Home Editorial Prensa libre
0

Prensa libre

Prensa libre
0

Con mucha frecuencia escuchamos por todos lados acusaciones a los medios.

Como no acordarse de las denuncias de Cristina Kirchner contra la prensa.

O las imputaciones a la red O globo de conspirar contra el gobierno en Brasil.

El caso Venezuela  es paradigmático, inculpando a los medios de la crisis.

Por toda América Latina sobrevuela  el “terrorismo mediático” de la derecha.

Sin duda, grandes intereses económicos y políticos hacen su juego en contra

de los gobiernos  que osan cuestionar, por poco que sea, el modelo existente.

Pero de ahí a que los medios de comunicación sean la causa de todos los

males y los responsables de que la izquierda retroceda, es un poco mucho.

Miremos nada más nuestro país, que en definitiva es lo que nos interesa.

La izquierda uruguaya llegó al gobierno con todo el espectro de medios

audiovisuales y  prensa escrita, jugando para los partidos tradicionales.

Durante doce años no fue capaz de cambiar las reglas del juego y a esta altura

cabe pensar que no se plantea hacerlo, es más el sistema le resulta funcional.

Sin ir más lejos el presidente Mujica utilizó durante cinco años al semanario

Búsqueda  prácticamente como el vocero de las noticias que quería difundir.

Y resulta que ahora, se escuchan permanentemente  las quejas  y los lamentos

sobre la información de los medios masivos y la labor de los periodistas.

¡Se viene la embestida restauradora!, vociferan y la prensa es cómplice.

Hagamos un poco de memoria. ¿Cómo actuamos siendo oposición el Frente?

Le dimos con un caño a los partidos tradicionales y no dejamos pasar una.

Parece un poco hipócrita  reaccionar como vestales ultrajadas por las críticas.

Si hacemos las cosas en forma correcta no pueden decir nada, salvo que

mientan o inventen, y en ese caso pierden la imprescindible credibilidad.

Estoy absolutamente convencido que los periodistas no escapan a las

generales del resto de la población y la mitad simpatiza con la izquierda.

Pero esa afinidad no les hace olvidar cuál es su tarea profesional fundamental:

La búsqueda de la verdad, toque a quien toque y caiga quien caiga.

Un país en serio necesita una prensa independiente actuando con total libertad.

Alfredo García

POR MÁS PERIODISMO, APOYÁ VOCES

Nunca negamos nuestra línea editorial, pero tenemos un dogma: la absoluta amplitud para publicar a todos los que piensan diferente. Mantuvimos la independencia de partidos o gobiernos y nunca respondimos a intereses corporativos de ningún tipo de ideología. Hablemos claro, como siempre: necesitamos ayuda para sobrevivir.

Todas las semanas imprimimos 2500 ejemplares y vamos colgando en nuestra web todas las notas que son de libre acceso sin límite. Decenas de miles, nos leen en forma digital cada semana. No vamos a hacer suscripciones ni restringir nuestros contenidos.

Pensamos que el periodismo igual que la libertad, debe ser libre. Y es por eso que lanzamos una campaña de apoyo financiero y esperamos tu aporte solidario.
Si alguna vez te hicimos pensar con una nota, apoyá a VOCES.
Si muchas veces te enojaste con una opinión, apoyá a VOCES.
Si en alguna ocasión te encantó una entrevista, apoyá a VOCES.
Si encontraste algo novedoso en nuestras páginas, apoyá a VOCES
Si creés que la información confiable y el debate de ideas son fundamentales para tener una democracia plena, contá con VOCES.

Sin ti, no es posible el periodismo independiente; contamos contigo. Conozca aquí las opciones de apoyo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js
Alfredo Garcia Nació en Montevideo el 9 de agosto de 1954. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Estocolmo, Suecia; que fue su lugar de residencia entre 1975 y 1983. Hizo un postgrado en Marketing y realizó los cursos del Master de Marketing en la Universidad Católica de Montevideo. Trabajó durante veinte años en la industria farmacéutica en el área privada. Su labor como periodista comenzó en los semanarios Opinar y Opción a principios de los ochenta. Participó en 1984 en el periódico Cinco Días clausurado por la dictadura. Miembro del grupo fundador del diario La Hora, integró luego el staff de los semanarios Las Bases y Mate Amargo. Escribió también en las revistas Mediomundo y Latitud 3035. Es el impulsor y Redactor Responsable del Semanario Voces. Publicó el libro Voces junto con Jorge Lauro en el año 2006 y el libro PEPE Coloquios en el año 2009, ambos editados por Fin de Siglo.