Home Reflexion Semanal ¿Por qué voto al Partido Colorado?

¿Por qué voto al Partido Colorado?

¿Por qué voto al Partido Colorado?
0

Se acercan las elecciones internas y comenzamos una compulsa en la interna de los partidos. Empezamos con el Partido Colorado que en las encuestas está mostrando una aparente revitalización. ¿Por qué vota al partido Colorado en junio? ¿Quién es su candidato y por qué? ¿Qué porcentaje de votos considera que va a llevar cada candidato? ¿Cuál será la función de los colorados en las elecciones de octubre? ¿Qué rol juega la reaparición del ex presidente Sanguinetti para esta revitalización? ¿Talvi, Zubía y Martínez Zimarioff encarnan una renovación? ¿Es importante la permanencia de Amorín Batlle “sosteniendo el mostrador”? ¿El Batllismo vive o es solo un sobretodo apolillado?

El Partido Colorado votará muy bien por Matías Barreto

¿Por qué voto al Partido Colorado?

Voto al Partido Colorado porque comparto los valores de la colectividad política y porque entiendo que el legado de las ideas de José Batlle y Ordóñez debe estar representado en la orgánica del Partido, en el Parlamento y en la conducción del país.

¿Por qué vota al partido Colorado en junio?

Porque quiero que Sanguinetti gane la interna para que sea el candidato colorado en la elección nacional de octubre y para que se logre la mayor cantidad posible de batllistas en la Convención Nacional y Departamental.

¿Quién es su candidato y por qué?

Mi candidato es Sanguinetti, porque creo que es el Presidente que Uruguay necesita, es una persona con experiencia, que no improvisa, que tiene claro lo que hay que hacer y cómo, tiene el conocimiento, tiene la capacidad de gobernar y tiene el equipo ideal para llevar adelante las reformas que el país está necesitando.

¿Qué porcentaje de votos considera que va a llevar cada candidato?

Sanguinetti va a votar en el entorno del 50%, después Talvi 27%, Amorín 19% y  Zubia un 4%.

¿Cuál será la función de los colorados en las elecciones de octubre?

El Partido Colorado votará muy bien y obtendrá una gran cantidad de Diputados y de Senadores y eso hará que sea decisivo a partir de octubre. Estoy convencido de que ningún partido llegará al gobierno sin hacer acuerdos, y nuestra función como partido es generar esos acuerdos para construir una mayoría que sea la que gobierne los próximos años.

¿Qué rol juega la reaparición del ex presidente Sanguinetti para esta revitalización?

Su candidatura es la principal causa del crecimiento del Partido Colorado, es un estadista, fue dos veces Presidente, es conocido por todos los uruguayos y tiene muy buen saldo de simpatía si se lo compara con el resto de los precandidatos. Además logra captar votos desde todos los otros partidos políticos, incluido el Frente Amplio y como señalan muchos expertos es una opción que podrían votar los indecisos.Estoy convencido de que con Sanguinetti como candidato, el Partido Colorado podría liderando la mayoría que gobierne el país en los próximos años.

¿Talvi, Zubía y Martínez Zimarioff encarnan una renovación?

Los tres son renovación en cuanto a que son nuevas candidaturas, pero en cuanto a lo ideológico tengo mis dudas.

¿Es importante la permanencia de Amorín Batlle “sosteniendo el mostrador”?

Es importante, con sus luces y sus sombras siempre ha estado al firme, eso es destacable. Y sin dudas hace un aporte muy grande al Partido Colorado.

¿El Batllismo vive o es solo un sobretodo apolillado?

El batllismo vive en el ADN de cada uruguayo, en nuestra forma de pensar y de ver el mundo.

 

Somos Todos Batllistas por Aníbal Gloodtdofsky

 

El próximo 30 de junio tendrán lugar las Elecciones Internas. Esa elección establecerá equilibrios y mayorías entre los sectores dentro de cada partido. En consecuencia, de tal acto emergerán las autoridades partidarias y las ideas que guiarán su accionar en el próximo quinquenio. La suma de votos mayoritaria proclama el triunfo de una idea. El candidato que reúna más votos es la idea encarnada. Por tal razón, las elecciones internas funcionan simultáneamente como una elección primaria: de ella surge la idea que el partido le presentará a los uruguayos en octubre y al candidato que la representa. En nuestro caso votaremos al Partido Colorado. Votamos en particular al Batllismo. Lo hacemos por la simple razón que su abanico de ideas, acción y pensamiento, incluye nuestra propia visión del porvenir.

