Home Contravoces Nueva Directora Nacional de Cultura Mariana Wainstein por Ignacio Martínez
0

Nueva Directora Nacional de Cultura Mariana Wainstein por Ignacio Martínez

Nueva Directora Nacional de Cultura  Mariana Wainstein por Ignacio Martínez
0

|Nos estamos acercando a conocer las ideas y las propuestas que tiene la recientemente electa Directora Nacional de Cultura, Mariana Wainstein. En este mismo semanario salió una larga entrevista que nos muestra el perfil de una mujer joven, con mucho mundo transitado y en procura de trabajar con un espíritu de equipo capaz, que no escatime ni esfuerzos ni recursos para el desarrollo cultural de nuestro país. Esa visión de país se expresa en una idea que manifestó con fuerza: no hacer cosas para el interior sino hacer cosas con el interior. En este concepto se impone la plena participación de las expresiones culturales de cada departamento, de cada localidad, construyendo redes de ida y vuelta. Si me tocara dibujar un logo, no sería un embudo cuyo cuello estuviera en Montevideo. Tampoco sería un fuego artificial encendido en la capital y diseminado por el país. Sería, precisamente, una red de hilos comunicantes que partieran de todos los lugares del país, atendiendo a las comunidades locales como centro de la preocupación del crecimiento cultural. De ahí también, claro está, la nueva Directora alienta la proyección regional e internacional, así como también la presencia de lo bueno del exterior en los escenarios de todo el país.

Estos son buenos punto a pensar, con propuestas concretas, realizables y al servicio de la gente, que siempre debe ser nuestro anhelo principal, que les sirvan a los usuarios, que son los ciudadanos y los artistas, los gestores y los emprendedores culturales, afirma.

¿Cuáles serán los énfasis de la Dirección de Cultura?

En principio para mí –dice Wainstein –hay tres ejes importantes para trabajar en la Dirección de Cultura. Uno es las políticas culturales, y otro es un plan de desarrollo para la Dirección de Cultura. Creo que hay que mejorarla. Y el tercero son los programas que elijo hacer y para los que pido que se invierta.

En efecto, es importante decir que las Políticas Culturales no deben ser meros llenados de agenda. Reivindico aquí tres grandes áreas que deben estar presentes en la construcción de toda política cultural en formas y contenidos porque son la esencia misma de la Cultura de una sociedad:

a-La relación de los seres humanos con la casa que habitamos, el planeta, la región, el país, la ciudad, la comunidad en procura de mejorarla.

b-La relación del ser humano con su prójimo en el entendido de su libertad, la democracia y la construcción de su ciudadanía.

c-La relación del ser humano consigo mismo y la construcción de proyectos que nos hagan ser mejores, expresando, entre otras cosas, toda nuestra capacidad artística y creadora.

Desarrollar la Dirección de Cultura tal vez requiera de la activa participación de todos los protagonistas organizados de la comunidad, que confluyan en ese desarrollo, cuya condición (no la única, pero sí esencial) estará signada por el tercer eje que plantea Wainstein, que supone la disponibilidad y la adjudicación de recursos significativos, no como gasto, sino como inversión, que posibiliten las políticas culturales que nos hagan crecer.

Desde estas pocas palabras expresamos nuestro apoyo, nuestra voluntad de hacer y de contribuir con todo lo que, al decir de Federico “nos dé alas, no pezuñas” y, además de entretenernos, nos dé contenidos que nos permitan ver al mundo, a nuestros iguales y a nosotros mismos en clave de superación con regocijo.

La cultura son las estrategias que nos damos los pueblos para construir nuestra vida, nuestra visión del mundo, nuestra felicidad y en esa perspectiva la comunidad cultual de nuestro país debe contribuir con su activa participación al mejor desarrollo de la Dirección Nacional de Cultura que está comenzando.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.