Home Reflexion Semanal Raúl Sendic: ¿Suma o resta? 

Raúl Sendic: ¿Suma o resta? 

Raúl Sendic: ¿Suma o resta? 
0

Hace unos días tuvo lugar un acto de la lista 711 de Raúl Sendic en el local del Frente Amplio. Participaron del mismo José Mujica, que dio un discurso, y la vicepresidenta Lucia Topolansky.  Sendic reafirmó su voluntad de ser candidato en el 2019. Inmediatamente hubo manifestaciones criticando dicho evento que para muchos militantes de la fuerza de gobierno puede ser utilizado por la oposición en la campaña electoral, además de resultar inadmisible, y para muchos opositores marca la supuesta decadencia moral en que cayó la izquierda.

¿Se ha convertido Raúl Sendic en el icono de la corrupción de izquierda en nuestro país? ¿Es justa o no esta caracterización? ¿Se puede volver de ese señalamiento? ¿Debería dar un paso al costado? ¿Por qué no se le excluye? ¿Por qué recibe el apoyo de figuras emblemáticas de la coalición? ¿Atenta su presencia contra un cuarto gobierno del FA? ¿Qué va a hacer el plenario con el informe del Tribunal de Conducta política? ¿Sabe demasiado como dicen algunos y aceptar su candidatura es el precio de su silencio? ¿Por qué puede llegar a tener verosimilitud para muchos que una fuerza política pueda ser extorsionada? ¿No le quita autoridad moral al FA esta situación?

 

¿El regreso del hijo pródigo? Por Rodrigo da Oliveira

 

Tiene largo historial en la vida política, traído de la mano de su apellido. Cualquiera que lo hubiera escuchado el día de la victoria FA en las pasadas elecciones, en el discurso dado a los pies del monumento al Gaucho, no hubiera dado dos céntimos por tamaño personaje. Y hubiera tenido razón.
Hijo dilecto de Mujica, políticamente hablando, tuvo vaivenes más o menos públicos hasta que pasó por el directorio de Ancap, período durante el cual el ente mostró pérdidas que seguimos pagando todos.
Hasta hace un par de semanas era una papa caliente, un cadáver con el cual nadie sabía qué hacer. Y al decir de la sra. Topo, el mamado despertó, de la mano de Mujica y ella misma. El Parlamento nacional había dado muestras de pobreza institucional, al permitirle renunciar sin más, sin debate ni explicaciones. Encima de ello hubimos de escuchar justificaciones de legisladores de todos los partidos, acerca de la conveniencia de no abrir debates. Un premio a la corruptela de cabotaje y una apertura de paraguas generalizada. Por aquello de hoy por mí y mañana por ti, ¿vio?
¿Sendic fue un funcionario de accionar deleznable ? Sin dudas no, pagó por errores propios y ajenos. Indemne salió de algunos de ellos Daniel Martínez en todo el entresijo Ancap; en algún momento deberá ser llamado a responsabilidad, administrativa al menos.
Algunas cosas fueron menos claras, tal el episodio con la agencia 10, utilizada para publicidad institucional y electoral, en un episodio aún no debidamente aclarado.
El Plenario del FA debe aún resolver qué hacer con el tema Raulito, representa todo aquello de lo cual quieren distanciarse. ¿Cuál es el motivo por el que no fue segregado de la fuerza política? Algunas voces maledicentes desde fuera y dentro mismo del FA sostienen que sabe demasiado y que no conviene que hable. Pero de ahí a darle un apoyo explícito como el brindado por Mujica y Topolansky en la nueva presentación pública del decaído candidato hay una enorme distancia.
Deberemos esperar.
Los cambios de aires y de partidos en el gobierno sirven también para que se conozcan entresijos que no resultan del todo claros, mientras unos u otros están en el poder.
A nivel de transparencia en el gobierno y a pesar de todo lo que se intenta disimular desde la fuerza que lo sostiene, el caso Sendic es una piedra en el zapato. Lejos está de ser el único aunque es bien representativo de una forma de hacer política y de la barata.
Volvimos a perder tiempo, energías y la posibilidad de poder mirar con altura y sin soberbia, dado todo lo bien realizado.
En cambio, decidimos mantener la soberbia como actitud frente a los demás, una vez más.
Poca cosa quedó de aquella actitud principista de los comienzos, el barro de la politiquilla nos llega al cuello.
Una vez más necesitamos un proyecto que nos convoque y no nos deje el sabor amargo de la cosa mal proyectada y peor hecha.
Otra oportunidad perdida. Y van…