Quien le pone los colores a ese amplio abanico es el Dr. Julio María Sanguinetti y a él le hemos brindado nuestro apoyo entusiasta. No supuso ningún sacrificio deponer la aspiración de marcar nuestro propio camino junto al movimiento Somos Todos. Nos sumamos a sus columnas para impulsar a quien ha protagonizado el resurgimiento del partido político más importante en la historia del país. Sanguinetti es hoy la encarnación de la Idea. Desde el llano lentamente irrumpió en escena y creció en forma constante. Su sombra se proyectó sobre el valle y cubrió a quienes nos hemos sentido siempre más cómodos en los riscos de la montaña. Hoy todo el Partido Colorado es Sanguinetti… la hora lo imponía. Porque hoy el desafío es lo urgente: nuestras ideas y la divisa deben sortear con éxito la dura prueba de octubre. A los uruguayos les va todo en ello.

Detrás de Sanguinetti el Partido Colorado ofrece las candidaturas de José Amorín, Gustavo Zubía, Ernesto Talvi, Edgardo Martínez Zimarioff y Pedro Etchegaray. Todos ellos aportan matices a la propuesta de Sanguinetti: desmonopolización, flexibilización laboral, desregulación, productividad y competitividad. Amorín aporta la opinión del interior del país y Talvi sus ideas para la educación. Todo lo que suma es bienvenido. No aventuro ningún resultado, ni me atrevo a asegurar quién de ellos secundará a Sanguinetti.

Nos queda pendiente la tarea de la “renovación” del Partido Colorado.  No alcanzan los rostros nuevos al frente de comparsas viejas, porque la renovación no es únicamente una cuestión de personas. Renovarse implica proponer un mañana acorde al avance del mundo. Para eso se necesita gente cuya vida dependa más del futuro que de los recuerdos del ayer. En esa obra estará Somos Todos en los próximos cinco años.

En octubre el Partido Colorado va por el gobierno. De a poco se verán los movimientos de opinión en los restantes partidos y de que forma esa posibilidad se hará certeza. El Batllismo es la ideología natural de los uruguayos. Vive. En octubre desbordará el cauce del Partido Colorado anegando más allá de sus orillas.

 

El Batllismo está más vivo que nunca por Pablo Ferrari

  • El país necesita al Partido Colorado en el centro del debate nacional.

Ha sido el articulador de la consolidación de nuestra soberanía nacional y nuestro internacionalismo en el tiempo de la Guerra Grande y la Defensa. Estuvo en la vanguardia de la derrota del militarismo en siglo XIX. Lideró la reforma escolar que dio origen a nuestra escuela Laica gratuita y obligatoria y en la diseminación de la educación secundaria con la creación de los liceos departamentales de Batlle y Ordoñez. Llevó al debate la legislación social que protege al trabajo, a los menores, a las mujeres a las que promovió y liberó mediante la ley de divorcio, voto y plenos derechos políticos y tanto mas.

El Partido Colorado Batllista, por tomar el deporte como un ejemplo, ha sido quien llevó adelante la creación de la estructura legislativa y real que posibilitó la creación de la CNEF, el ISEEF, las 114 plazas de deportes, el Estadio Centenario, la Pista de Atletismo, el surgimiento de decenas de Federaciones, Clubes y Ligas. Eso llevó a que el Uruguay lidere el mundo en Deportes desde el año 20 hasta el 54 en fútbol, y a lo largo de todos estos años se lograron cientos de medallas en ciclos olímpicos en remo, boxeo, basquetbol, rugby, vela, atletismo, hockey, natación, volley, ciclismo entre tantas disciplinas.

Fue acérrimo luchador contra la droga en el deporte. La última obra del Presidente Batlle fue la gran reforma de la Pista de Atletismo con certificación IAAF.

Hay muchos otros temas vitales de la República, tomé de ejemplo algunos.

Otro ineludible en los 80’, llevamos la responsabilidad junto a nuestros socios de ponerle fin con día y hora a la dictadura.

Llevamos a cabo exitosamente adelante el primer gobierno de la restauración democrática logrando el apoyo y la gobernabilidad con nuestros otros socios demócratas.

El Partido Colorado hizo el cambio en paz. Más tarde sacamos el país adelante de la mayor crisis financiera de nuestra historia y con un crecimiento que comenzó en el 2004. En fin, son muchas las contribuciones.

