Home Música “Nos movemos libremente por el pentagrama de la música”
0

“Nos movemos libremente por el pentagrama de la música”

“Nos movemos libremente por el pentagrama de la música”
0
0

El Proyecto Caníbal Troilo (PCT) se presenta éste sábado 1 de setiembre en la Sala Zavala Muniz del Teatro Solís. Será a las 20:30 horas y mostrará un adelanto de su tercer disco, “Selva virtual”. Hugo Rocca, alma mater del proyecto, contó a Voces cómo llegan a este espectáculo y cómo ha sido la evolución de la música que llevan adelante.

 

PCT es un colectivo de tango contemporáneo, cuyas composiciones se nutren de las raíces orilleras (milonga y tango), luego fusionadas con otros géneros musicales cómo la electrónica, el jazz, el pop, el rock.  En 2011 se presentaron por primera vez en el Festival TANGOvivo de Montevideo en la Sala Zitarrosa, algo que repetirían en el 2012 y 2013 en la apertura de dicho Festival.

 

En 2013 editaron “Montevideo Sala vip”, primer disco del grupo que además contiene un DVD con su actuación en el ciclo “Autores en vivo” de Agadu.  Se trata de 10 tangos y milongas de autoría propia, maquillados con otras sonoridades, generando un concepto neo-arrabalero donde el jazz, el rock y la electrónica que conviven espontáneamente con los géneros orilleros.  Fue nominado a los Premios Graffitti en categoría mejor disco de Tango en 2014.

 

En 2015 editaron su segundo fonograma, “Tango Hereje”, un registro musical que incluye diez tangos y milongas que parten de un texto y una guitarra. Es una nueva “lectura” sonora del tango y la milonga, que de alguna manera distingue a PCT y lo vuelve una propuesta con perfil propio. También fue nominado a los Premios Graffitti en categoría mejor disco de Tango 2016.

 

Desde el 2011 hasta hoy se presentan con frecuencia en Montevideo y ciudades del interior. Compartieron escenario, entre otros, con Javier Calamaro, Luis di Matteo, Tabaré Leyton, Gabriela Morgare, Tabare Cardozo, Natalia Bolani y Christian Cary. Actualmente, están en estudio pre-produciendo las canciones de su próximo disco, “Selva virtual”, que será editado en breve.

Si tuvieras que explicar brevemente qué es Proyecto Caníbal Troilo, ¿qué dirías?

Es un colectivo de música que abreva en el tango y la milonga, las raíces orilleras. Y que luego esas composiciones que nacen en estado, te diría “puro”, de un texto y una guitarra, son intervenidas con otro tipo de sonidos. Que a nosotros nos gustan mucho, y que son en definitiva todos los sonidos del planeta. Pueden ser el jazz, la electrónica, el pop, el rock, la tropical, el blues. Un collage de sonidos pero que parten de un destino fijo que es el tango y la milonga.

Ya tienen dos discos editados, y en ese camino que se propusieron, ¿ha ido cambiando a través de estos trabajos o se va manteniendo esa línea?

La línea se mantiene. En este disco que viene va a haber algo más de tribalismo, por así decirlo. Sobre todo, en los sonidos percusivos, que nos gustan mucho, va a ser más orgánico, van a ser instrumentos más de tierra. Y también la instrumentación que vamos a usar va a ser un poco más orgánica: guitarras de cuerdas de nylon, contrabajo, violín acústico, etc. La sonoridad mutando de acuerdo a la necesidad expresiva nuestra, y como nos movemos libremente por el pentagrama de la música, vamos haciendo lo que la canción nos va pidiendo. En este caso, en este disco, va a ser un poco más despojado el sonido, y por ahí vamos.

Para los puristas del tango, o incluso la milonga, ¿el tipo de propuesta que hacen ustedes puede haber generado algún ruido, o es bienvenido?

Mirá, tengo amigos en todas las franjas musicales, y por lo menos en lo que es personal no me han llegado noticias al respecto. Tal vez haya alguna movida porque también está eso de los gustos musicales. Hay gente a la que posiblemente le rechina lo que hacemos, porque capaz que consideran que no es tango. Consideran que el tango es algo que está encasillado en un tipo de propuesta desde lo ancestral, y de alguna manera me parece que hay que moverlo. Los grandes íconos del tango, llámense Goyeneche, Discépolo, Gardel, Manzi, Magaldi, fueron artistas de su tiempo. Hicieron lo que tenían ganas de hacer y lo que el tiempo pedía. El tiempo como momento histórico y su tiempo referencial. Y en mi caso soy un hijo de este tiempo también, donde hay tango y donde hay otro tipo de sonidos y mensajes para dar. Entonces tampoco hago demasiado caso a eso porque si no estaría como siendo complaciente con una franja que no es de mi interés tampoco.

En la propuesta que hacen, ¿es muy complejo llevar lo que se hace en la sala de ensayo, o incluso en el disco, después al vivo, al escenario?¿Hay un desafío adicional ahí?

Vos sabés que no … En apariencia podría ser que sí, porque hay un tipo de riqueza sonora que ofrece el disco que de repente el vivo no te da esa posibilidad. Pero no pasa, porque también al usar la electrónica en algunos temas mandamos pistas y tocamos arriba para darle ese mismo sonido que proponemos en el disco. Y en otros casos, como ahora, que estamos experimentando, con percusiones más étnicas, por así decirlo, nos damos cuenta que tocadas en vivo con el baterista, o un percusionista, la funcionalidad es maravillosa. Eso nos permite ser músicos cien por ciento tocando los instrumentos y sonando como nos gusta sonar.

¿De que vá el espectáculo del próximo sábado y en definitiva el disco?

Ese espectáculo “Selva virtual” es justamente una visita al nuevo disco, y también una visita a algunos temas de discos anteriores. Incluso a temas que quedaron afuera de este disco, porque a veces aparecen nuevas composiciones que desplazan a otras que tenían su lugar. Va a ser un espectáculo que va a tener mucha sonoridad orgánica, va a haber contrabajo, va a haber un staff de cinco guitarristas, saxo, violín, cuerpo de baile y también va a tener un set intenso a nivel eléctrico. Que también nos gusta mucho porque Caníbal Troilo tiene una parte de electrónica muy importante. O sea que el show va a jugar con muchas polaridades, con muchos tópicos sonoros.