Home Cine Piratas del Caribe
0

Piratas del Caribe

Piratas del Caribe
0
0

Piratas del Caribe: la venganza de Salazar (Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales), USA 2017. Dirección: Joachim Ronning y Espen Sandberg. Libreto: Jeff Nathanson y Terry Rossio basados en personajes del segundo. Fotografía: Paul Cameron. Música: Geoff Zanelli. Con Johnny Depp, Javier Bardem, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites, Kaya Scodelario, Golshifteh Farahani, Paul McCartney, Orlando Bloom, Keira Knightley. Estreno: 25 de mayo. Calificación: Aceptable.

JACK SPARROW. Cuando llegó a Uruguay la movida y eficiente aventura corsaria de La maldición del Perla Negra nadie hubiera imaginado que catorce años más tarde seguiríamos hablando del simpático y de a ratos irritante capitán Sparrow, que Johnny Depp incorporó con inicial dosis de campechanía, para luego desgastarlo hasta provocar el rechazo de la platea. Y digo que parecía impensable seguir hablando de él porque las tres sucesivas continuaciones que conformaron esta millonaria saga fueron de mal en peor, terminando por ser un cine carente de vida, en el cual no había nada emocionante o atractivo para contar, mientras el espectador sentía que esos films eran una fórmula hollywoodense que sólo pretendía seguir amasando millones.

Por eso lo primero que debe decirse de los realizadores de Kon Tiki y los guionistas Nathanson y Rossio es que han logrado revertir esa situación. La venganza de Salazar recupera el espíritu aventurero de la lejana primera parte, y como plus ofrece al cinéfilo un sinnúmero de guiños referidos al viejo cine de piratas, aquel que hiciera la gloria de Errol Flynn 80 años atrás. El público joven perderá esa zona subterránea del film, pero en cambio disfrutará ampliamente de una historieta que no pierde nunca el sentido del ritmo, a pesar de tener que lidiar con una profusa trama que en realidad se compone de cuatro anécdotas paralelas: la búsqueda de un artefacto mítico que necesita de un objeto mágico para ser hallado, un par de reencuentros afectivos entre una hija y un padre y un marido y su esposa, el inicio de un amor juvenil, y por supuesto la venganza que el capitán Salazar intenta llevar a cabo sobre Sparrow, contando con la ayuda –sólo de a ratos- del sinuoso capitán Barbossa (Geoffrey Rush, estupendo como siempre).

Es innegable que a esta quinta parte le falta un ingrediente básico con el que contaba el film inicial: la novedad. Pero la suplanta por la total recuperación del personaje titular, que a lo largo de los films sucesivos había perdido por completo su frescura y espontaneidad. También ayuda la química existente entre la parejita joven, en especial debido a la labor de Kaya Scodelario, que muestra envidiable desenvoltura para que logremos olvidar a Keira Knightley, la antigua heroína joven de la saga. A esas virtudes hay que agregar el inusual dinamismo con que está llevada a cabo la larga secuencia del robo al banco y la guillotina giratoria, donde los cineastas Ronning y Sandberg saben mezclar en forma adecuada el gag visual y la fortaleza expresiva.

De todas maneras la mayor carta de triunfo del film es Javier Bardem. Con su larga cabellera flotante al viento, el fantasmal capitán Salazar es producto de la entrega total al personaje por parte del actor, y no un mero hallazgo de digitalización. El espectador veterano sabrá reconocer ecos del mejor Boris Karloff en la desmesurada composición del actor, que permanentemente juega en la cuerda floja del más absoluto ridículo, sin permitirse caer nunca en él. Junto al Anton Chigurh de Sin lugar para los débiles y el Raoul Silva de Operación Skyfall, este capitán Salazar deberá ser recordado cada vez que deba repasarse la carrera del actor nacido en las Islas Canarias.

Es verdad que no todo funciona bien en el film, en especial el personaje del capitán británico Scarfield, que no debió haber existido y agrega veinte innecesarios minutos a un producto que de por sí sobrepasa las dos horas. Más allá de ese notorio desnivel, La venganza de Salazar sabe contar en forma clara y divertida una aventura complicada, y mejora el nivel general de una saga que parecía completamente agotada.

Amilcar Nochetti Tiene 58 años. Ha sido colaborador del suplemento Cultural de El País y que desde 1977 ha estado vinculado de muy diversas formas a Cinemateca Uruguaya. Tiene publicado el libro "Un viaje en celuloide: los andenes de mi memoria" (Ediciones de la Plaza) y en breve va a publicar su segundo libro, "Seis rostros para matar: una historia de James Bond".