Actualmente tenemos una sociedad dividida y empobrecida socialmente. Ante ello el Partido Colorado de hoy es clave, representa el diálogo, el saber hacer y el camino de la regeneración republicana de los derechos, del país jurídico por encima de lo político, de la tolerancia, frente al desgobierno que nos ha sumido en este caos.

Hoy representamos la real posibilidad de reincorporarnos al mundo moderno como país amigo confiable acordando comercio con cientos de mercados y en lo político no permanecer en la lista gris de los malos en que estamos hoy. No somos un país que debe proteger al régimen de Maduro en Venezuela.

2- Mi candidato es Julio María Sanguinetti porque representa exactamente lo que acabo de expresar. Es quien puede conducir la vuelta al camino en paz y hacia la modernidad liderando el equipo de ésta nueva generación dispuesta a afrontar los desafíos que Uruguay si o si debe emprender. Tiene la experiencia de haber sido dos veces Presidente, con un profundo prestigio internacional que garantiza la reinserción en el mundo y así generar acuerdos e inversiones que generen fuentes de trabajo.

3- Cada candidato llevara el porcentaje que la ciudadanía Colorada le otorgue.

4- En octubre nuestro objetivo, como siempre, es llegar a gobernar teniendo como eje de todas las acciones de gobierno que la gente viva mejor.

5- La Presencia de Sanguinetti en el ruedo electoral ha inundado al país con esperanza, dando seguridad en el rumbo y poniendo los temas importantes en el debate de forma responsable con argumentos mostrando equipos en cada área.

6- Talvi representa una visión liberal más ortodoxa que también contribuye a nuestro fértil debate partidario. Zubía trae una visión nueva, su pericia como fiscal trae un ángulo que pretende fortalecer lo jurídico.

7- La presencia de José Amorín y la vieja lista 15 es fundamental.  Es difícil entender a nuestro partido sin ella. Sanguinetti surgió de allí. Muchísimos de nuestros compañeros del partido nacieron y crecieron en ella para luego llevar partes de ese pensamiento a todos los rincones del Partido. Hoy muchos de ellos están en Compromiso desde el Vamos y forman parte de la Lista 200010 apoyándome. Todos comprometidos conviven muy bien con valiosa gente de Vamos Uruguay, del Foro, de la ABX e independientes.

8- El Batllismo está más vivo que nunca. Es lo que nuestra Republica necesita.

Su espíritu pragmático sin dogmatismos, su reformismo social ético y no ideológico, su racionalidad ante los problemas de hoy y del futuro están vigentes.

Su tolerancia y su liberalismo progresista. Su pasión por la legalidad. El saber hacer y gobernar desde las instituciones, para la gente, promoviendo la armonía y no la confrontación.

 

El crecimiento colorado asegura el cambio de gobierno por Fitzgerald Cantero Piali

En octubre del año pasado, tenía una decisión muy importante que tomar. Quedarme en mi cargo de Director del Banco de Seguros del Estado, un lugar de comodidad para trabajar y hacer cosas positivas; o renunciar y volcarme de lleno a la actividad política, pensando una vez más en servir al país. Lo hablé con muchas personas, por supuesto con mi familia, con valiosos amigos, dentro de los que se destaca Pedro Bordaberry, por ejemplo.

Y decidí renunciar. No podía quedarme cruzado de brazos, al calor de un cargo, mientras veo que nuestra gente necesita oportunidades, al menos, en tres áreas fundamentales: seguridad, educación y trabajo.

No resiste el Uruguay, tal como lo conocemos, un nuevo período del Frente Amplio.

Por lo tanto, allí había un objetivo claro por el cual era imprescindible volver al ruedo político: un cambio de gobierno. Porque al Frente Amplio se le agotó el modelo. Y sus precandidatos ofrecen lo mismo que en estos 15 años: más impuestos, más déficit, menos educación, menos trabajo, menos seguridad.

El segundo objetivo, es que el Partido Colorado crezca. En las tres últimas elecciones, quedó demostrado que con un Partido Colorado por debajo del 20% de los votos, el Frente Amplio gana con mayoría absoluta. Esto, que puede ser una casualidad, no lo es. El Partido Nacional se ha mantenido estable en su nivel de votación.