Paradigmatico por José Luis Perera

 

Si paradigmático es “algo que puede presentarse como ejemplo o modelo, el “caso Sendic” lo es, sin duda. Claro que como ejemplo de lo que no debe ser. Tanto desde el punto de vista individual como desde el colectivo. Importa porque es un actor destacado; ha sido diputado, director y luego presidente de ANCAP, Ministro de Industria, senador y vicepresidente de la República. Y desde luego, importa porque pertenece al partido de gobierno.

Se lo cuestiona básicamente por tres cosas: 1) Haber dejado un agujero del orden de los mil millones de dólares en ANCAP, 2) haberse auto adjudicado un título de Licenciado en Genética Humana, y 3) haber utilizado los dineros públicos para compras personales.

Lo primero es sin duda una proeza difícil de igualar. Logró hacer desaparecer mil millones de dólares de la petrolera, una empresa que factura tres mil doscientos millones al año, y además lo hizo en el momento en el que el principal insumo (el petróleo) bajaba a precios históricos. Por si fuera poco, logró perder también millones de dólares en la cementera en medio de un boom de la construcción, mientras su competidora ganaba millones. Es decir, puede ser puesto sin temor en el lugar de los ineptos. Algo que la ciudadanía no quiere en un gobernante.

Lo segundo, es una verdadera estupidez, inventarse un título inexistente, y además decorar la mentira con sendas medallas de oro también inexistentes es algo que escapa a la ciencia política y es más bien para la psicología. Lo peor es que primero reconoció no tener el título, pero luego se embarcó en sostener la mentira contra viento y marea. Algo que debiéramos rechazar también en un político, la mentira descarada.

Y lo tercero es algo muy grave, porque tiene además implicancias delictivas. Algo que desde luego la ciudadanía debiera rechazar de plano, un político que utiliza nuestros dineros en su propio beneficio.

Desde el punto de vista del partido político al que pertenece, el “caso sendic” es paradigmático por lo vergonzoso. La fuerza política de gobierno ha hecho todo lo que no debía hacer.

Cuando sale a la luz pública lo del título, el Plenario Nacional respalda a Sendic y descarga su ira sobre la oposición y la prensa, hablando de maniobras de enchastre para sacar del ruedo a un futuro candidato. Patético. Absolutamente nadie podía creer que Sendic tuviera algún título de algo, pero se lo respaldo como lo hace la mafia con sus integrantes.

En el caso de ANCAP se llegó a hablar de una “gestión exitosa”.

Y cuando la JUTEP y el propio Tribunal de Etica del FA condenan a Sendic, y la justicia lo procesa, por el uso de la tarjeta corporativa, el FA ni siquiera lo sanciona. Es el propio Sendic quien le saca las castañas del fuego renunciando. Y por si fuera poco, se intentó premiarlo con el subsidio, cosa que también evitó el propio Sendic renunciando a ello.

Ahora hay quienes desde el FA sostienen que no hay razones “legales” para que Sendic -procesado en primera instancia por peculado y abuso de funciones- no sea candidato. Señores, las razones son éticas.

 

 

El delfín de la discordia por Valeria David de Lima

 

Innumerables fueron las opciones de gol que tuvo Nacional el domingo a la tarde en el Centenario para ponerse en ventaja, algún comentarista afirmó que el Boston se fue con el arco “abollado”, pero no hubo caso, el palo, las manos del arquero rival y la poca fortuna tricolor hicieron que el mal humor entre los hinchas fuera en aumento.

