Home Teatro Pasión de lucha
0

Pasión de lucha

Pasión de lucha
0
0

En 1918 Dolores Ibárruri, militante obrera española y futura dirigente del partido comunista español, escribió un artículo en las páginas de El minero vizcaíno que firmó como Pasionaria (en referencia a la Pasión de Cristo ya que el artículo se publicó durante la Semana Santa). La pasión con que Ibárruri defendía sus ideas y se manifestaba como oradora hizo que aquel seudónimo se convirtiera en su apodo, y así es como ha pasado a la historia, como La Pasionaria.

Julia Arévalo, histórica dirigente del partido comunista uruguayo, fue contemporánea de La Pasionaria, a quien conoció personalmente por interés de la española, enterada de la militancia antifascista y en favor de la República que protagonizara Arévalo durante la guerra civil española. La decisión de Dino Armas de hermanar a estas dos mujeres poniéndole “Pasionarias” como título a una obra sobre la vida de Arévalo parece más que justificada.

La obra se organiza a partir de una entrevista que Vilma (Alejandra Menéndez) le hace a Arévalo (Susana Castro) en Montevideo poco antes de su muerte (Arévalo falleció en Agosto de 1985, pocos meses después de recuperada la democracia). Así Arévalo evoca los años de su niñez en Barriga Negra (Lavalleja) o la necesidad de empezar a trabajar a los 10 años de edad, instalada ya en Montevideo. Algunos de esos recuerdos son escenificados por Valeria Odini, quien interpreta a Julia en su juventud. De esa forma el escenario queda dividido en dos, por un lado vemos a Arévalo en su vejez, contando su vida entre achaques de vejez y cuidados de su familia (Cecilia Patrón interpreta a una de las hijas de Julia). Y por otro lado, entre un cortinado que podría sugerir la bruma de la memoria, aparecen escenificados los recuerdos de juventud.

La intención de la obra es evocar a Arévalo, recuperar su historia, por lo que el espectador conocerá algunos pasajes de una de las dirigentes políticas más relevantes que ha tenido nuestro país. Fue electa diputada en 1942 y senadora en 1946, y como parlamentaria trabajó en proyectos de ley que consagraban los derechos de las mujeres trabajadoras: la protección del trabajo femenino, la maternidad, la equiparación salarial, la jubilación de empleadas domésticas, entre otros temas. En 1945, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, participó en París en la fundación de la Federación Internacional Democrática de Mujeres. Si bien Dino Armas rescata otros aspectos de la lucha de Arévalo parece particularmente relevante en el contexto actual su ángulo más “feminista”.

Pero lo más interesante de Armas al proponer el texto es que no obvió las contradicciones que rodean al personaje. Por un lado las contradicciones de dirigentes del partido molestos porque una nieta de Arévalo (Julia Moller) ganara un concurso de Miss Uruguay. Por otro las propias contradicciones de una mujer que se presentaba como “la mujer de Carlos Roche” o que parecía desconfiar de una juventud menos estable en sus relaciones de pareja. No obviar las contradicciones también es hacer honor a las personalidades históricas.

Julia Arévalo es interpretada por Susana Castro, lo que potencia a un espectáculo que vale como evocación y rescate de una figura política relevante de nuestro país.

 

Pasionarias. Autor: Dino Armas. Dirección: Myriam Campos. Elenco: Susana Castro, Valeria Odini, Alejandra Menéndez y Cecilia Patrón.

Funciones: viernes 21:30, sábados 19:30. Teatro de La Candela (José Ellauri 308) 

Leonardo Flamia Periodista, ejerce la crítica teatral en el semanario Voces y la docencia en educación media. Cursa Economía y Filosofía en la UDELAR y Matemáticas en el IPA. Ha realizado cursos y talleres de crítica cinematográfica y teatral con Manuel Martínez Carril, Miguel Lagorio, Guillermo Zapiola, Javier Porta Fouz y Jorge Dubatti. También ha participado en seminarios y conferencias sobre teatro, música y artes visuales coordinados por gente como Hans-Thies Lehmann, Coriún Aharonián, Gabriel Peluffo, Luis Ferreira y Lucía Pittaluga. Entre 1998 y 2005 forma parte del colectivo que gestiona la radio comunitaria Alternativa FM y es colaborador del suplemento Puro Rock del diario La República y de la revista Bonus Track. Entre 2006 y 2010 se desempeña como editor de la revista Guía del Ocio. Desde el 2010 hasta la actualidad es colaborador del semanario Voces. En 2016 y 2017 ha dado participado dando charlas sobre crítica teatral y dramaturgia uruguaya contemporánea en la Especialización en Historia del Arte y Patrimonio realizado en el Instituto Universitario CLAEH.