Es claro entonces, que el crecimiento del Partido Colorado, es condición necesaria para que haya un cambio de gobierno. Con la misma convicción, afirmo que el crecimiento que viene registrando en las tendencias de los diferentes estudios de opinión pública, se debe al efecto Sanguinetti. El Presidente Julio María Sanguinetti, no solamente nos da una muestra de vitalidad y entusiasmo, sino que es ejemplo para redoblar los esfuerzos y trabajar por la causa. Y eso se contagia y se percibe.

Esto sin desmerecer en nada a los otros correligionarios que aspiran a la representación única del Partido. Valiosos compañeros que con un esfuerzo enorme -que todos los colorados debemos agradecer, como le agradecemos a Sanguinetti- están trabajando a lo largo y ancho del país. Ello agranda aún más la figura de Sanguinetti que trabaja incasablemente día a día. El efecto Sanguinetti, también le otorga al Partido Colorado el rol protagónico de ser la condición suficiente para que, en 2020, tengamos un gobierno de otro signo político.

El rol que deberemos cumplir, será el que marquen las urnas en octubre, como ha sido siempre. Estoy seguro que será un rol protagónico, en ese gran gobierno de coalición que empezaremos a delinear dentro de pocos meses.  Para ello estamos trabajando sin pausa.

Rumbo a la Interna por Cristina de Armas

Es la elección más importante de todas pues supone el ordenamiento interno, quién toma la conducción del partido por los próximos 5 años, quién tendrá más cargos en el Parlamento por cada partido y quién le representará en la carrera por la presidencia.

En su discurso en la Casa de los Comunes de Noviembre de 1947 decía Winston Churchill:“La democracia es el peor sistema de gobierno a excepción de los demás que se han intentado aplicar alguna vez”

La democracia implica pluralidad de ideas y la pluralidad de ideas, inevitablemente, implica conflicto. El respeto a esa pluralidad y la gestión de ese conflicto es lo que marca la fortaleza de una democracia y su propia existencia. La representación de esa pluralidad y el sostén de ese sistema es la función de los partidos políticos pues sin ellos no hay democracia. La importancia y la fortaleza de los partidos políticos en una democracia es entonces, superlativa.

El próximo 30 de junio el partido colorado se presenta a la elección interna con múltiples candidaturas.

Gustavo Zubía; el ex fiscal nuevo en las lides políticas aporta a la colectividad colorada una impronta diferente, descontracturada, mediática, simpática para muchos y  para otros no tanto pero de ninguna manera desapercibida y con un discurso muy puntual fundamentado en su experiencia

Edgardo Martínez Zimarioff; el ex ministro de la CE retoma su carrera política como pre candidato apuntando en su discurso a disfrutar de la vida y un mundo mejor.

José Amorín Batlle; tiene su estructura y su estilo de trabajo, silencioso y constante desde hace muchos años y supo acortarle distancia a Pedro Bordaberry en 2014. De esos políticos de fuste, sin grandes alardes y marquesinas pero que llegado el momento cumple con la entrega. A esta interna llega además con la fuerza humana y política del departamento de Salto.

Ernesto Talvi; un técnico, nuevo en el terreno político y que ha intentado nuevamente hablar de renovación, pretende imitar el discurso de Ciudadanos de España, liberal, posmoderno y desideologizado, en principio frío, dentro de la estructura del partido pero sin arraigo, al igual que el español, sustentado por empresas, de porte académico y dirección de clase. Un candidato en construcción.

Julio María Sanguinetti; el dos veces presidente de la república, el hombre que inició el nuevo tiempo de democracia en 1985 sorprendió a todos tomando las riendas de los grupos batllistas hace apenas un año y hoy es favorito en todas las encuestas. Ha recuperado al batllismo como bandera, la fraternidad como discurso y el hacer como herramienta para lograr el objetivo de un partido que quiere seguir haciendo historia.“No siempre es claro el camino del deber” decía José Batlle Y Ordóñez y es por eso que se hace indispensable un libro de ruta. El batllismo está escrito, es palabra y es bandera para levantar bien alto y con orgullo, solo se necesitaba el candidato que lo hiciera y en don Julio lo ha encontrado, como lo ha hecho antes, poniendo el cuerpo y el alma por el partido, por el país, con responsabilidad, orgullo y amor propio, en las verdes y en las maduras, en los días de gloria cuando los rostros resplandecen y en las derrotas cuando se ocultan, pero por sobre todo, en los días de responsabilidad, cuando hay que decidir y saber que se cargará luego con el peso del juicio de la historia, sobre todo, las historia escrita por aquellos que nunca han tenido que decidir ni podrían, porque el valor de un hombre no se mide por la capacidad de ponerse detrás de un arma y abrir fuego, el valor de un hombre escribe historia cuando debe dar un paso adelante y decidir el destino de quienes dependen de él.