En el entre tiempo me llega el siguiente texto: “No me gustan los partidos en los que erramos tantos goles. Después el rival tiene una y te clava…”, si hay alguien en éste planeta que no le erra en sus pronósticos es ésta persona así que; minuto 89’ contragolpe de Boston River, Rafa García olvida que sin lastimar al rival puede cortar una jugada de gol en la mitad de la cancha y evitar una formidable habilitación y mejor definición que puso el 1-0 final.

El detrás de escena del encuentro tuvo lugar en el living de mi casa, omití contar que compartí los 94’ de partido con un hincha del tradicional rival del bolso. Hubo momentos que contaron con picos máximo de “bullying” en sala, uno fue el gol (qué grité de forma enfática y fue anulado de manera automática) en offside de Webó, confieso que me sentí un poco Sendic haciendo cola para votar en el orden EGRESADOS en alguna elección universitaria.

Intenté entender los cambios del cacique y el porqué de no poner a Papelito en el segundo tiempo y me sentí en los zapatos de los integrantes del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio cuando les tocó escuchar a Sendic explicar los gastos que realizó con una tarjeta de un ente público:

 

“No sé, la verdad no sé, no tengo ni idea de cómo se hizo, la verdad que no lo sé”

“Me parece muy rara esa compra en Divino”, “A mí me parece muy rara esa compra”

Éstas declaraciones que parecen irreales pero que lamentablemente existieron, se desprenden del punto 10 del dictamen del TCP del FA. El informe manifiesta de forma muy clara que Sendic tuvo un modo de proceder inaceptable en la utilización de dineros públicos.

El pasado mes de setiembre hizo un año que el TCP se pronunció, el tema aún no se trató dentro de la fuerza política.

Si bien Sendic renunció a la vicepresidencia de la República, no está sancionado ni inhabilitado para ser candidato por el Frente Amplio. ¿Cuándo empezamos a zurcir?

Sendic: ¿Suma o Resta?

RESTÓ. RESTA y si quienes salen en la foto con él lo siguen dejando hacer seguirá restando y dañando la credibilidad y la confianza de la gente en el Frente Amplio.

Raúl Sendic está blindado, la realidad no le penetra. No le entra ni la humedad.

Carga con un procesamiento por abuso de funciones y peculado y afirma que el fallo de la justicia no le hace honor a la verdad. Hermético

El tribunal de conducta política de su propio partido determina que tuvo conductas reñidas con la ética y él señala que el fallo es infundado y desproporcionado.

Sellado

Infinitos delirios sobre un título universitario inexistente.

La mala gestión y las inversiones sin control de Ancap (Danilo hasta intentó explicarle con naranjas que estaba rompiendo todo) terminan explicando el descalabro financiero del ente petrolero que debió ser capitalizado y reordenado en éste periodo de gobierno.

¿De verdad Mujica sigue creyendo en éste Delfín?

Ya nos dejó bien claro que necesita “bracitos” para nadar, por qué solo se hunde…

La incapacidad permanente de Sendic para respaldar sus palabras con hechos, lo dejan muy lejos de ser una figura verosímil.  Los cuestionamientos éticos son un componente integrante del desencanto social que no le hace nada bien a la política como actividad humana; la región está plagada de ejemplos claros.

 

Mucho más que una mochila por Luis Briosso

 

Resulta bastante difícil imaginar desde qué lugar podría Raúl Sendic aportarle algo al Frente Amplio. El ex vicepresidente solo pesca en la pecera de votantes frenteamplistas, ya que sus electores pertenecen al núcleo duro de militantes y no hay la más mínima chance que pueda atraer votos desde afuera del partido.

 

Sin embargo, puede infligir mucho daño.

 

En primera instancia, ¿qué pre candidato va a aceptar su apoyo en las internas?

Una vez definidas las mismas, ¿qué candidato va a querer mostrarse en público con él?

 

Es imposible transitar toda la campaña por caminos separados. Van a haber instancias partidarias -homenajes y actos públicos de todo el partido- en las que va a ser inevitable que los retraten juntos. El discurso y las acciones de Sendic se van a amplificar por todos los canales existentes, cada palabra que pronuncie será analizada con lupa y cotejada con su actuación individual. En el mundo que vivimos, de auge de las redes sociales, es sencillo prever cataratas de chistes gráficos, audios, videos, etc.

