Home Editorial Políticamente huérfanos
0

Políticamente huérfanos

Políticamente huérfanos
0

Como otros uruguayos de varias generaciones cuando desperté a

la vida política me encontré con que Jorge Batlle ya estaba ahí.

Recuerdo su campaña presidencial de la margarita de la lista 15.

Fue cuando logro imponer la reforma naranja de la Constitución.

No me olvido cuando lo estigmatizamos como el “infidente”.

Tengo presente la reunión con jóvenes en 1970 en casas de familia

donde aceptaba cualquier pregunta insidiosa de los participantes.

Con esa práctica lanzó en la campaña de 1971 su programa en

vivo por TV: “El pueblo pregunta y Jorge Batlle responde”

Aun veo las pintadas con alquitrán de los grupos fascistas en 1972

en los muros montevideanos exigiendo: Jorge Batlle al submarino.

Vino la noche autoritaria de la dictadura por largos once años y

constato que Batlle proscrito y sin un mango siempre estuvo aquí.

Volvimos a reflotar sindicatos, gremios y partidos con el regreso

de la democracia y vimos que Jorge Batlle todavía seguía ahí.

Pasaron elecciones, plebiscitos y reformas constitucionales y

muchas veces ganaron nuestros adversarios con Jorge Batlle allí.

Llegó en su quinto intento a la presidencia de la República y tuvo

tan mala liga, que le tocaron las siete plagas durante su mandato.

Pero es inevitable mencionar su definición del “estado del alma”

y que inició un difícil camino buscando la reconciliación nacional.

De vuelta al llano no le perdonó ninguna a la izquierda y fue un

moscardón molesto metiendo el dedo en la llaga, justo ahí.

Es increíble como puede un solo hombre largar tantas ideas,

plantear tantas visiones y sugerir tantas locuras al mismo tiempo.

Solo con él me ocurrió que, en determinado momento de la charla,

no saber de que me estaba hablando por el nivel de erudición.

Fue después de cuatro horas de intentar convencerlo de hacer un

libro sobre su vida, a lo que se negó en forma irreductible, él

estaba para hablar del futuro no de la historia y no lo saque de ahí.

Creo que con su muerte se cierra una época de nuestro país.

Y nos deja a todos seguidores y adversarios con un sentimiento

de orfandad, ¿quien nos va a hacer calentar con sus propuestas?

Diga que nuestro ateismo nos impide pensar en otra vida, pero

nos surge la fantasía de que este viejo iconoclasta y pícaro debe

estar haciéndole un guiño a Seregni mientras le hace una broma a

Wilson, al tiempo que se delata con una estruendosa carcajada.

Alfredo García

Editorial de VOCES, nro. 540 – 27/10/2016

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
temas:
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.