¿Porque voto al Partido Colorado? Por Carolina Ache

Voy a votar al Partido Colorado porque soy batllista por profunda convicción y compromiso.
El batllismo es sensibilidad social, compromiso con los más desfavorecidos pero implica también el deber de ser eficientes, para que esa sensibilidad social se traduzca en resultados reales, porque no sirve satisfacer ciertas necesidades sofocando libertades centrales.
Batlle tenía una gran sensibilidad social pero no era socialista, tenía un gran sentido de la libertad sin ser un liberal a ultranza.
El batllismo es cumplir con el deber social y con el deber ciudadano de proteger los derechos individuales y la libertad. Sobre todo, y vale subrayarlo en los tiempos que corren para evitar confusiones; el legado batllista es profundamente democrático.

Esta síntesis los colorados la recogemos como propia.

Sin embargo no se trata de repetir el pasado de forma automática porque eso implicaría no entender el presente y comprometer el futuro y el nuestro es un compromiso con un mejor futuro.
Tenemos como generación el deber de forjar un país más hospitalario para las generaciones que van a venir, queremos recuperar la esperanza, no como un término vago de cosas inalcanzables , hablo de una esperanza responsable, la esperanza alcanzable de hacer un gobierno decente, ordenado que promueva la cultura, la seguridad y que tutele todos los de recechos. Sabemos que el país necesita gestión responsable, que si nos toca asumir el gobierno el 1 de marzo del 2020 habrá que poner al país de nuevo en la proa del progreso, en la proa de la libertad en el camino de su mejor desarrollo, ya estamos preparados para eso.
Ernesto Talvi nos infunde confianza con su liderazgo, con su claridad de ideas con su capacidad para comprender los problemas y saber desde donde abordarlos.
Las semanas que nos quedan de aquí a las elecciones internas van a ser semanas de intensa lucha pero no fratricida, porque nos preocupan menos los otros candidatos como si la suerte del país. Nosotros somos un partido responsable no en vano estuvimos cien años en el gobierno, no en vano somos los que forjamos el principal sistema de libertades, de derechos, de justicia social y de cultura que tiene este país.
Vamos a competir, a defender nuestro punto de vista con fervor y convicción como lo estamos haciendo, pero sabemos que el verdadero peso de la responsabilidad no está en los juegos de las internas. Nuestro objetivo es la nación, el bien del país.

Dicho esto, debo resaltar la decisión de Ernesto Talvi de transitar un camino propio, ya que fue detonante para que el ex Presidente Sanguinetti regresara a la plena acción política, estimulando una interna efervescente y competitiva , como no teníamos desde e año 1999. Hoy los colorados nos destacamos por contar con primarias interesantes, no solo por lo parejas sino, principalmente, por el excelente nivel de sus los candidatos. Lo que está claro es que sea cual sea el resultado el partido Colorado es el que tiene la llave para un cambio de rumbo que se impone.

La esencia del batllismo por Max Sapolinski

Las próximas elecciones internas marcarán el comienzo de un proceso electoral que puede marcar un punto de inflexión para el quehacer nacional.

Parece acercarse el día en que se cumpla la profecía de Jorge Batlle, quien al momento de tomar las difíciles decisiones que permitieron reencauzar al país por la senda del crecimiento, al amparo de los valores reunidos en el concepto de la “ética de la responsabilidad” que le han sido tan caros al Partido Colorado a lo largo de su historia, vaticinó que el Partido perdería las siguientes elecciones, comenzaría un dominio del Frente Amplio que se prolongaría por quince años y al final, esta fuerza fracasaría y perdería el gobierno.

Este es uno más de los valores que alientan a la pertenencia al Partido Colorado. Por supuesto que la fuerza política más longeva del mundo, a lo largo de casi dos siglos de existencia, seguramente ha tenido momentos de mayor relucir y otros más deslucidos. Es inevitable que ello pase.

Sin embargo, los valores que el Partido Colorado representa a lo largo de su historia (el republicanismo, la defensa de la libertad, la justicia social), son imprescindibles si pretendemos volver a situarnos entre los países que pueden mostrar preocupación por la educación, la convivencia y el desarrollo en un marco de oportunidades para sus ciudadanos.