 

Veinte años atrás hubiera sido diferente, algún acto, un par de fotos, una crónica y nada más. El daño hubiera quedado reducido a un entorno pequeño de gente. Hoy viaja a la velocidad de la luz y puede llegar a la mayoría de los electores.

 

Para peor, tampoco la lista 711 va a poder mostrar algo diferente a la imagen de Sendic, pues no tiene un equipo que lo pueda arropar, va a ser él quien tenga que salir a la cancha. Los técnicos con más visibilidad -Marcos Otheguy, Cristina Lustemberg, Julio Calzada, Leonel Briozzo, Gustavo Leal, Gerardo Barrios- se fueron todos.

 

Esta más que claro que para el Frente Amplio va a ser perjudicial, pero me gustaría detenerme en el aspecto individual. A Raúl Sendic como persona tampoco le va a hacer bien. Volverá a experimentar el calvario que sufrió siendo vicepresidente. Y si el Frente Amplio llega a perder, va a ser sindicado como uno de los padres de la derrota.

 

Un camino bastante más sano para él hubiera sido intentar redimir sus errores. Por ejemplo, podría haber abandonado la arena política por un tiempo, revalidado los estudios cursados en Cuba para luego intentado culminar la carrera. Además un buen gesto hubiera sido devolver el dinero gastado con la tarjeta corporativa que fuera utilizada con fines personales.  Aun está a tiempo.

La corrupción como parte de la gran estafa por Lucía Siola

 

En el marco de la discusión de candidaturas del FA, la presencia de Mujica y Topolansky en un acto de la 711 junto al ex vicepresidente Raúl Sendic constituye un nuevo espaldarazo político del matrimonio emepepista al ya sepultado líder de esa agrupación. Esto no implica sin embargo que el ex presidente impulse u otorgue el aval a Sendic para candidatearse a la presidencia, por el contrario, Mujica viene proponiendo varios candidatos que no tienen mucho vuelo político en la interna, y aún no hay que descartar del todo que se termine postulando como candidato para las próximas elecciones. Su apoyo a Sendic tiene que ver más que nada con el apoyo al programa político que este llevó adelante en ANCAP, que fue sin lugar a dudas, la política que Mujica llevó adelante en su presidencia, la asociación de las empresas públicas, y de los negocios estatales con empresas amigas. Un intento de creación de una suerte de ‘boliburguesía’ criolla uruguaya, a costa claro de los recursos públicos. El escándalo de ANCAP y su posterior capitalización, así como la entrega de la conducción a una ex empleada de la Shell marcan un viraje en cuanto a los ‘amigos’ con quienes hacer negocios, en el caso actual, las grandes multinacionales del petróleo. Este fue sin dudas el problema en torno a ANCAP y a la figura de Sendic, pues los casos de corrupción fueron varios durante todos los gobiernos del FA, e involucraron a diversas figuras políticas que en la actualidad ocupan cargos en el gobierno. No debemos olvidarnos el caso de los Casinos, cuyos responsables fueron Mariano Arana, María Julia Muñoz y Marío Bergara, o el caso de PLUNA con el ex ministro de economía Fernando Lorenzo, que si bien fueron absueltos por la justicia dejaron en evidencia la política de favores utilizada. El caso de Bergara es paradigmático porque también es mencionado como precandidato para las próximas elecciones.

El método de gobernar para las grandes empresas beneficiándolas con los recursos públicos ha sido la política predilecta de todos los partidos del régimen y también del FA, así el intendente Daniel Martínez también pre-candidato a presidente avanzó en la privatización y tercerización de varios sectores del municipio, otorgándole beneficios a Teyma, y demás empresas. Ni hablar de los subsidios y favores a Cutcsa.

