Besnes e Irigoyen, personalidad plural y gran protagonista político-cultural durante buena parte del siglo xix y su generosa donación de dos obras propias al Estado, inicio de los futuros museos nacionales, y deje de ser solo un camino más en el nomenclátor montevideano.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.