Para ello el histórico partido se siente renovado y rejuvenecido. Luego del duro cimbronazo de 2004, bajo el liderazgo de Pedro Bordaberry se echaron por tierra lúgubres presagios de los augures siempre dispuestos a vaticinar la muerte del mismo demostrando que el protagonista principal del desarrollo del Uruguay no iba a cejar en su empeño de aportar lo mejor de sí en beneficio general.

Este proceso que se inicia encuentra a dos protagonistas principales. Ambos son responsables directos del sentimiento de revitalización. Por un lado, el expresidente Julio María Sanguinetti y por el otro el Economista Ernesto Talvi.

El primero representa la solidez de la historia partidaria y su experiencia de gobierno. El segundo, la renovación y el conocimiento profundo de la posibilidad de aplicar las más avanzadas políticas públicas en beneficio del Uruguay.

En lo personal apuesto, como lo he hecho en otras oportunidades, por la renovación, por la apuesta a trabajar en procura del cambio imprescindible e impostergable que requiere nuestro país, por reconstruir el “país modelo” al que arribaron mis padres, que bajo el influjo de Batlle y Ordóñez era ejemplo en el mundo entero.

Por eso, apoyo a Ernesto Talvi. Él encarna al país dispuesto a luchar por su futuro sin dejar de lado los valores que nos hicieron singulares, sin ataduras que lo condicionen más que su vocación de servicio.

Estoy seguro que el Partido Colorado está llamado a reverdecer viejos principios y laureles.

Cada vez más se requiere una línea de conducción que procure la igualdad de oportunidades, que esté cimentada en su convicción liberal, por un profundo respeto por el republicanismo y la defensa del Estado de Derecho.

Es imprescindible propender a igualar hacia arriba, renegar del pobrismo y generar oportunidades.

Todo esto, es la esencia del batllismo y como quedó demostrado en los últimos tiempos, después de haber sido testigos de la tarea gubernamental de aquellos que quisieron vestirse con ropaje ajeno, el mismo sigue teniendo al Partido Colorado como su custodio permanente.

Seguramente, avizoramos una reñida elección interna entre los dos candidatos principales, sin lugar a dudas, los mejores candidatos que algún Partido en Uruguay está en condiciones de ofrecer.

Estoy seguro que se saldrá de la instancia electoral con mayor vitalidad aún, y estos protagonistas, junto a los otros que conforman el espectro partidario, conformarán una fuerza que será decisiva en octubre para reencauzar a la República por la senda del progreso, el desarrollo y la justicia social, tanto si gana el gobierno como si le toca aportar sus ideas y hombres al bienestar general.

Mantener viva la llama por Romana Ferrer

Solía decir: “no me pescan más para hacer política” y, sin embargo, aquí estamos. Cómo no vamos a estar cuando un dos veces presidente, como Julio María Sanguinetti, decide salir al ruedo sin otra razón que mantener viva la llama de su Partido, ¡nuestro partido!, y lo hace con un ímpetu que varios jóvenes envidiarían. Y a medida que pasan las semanas, lejos de vérsele cansado, se le ve muy alegre y entusiasmado. Es admirable y contagia.

Decir Sanguinetti hoy, es decir recuperar la República, es decir obras sociales en serio, como los CAIF, tan vigentes y necesarios, es, como dice el Dr. Pablo Ferrari, (quién fuera secretario político de Pedro y hoy encabeza nuestra lista, la 200010), volver a la certeza de que lo jurídico esté por encima de lo político y no al revés.

Quien me conozca sabe que soy la hincha número uno de Pedro, pero esta vez no está entre las opciones y ya para experimentos hemos tenido más que suficientes.

¿Cuántos votaron allá por el 2004 al FA para probar una opción nueva? No hace falta explicar el resultado: hoy lo estamos viviendo. Esta vez prefiero la certeza de quien tiene la experiencia en gobernar y timonear esas tormentas.

Hace pocos meses nadie imaginaba que se podrían alcanzar estos niveles de intención de voto por el Partido Colorado, ni el más distraído podrá negar el papel que ha tenido el presidente Sanguinetti en ello. Vendrán las internas en junio, y luego en octubre ¿quién sabe? Allá vamos, con esperanza y “por el camino que sale el sol”.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.