Y es que no sólo se trata de la intendencia de Montevideo, sino que se trata de una política general, los subsidios y beneficios recorren a todas las empresas amigas de todos los organismos estatales. Allí tenemos el caso de ASSE también como ejemplo, al igual que lo fueron la condonación de la deuda a FRIPUR en lo que constituyó un operativo de vaciamiento para invertir en otros negociados con el propio Estado, o el caso de López Mena y los beneficios que se le han otorgado. La lista es interminable como para seguir desarrollándola, aunque no podemos dejar de mencionar en ella y como frutilla de la torta los mega millonarios subsidios revestidos de ‘inversiones’ para UPM.

 

En definitiva, por más teatro que armen en la interna, buscando las mejores figuras para la pose, lo que en realidad le resta al FA es su propia política, de gestionar el capitalismo. Los subsidios, las redes de negociados con empresas amigas, la entrega de nuestros recursos al gran capital y el pago de la deuda a los especuladores, es ya de por sí un hecho delictivo, en el sentido de que constituye un saqueo consiente al pueblo trabajador, esa es la mayor estafa que todo el arco político del FA, con Sendic incluído han venido haciendo desde hace más de una década.

 

Sendic ya fue por Andrés Copelmayer

 

Pensé que la renuncia de Sendic a la Vicepresidencia, hecho inédito en la historia de nuestro país, significaba que Raúl había tomado conciencia de la dimensión socio política de sus actos públicos, reñidos con la más alta tradición republicana, la reserva moral y la ética de la responsabilidad de la política en el Uruguay. Me equivoqué. Su ´reciente autopostulación como primer candidato al Senado por la lista 711, bajo el lema Frente Amplio y con el incomprensible padrinazgo de Mujica; demuestran que no le importa nada auto-flagelarse ni arrastrar al fango a la fuerza política que en las malas lo cobijó. Sendic sigue sin asumir que todo lo que vivió políticamente es directa consecuencia de sus dichos y sus actos. La amplificación mediática de su inconducta fue la consecuencia acorde a la envergadura de la investidura de su cargo, con o sin Plan Atlanta.

Sendic mintió sistemáticamente sobre su título, a pesar de haber confesado él mismo a una periodista que no era Licenciado en Genética Humana. Autodescubierto, sostuvo el engaño durante meses e inclusive frente a todo el Plenario del FA.  En su momento el Plenario lo apoyó unánimemente y confió en su palabra de que en breve presentaría el título inexistente, que lógicamente nunca apareció. El solo hecho de haberle mentido al Plenario, generando un hecho político de confrontación con la gente y los medios de comunicación, lo inhabilita de por vida para ser candidato de nada en representación del FA. Por si ello no fuese suficiente, éticamente los dictámenes sobre su accionar, tanto del Tribunal de Conducta Política del FA como de la Jutep, fueron contundentes. Sobre el uso de las tarjetas corporativas de Ancap, el TCP concluyó: “La actuación del compañero Sendic en estos hechos compromete su responsabilidad ética y política, con incumplimiento reiterado de normas de control. El Tribunal no llega a esta conclusión por un criterio minucioso de reprobación de cualquier acto irregular puntual. El cuadro general que presentan los actos reseñados del compañero Sendic no deja dudas de un modo de proceder inaceptable en la utilización de dineros públicos”.La Jutep comunicó que: “Este Directorio considera que los hechos verificados en estas actuaciones constituyen violaciones por parte del Sr, Raúl Sendic de las normas vigentes en materia de administración de fondos públicos”
El informe indicó que “en el caso del entonces Presidente del organismo Sr. Raúl Sendic se verificó la existencia de numerosas adquisiciones en comercios que en principio no tienen una relación clara con los fines institucionales habilitados para el uso de la tarjeta corporativa: tiendas, zapaterías, mueblerías, joyerías, free shops, supermercados, casas de artículos deportivos, etc”. Con relación a la declaración del exvicepresidente en la que afirmó que las compras “siempre fueron realizadas con el respaldo del motivo”, la Jutep expresó que “no solamente no presentó los comprobantes respaldatorios de los gastos, sino que, a diferencia de lo hecho por otros Directores (alguno de ellos de manera muy prolija) en ningún caso se ubicó algún comentario, comprobante o anotación aportado por el Sr. Sendic referente al motivo de la compra realizada”.

