Home Música Palabra clásica y genuina
0

Palabra clásica y genuina

Palabra clásica y genuina
0
0

Florencia Nuñez, ganadora de un Premio Graffiti en 2015, acaba de editar nuevo trabajo. Se trata de su segundo disco y lleva como nombre “Palabra clásica”. Guillermo Berta fue el productor y contó con la participación de varios músicos invitados. Lo presentará el próximo 21 de octubre en La Trastienda. Nuñez contó a Voces cómo vive esta nueva etapa en su recorrido por la música.

Florencia Núñez nació en 1991 en Rocha. Es cantante y compositora. Su primer EP, “Estas canciones no están en ningún disco”, grabado en 2011 y distribuido a través de internet, contiene cinco temas de su autoría. Su primer LP, “Mesopotamia” (2014), fue editado por su sello independiente “La Nena Discos” y fue galardonado como Mejor Álbum Indie en los Premios Graffiti 2015, donde Florencia también recibió la nominación en la categoría Mejor Artista Nuevo. También en ese 2015 fue distinguida con el Premio Nacional de Música que otorga el MEC y en enero de 2016 obtuvo el Premio Ibermúsicas en el Segundo Concurso de Composición de Canción Popular. Ha compartido escenario con músicos rioplatenses de la talla de Estela Magnone, Samatha Navarro, Franny Glass, Pablo Grinjot, María Pien y Martín Buscaglia. Realizó los shows de apertura en Uruguay de José González, Carla Morrison y Julieta Venegas. Participó en el Festival SXSW en Austin, Texas, en su edición de 2016, realizó varias presentaciones en México y Argentina y en 2017 se presentó en el Festival Abril Para Vivir en Granada, España. Este mes editó su segundo disco, “Palabra clásica”, junto al productor Guillermo Berta y una destacada selección de músicos y arregladores

¿En qué etapa de tu camino musical te encuentra este nuevo disco?

“Palabra clásica” es mi segundo disco, y tomando en cuenta que tengo hoy 26 años y seis años ya de trabajo público con mi proyecto solista, igual tengo que decir que estoy empezando. Evidentemente la experiencia y todo el camino que vengo sumando en estos seis años para mí significan un montón, pero no me atrevo a decir otra cosa que no sea que estoy empezando en esto de ser compositora y hacer discos. En términos de expectativas espero que sea el principio de un camino largo.

¿Cómo fue el proceso de grabarlo?

El proceso de grabación fue muy ágil. Comencé componiendo las canciones, mayormente durante 2015, algunas en 2016. Con Guillermo Berta, el productor del disco, trabajamos bastante en maquetas y con la banda también ensayamos algunos de los temas nuevos para incluir en el repertorio en vivo. Entre todos fuimos moldeando las canciones. Grabamos en El cuarto Tavella, un estudio precioso de Montevideo. Comenzamos en noviembre de 2016 y grabamos las últimas voces en mayo de 2017. Fue un proceso que disfrutamos mucho.

¿Por qué elegiste ese nombre para el disco?

Casualmente “Palabra clásica” es el nombre de una de las canciones que integran el disco. Es un tema que cuenta de una forma lúdica cómo es componer una canción. La palabra clásica a la que hace referencia el tema es justamente la canción como unidad creativa y de comunicación, y además es una constante en mi vida, es aquello que permanece y con lo que me identifico. Creí que era un buen título para resumir todas esas sensaciones.

¿Qué implica que sea un trabajo autogestionado?

Bueno, muchas cosas. Elegí publicar este disco también de forma independiente, al igual que hice con “Mesopotamia”. Ya había utilizado el rótulo “La nena discos” para el álbum anterior y me gustó la idea de darle continuidad con este nuevo trabajo. Autogestionarse implica en primer lugar cubrir todos los costos que tienen que ver con la creación del álbum y que el álbum sea 100 por ciento mío. Significa estar en todas las etapas de trabajo, desde la ejecución hasta la difusión. Yo bromeo con que estoy en toda la cadena de producción, pero es cierto. Es un trabajo agotador, pero que sin dudas tiene un montón de significado. No es para cualquiera ser un artista-gestor. Hay que saber cuándo uno puede hacerlo y cuándo no. Se aprende muchísimo en el camino y es un aprendizaje super válido.

¿Cómo es en tu caso el proceso de componer? ¿Qué temas te interesa abordar?

Al componer, al menos en mi caso, no pienso en “voy a hacer un tema que hable de esto o aquello”, no puedo pensar el términos ejecutivos en esa instancia. Es una instancia completamente personal, de energía, de estar conectado con una sensibilidad y muchas veces oficiar de canal para transmitir un mensaje. Trato de que los temas que elijo mostrar hayan salido de una forma genuina. Para mí componer son épocas de estar atento a que puede pasar en cualquier momento, como si algo que no soy yo tomara el control de mi lápiz.

Has recibido varias distinciones, ¿qué te generan los premios?

En todos los casos generan alegría, son un lindo reconocimiento al trabajo, es sentir muchas veces que la gente te devuelve el saludo con algo muy lindo. Es muy emocionante y se agradece.

¿Qué te dejó la experiencia del Festival SXSW en Austin, Texas?

SXSW fue una experiencia muy intensa, me dejó la primera presentación tan lejos de mi casa, haber vivido esa semana viendo música todo el día y sin dudas para el currículo es una instancia muy interesante. Conocí gente alucinante que tengo de amigos hasta el día de hoy.

¿Y tocar en distintos lugares del exterior (México, España, Argentina)?

También, cada oportunidad de salir con la música la siento como un premio a todo el trabajo que hago constantemente. Es una alegría y disfruto mucho poder conocer otros países, compartir con colegas y sentir que otras ciudades me abren las puertas y me escuchan es muy bonito.

¿Qué te genera subir al escenario?

Siempre es una sensación distinta, porque las circunstancias siempre son diferentes. Pero en general lo siento como un momento de entrega y trato que disfrutar esos – de pronto – cuatro o cinco segundos de hiper conexión con el público que puedan darse y que hacen que todo absolutamente valga la pena.

¿Qué recitales recordás especialmente?

En general todos los recitales tienen algo de especial. Uno que disfruté muchísimo de hacer y de preparar fue el 2015 en el Auditorio del Sodre, fue un show donde estrenamos nueva banda y versionamos el disco “Mesopotamia”. También los shows compartidos con otros artistas tienen algo super especial. Uno que hicimos con Gonzalo Deniz y Diego Rebella para “Museos en la noche” en el Museo Zorrilla fue precioso, mágico, con luces y velas en el patio.

Has compartido camino con varios artistas, ¿cómo han sido estos intercambios? ¿Qué cosas has ido aprendiendo?

Compartir con colegas es muy enriquecedor, no solamente desde lo musical sino también desde lo personal, ayudarnos entre nosotros, pasarnos la información, sumarnos unos a otros. Me gusta el compañerismo que he tenido la suerte de vivir en la música.

¿Qué se verá en el recital de La Trastienda del 21 de octubre?

Será una noche muy especial para nosotros, de esas que no se olvidan, porque es una presentación de disco, y porque es La trastienda con toda la banda por primera vez. Vamos a tocar el disco nuevo pero también muchas otras canciones de “Mesopotamia” y versiones distintas de ese disco. Vamos a disfrutar mucho con mucha energía en el escenario. Estará Billi the kid haciendo sus canciones de apertura y luego tocaremos nosotros. Saqué la cuenta y seremos más de 15 músicos. En la banda somos siete, y habrá un cuarteto de cuerdas, un trío de vientos y varios invitados super especiales. Ojalá decidan acompañarnos.