Home Editorial Neo Maoismo oriental siglo XXI
0

Neo Maoismo oriental siglo XXI

Neo Maoismo oriental siglo XXI
0
0

Allá por los años sesenta el líder chino Mao Zedong lanzó la Revolución Cultural Proletaria.

El objetivo de este movimiento que conmovió a China, era acabar con los “cuatro viejos”.

Las viejas costumbres, los viejos hábitos, la vieja cultura y los viejos modos de pensar.

Lo que parecía una iniciativa para el desarrollo creativo acabó siendo una feroz represión.

Dicen que por estas costas, todo llega más tarde y en este caso se demoró medio siglo.

Últimamente estamos siendo testigos de una epidemia controladora en nuestro país.

Por todos lados surgen los “guardias rojos” vernáculos que vigilan las desviaciones.

Nada escapa a  la aguda y perspicaz mirada de estos agentes de la “Stazi Progresista”

No hay expresión política, cultural, deportiva, humorística o social que se salve.

Todo se mira con lupa y donde te salgas del libreto admitido, marchás a la hoguera.

Todo se analiza desde la rígida óptica de sexo, raza o género y se encasilla fácilmente.

Sobran ejemplos en los últimos tiempos de estos juicios sumarios en las redes sociales.

¿Recuerdan el cuplé de los charrúas de Agarrate Catalina unos años atrás?

¿Y la pelea por un taxi condenada por racista a la salida del boliche Azabache?

¿La humorada de Gayman que interpretó Cucuzú Brinca con el grupo C4?

¿El veterano de la milonga de la plaza del Entrevero que querían reeducar?

¿El local bailable al cual entraban gratis las mujeres con shorts?

¿El chiste del presidente del Banco Central sobre las esposas como mal necesario?

¿El mal gusto de un yanqui de poner una frase de película en su boliche?

Lo que preocupa es que muchas autoridades reaccionan al grito de la tribuna.

Llama la atención que muchos políticos hacen mutis por cálculos electorales.

La corrección política parece ser el dogma dominante y más de uno tiene miedo

a expresarse para no ser catalogado de racista, homofóbico, discriminador o machista.

Los cambios culturales no se imponen y los autoritarismos a la larga son derrotados.

Como sociedad sabemos de la fuerza que tiene la ironía, la sátira y el desparpajo.

No en vano nuestra última dictadura perseguía tanto el humor usado por el pueblo.

Seamos francos, nuestra sociedad ha evolucionado mucho en tolerancia y aceptación del

diferente, por lo que no son necesarios esos celosos guardianes de la diversidad.

Muchachos, arranquen para otro lado, porque de lo único de lo que no se vuelve, es el ridículo.

Alfredo Garcia

Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo.
Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada.

Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura.
Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035.

Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces.
Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.