Por otra parte, la Jutep indicó que “las omisiones e irregularidades constatadas en el uso de la tarjeta corporativa por parte del Sr. Raúl Sendic no pueden justificarse por la falta de controles evidenciada en ANCAP”. Agregó que “por el contrario, su responsabilidad es mayor en tanto máxima autoridad del organismo y promotor del Procedimiento de uso de esos medios de pago en el organismo que presidía”. Estas transgresiones éticas en el uso de dineros públicos, independientemente del monto, también lo inhabilitan de por vida a postularse como eventual representante del Frente Amplio, pues su conducta se aleja de los principios fundacionales y demuestra que en su accionar prima su interés personal por sobre la vocación de servicio público. Legalmente Sendic también fue procesado por la Jueza B,Larrieu, entre otros, por el delito de peculado, al comprobarse el uso indebido de fondos públicos. Dijo la Jueza en su fallo: “En efecto, se han reunido elementos de convicción suficientes para entender que Raúl Sendic, en su calidad de Presidente de A.N.C.A.P., hizo un uso indebido del dinero del ente estatal –a través de la tarjeta corporativa de que estaba en posesión en razón de su cargo-, apropiándose de importantes sumas, que empleó en gastos personales”. Más claro imposible. Como dijo Mario Bergara en el lanzamiento de su precandidatura presidencial, hasta ahora el único dirigente del FA que se ha expresado con claridad al respecto: “hay que ser implacable con el tema ético, con la corrupción, y respetar lo que dirima la Justicia. El Frente Amplio se ha dado la herramienta que es la consulta al Tribunal de Conducta Política. Es el FA el que consulta al tribunal y por lo tanto es el FA que tiene que ser conteste en esa labor y tomar decisiones en función de los informes. Hay 14 dictámenes pendientes y la fuerza se tiene que expresar respecto a todos esos casos lo antes posible. Bergara también dijo que “si bien las aspiraciones personales son muy legítimas, en todo momento los frenteamplistas tenemos que concebir al FA como una construcción colectiva y no como una puerta abierta al servicio de los intereses personales”. “Y si en algún momento alguien evalúa que su accionar en vez de contribuir a la función colectiva, la daña, las aspiraciones tienen que quedar a un lado y la persona debe dar un paso al costado”.

La correlación interna de fuerzas en el plenario, el temor a que no se apruebe el presupuesto y la amenaza de la 711 de romper con el FA; dilatan la propuesta del Presidente Miranda de tratar inmediatamente el caso Sendic. El as en la manga que nadie se atreve a usar somos los frenteamplistas de a pie. Si quieren que la decisión sobre Sendic sea democrática y representativa del sentir popular frenteamplista, apliquen el Artículo 11 de los Estatutos del FA, y convoquen de inmediato a un plebiscito de adherentes. De todos modos, creo que por el propio Sendic, la 711, el FA, y la izquierda regional; el propio Raúl debería asumir que su carrera política ya fue.      Si queremos mover a la gente del desencanto sobre la política, el FA debe reafirmar con hechos su compromiso inclaudicable con la ética de la responsabilidad.

 

Las culebras en su canastita por Jorge Zabalza

 

‘Olvidemos y perdonemos’ fue, de hecho y desde 1990, el mensaje implícito en la actitud política de los caudillos progresistas. Al ‘Nunca más dictadura’, grito de batalla contra el terrorismo de Estado, lo hicieron derivar en un apagado ‘nunca más verdad y justicia’, vergonzosa mano en alto de la mayoría de los delegados en un congreso del Frente Amplio. Aceptaron el peor de los dobleces con tal de ganar las elecciones.

La política ambivalente de derechos humanos fue la piedra angular del retroceso. Las bases fueron inducidas a tolerar la hipocresía: mientras en la intimidad de los comités adhería a la Verdad y Justicia, se toleraba que no se ensobraran papeletas rosadas en el 2009 y que se designara un presidente comprometido con el perdón a los ‘viejitos cariñosos’. Esa actitud hipócrita en la cuestión de principios más trascendental acostumbró al doble discurso. Insensiblemente se fue degradando la sustancia ética y moral que había distinguido a los grandes dirigentes de 1971: Michelini, Erro, Crottogini, Alba Roballo, Benedetti, Zufriategui, Helios Sarthou y un largo etcétera. Ninguno de ellos habría caído en ambigüedades en materia de derechos humanos o de corrupción.

La ambivalencia y la insolidaridad se extiende a todos los campos. Se aplaude al ‘héroe de la medicina’, pero se calla la boca cuando el Ministro de Salud Pública, argumentando carencias presupuestales, niega un medicamento a una enferma terminal de cáncer. Se condena a muerte un ser humano para ahorrar 10.000 dólares al Estado, mientras se regalan 2.000 millones de dólares a UPM. Se festeja el antitabaquismo del Doctor, pero se guarda violín en bolsa cuando el mismo Vázquez consiente que se riegue con glisfosato a la gente del campo, los ríos y las abejas.

En ese camino empedrado de ‘renuncies’, el voto se fue despolitizando y terminó por ser un vulgar ejercicio de codo, un automatismo más, que se resuelve con la columna vertebral, como quien ataja un penal. No necesita de la corteza cerebral, pues hoy día, para votar, no es necesario pensar. Se vota por Carlos Menem, sabiéndolo corrupto, por Macri el oligarca insoportable o por Bolsonaro y todo lo que es … y en el 2019, también habrá miles que votarán a ¡Raúl Fernando Sendic Rodríguez!

Se lo votará, sobre todo, porque lo apadrina el ‘poeta’ de la política mundial, el arrepentido transformado en maestro de la demagogia. La corrupción habría que cortarla de raíz antes que eche ramas, repudiarla radicalmente por más chiquita que sea. En cambio, el ‘padrino’ es especialista en sembrar confusión con sus actitudes poco claras, en apoyar y no apoyar a su protegido. Los feligreses creen que está bien no definirse para no deprimir u ofender al ‘compañero’ y, de esa manera, están cultivando más y mayores actos de corrupción.

El consentimiento con la corrupción ‘de izquierda’ es el camino del Partido dos Trabalhadores, el de los más de 60 millones de brasileros que votarán a Bolsonaro. Lo importante no es que lo voten -que ya es grave- sino la confusión que les transmitió Lula desde que les escribió aquella ‘Carta’, la obra maestra de la vaguedad progresista. Es también el camino que están recorriendo los argentinos, en especial ese 40% de bonaerenses que apoyan a Macri pese a sus políticas antipopulares y a su sumisión al FMI. El ‘padrino’ parece decidido a seguir empujando la carreta rumbo al despeñadero… ya habrá tiempo para autocríticas en el 2024, cuando la gente vote a Manini Ríos.

Si se educa para el ‘vale todo’, si mantener en sus cargos a la ‘nomenklatura’ importa más que los desaparecidos o el combate frontal a la corrupción, ¿cómo quieren que se sepa diferenciar la extrema derecha de la izquierda de la derecha o de la derecha de la izquierda? El problema no es simplemente atacar el síntoma -Raúl Fernando- sino la enfermedad moral y ética que aqueja al partido de gobierno. De modo que parece intrascendente -al cuete, como suele decirse- juzgar a Raúl Fernando calculado los votos que se pierden: lo que está perdido es el proyecto de cambios revolucionarios en la sociedad, el que engendró al Frente Amplio en 1971 y la permitió resurgir en 1985. Ojalá los feligreses despierten del ensueño -en realidad, no lo creo posible, es apenas un deseo- e intenten erradicar la duplicidad y el doble discurso… y que lo logren antes que se reproduzcan y multipliquen los Raulitos.

 

 

 

 

 

 

Semanario Voces Simplemente Voces. Nos interesa el debate de ideas. Ser capaces de generar nuevas líneas de pensamiento para perfeccionar la democracia uruguaya. Somos intransigentes defensores de la libertad de expresión y opinión. No tememos la lucha ideológica, por el contrario nos motiva a aprender más, a estudiar más y a no considerarnos dueños de la verdad.